Published On: vie, Nov 8th, 2013

Los tatuajes han estado aquì por miles de ańos

Tatuajes: Con la tinta en la piel

Emperadores, aborígenes, marinos y presos usaron estas marcas para destacarse, pero en el siglo XXI esta práctica se ha convertido en una simple moda ornamental

 

 

 

Tatuarse la piel es una práctica antigua. Investigaciones arqueológicas han permitido confirmar, a través del hallazgo de varias momias, que se trata de una costumbre que data del neolítico. La primera en aparecer se encontró dentro de un glaciar de los Alpes austro-italianos y tiene 57 tatuajes en la espalda, siendo el cadáver humano con piel más antiguo que se conoce. Otras de estas figuras embalsamadas y tatuadas son la de Amunet, proveniente del Antiguo Egipto, y la de Pazyryk, descubierta en la meseta de Ukok.

Historia de larga data 

Marcar la piel siguió usándose a través de los siglos y en las distintas culturas, en Egipto, por ejemplo, eran las mujeres quienes se tatuaban, confiriéndosele a las imágenes que portaban funciones protectoras y mágicas. En Japón fue ornamento de emperadores, pero también se usaban para marcar los brazos de los delincuentes, lo que los convertiría en repudiables para el resto de sus vidas.

En nuestro continente, esta costumbre tenía distintos propósitos, pero estaba presente en todas las culturas indígenas. Al Norte, por ejemplo, los empleaban como parte del ritual de la transición entre la pubertad y la adultez, mientras que en América Central, servían para conmemorar a los caídos en batalla y como forma de adoración a los dioses, y al sur, aunque se mantenían los significados espirituales, se usaban sólo tintes temporales.

Su recorrido en la historia siguió con la llegada del capitán James Cook a las islas de la Polinesia, allí, los marineros quedaron impactados con los samoanos, quienes poseen la tradición tatuadora más amplia del globo, pues amén del sentido estético, estos les conferían jerarquía. Es por eso que se considera que la palabra tatuaje proviene del samoano “tátau”, que significa marcar o golpear dos veces, en referencia al método tradicional de aplicar los diseños. Así se regaron los tatuajes por el mundo, y aunque su uso siempre estuvo ligado a delincuentes y prisioneros, dándoles así una connotación negativa, a finales del siglo XX la historia cambió y la práctica se popularizó haciéndose socialmente aceptada, por eso, hoy en día, estos diseños en el cuerpo tienen simplemente un rol estético.

Marcas de por vida 

Los tatuajes son dibujos o diseños que se plasman en distintas zonas del cuerpo humano, sus formas, tamaños y colores dependen del gusto individual. Se trata de una herida punzante en la dermis, capa profunda de la piel, que se llena con tinta. Anteriormente este procedimiento se hacía de forma manual, es decir, el artista encargado de realizar el tatuaje pinchaba la piel con una aguja e inyectaba la tinta manualmente, pero ahora se emplea una máquina, un instrumento eléctrico, semejante al torno de un dentista que en un extremo tiene una aguja esterilizada que, con un rítmico movimiento, introduce el color en la dermis a través múltiples contactos.

Hasta hace apenas unos años, un tatuaje era una marca para toda la vida, pero gracias a los actuales avances tecnológicos pueden eliminarse con el efecto fotomecánico del láser, que actúa sobre las partículas de pigmentos limpiando la piel sin dejar marcas. Sin embargo se trata de un proceso que puede ser costoso, largo y un tanto doloroso, así que para tatuarse hay que pensarlo dos veces.

Diario Las Américas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>