Publicado el: Dom, Dic 8th, 2013

Los venezolanos votan bajo el gran ventajismo del gobierno

Venezuela vota bajo presión del oficialismo

La maquinaria propagandística del Gobierno se lanzó a las calles y el propio presidente Maduro amenazó a la oposición

La culminación de la “campaña más ventajista de la historia”, según el único rector independiente del Consejo Nacional Electoral (CNE), siguió a pie juntillas el guión clásico de los abusos electorales del chavismo: propaganda televisiva, uso de fondos públicos para su millonaria Operación Remate y aparición de grupos de motorizados para intimidar a electores.

El oficialismo, siempre voraz, forzó al máximo su maquinaria propagandística desde el primer minuto de la apertura de las urnas, de donde saldrán 337 alcaldes y más de 2.000 concejales. Al cierre de esta edición el ente electoral no había hecho público ningún dato, aunque se sabía que la votación estaba muy apretada en varias de las ciudades más importantes del país.

Una jornada larga durante la cual el CNE puso su mejor cara, se tapó los oídos y cerró los ojos mientras los canales públicos proseguían su propia campaña electoral. Incluso Tibisay Lucena, su presidenta, se congratuló por la “cobertura dinámica y buena, aunque debería cuidarse un poco a la gente [que declara] en las colas”. Evidentemente no quiso ver el despliegue mediático del Gobierno, amparado casi siempre en el Día de la Lealtad y del Amor a Chávez, y olvidando además su obligación de sacar del aire a quien así lo hiciera.

Un despliegue con Nicolás Maduro a la cabeza, quien acudió a su centro de votación en el barrio caraqueño de Catia acompañado por los candidatos Villegas, Rodríguez y Álvarez, que luchaban a brazo partido para conquistar la Alcaldía Mayor de Caracas y los capitalinos de Libertador y Sucre. El mandatario también se dio el lujo de amenazar a sus opositores y de ensuciarlos con acusaciones tan vagas como de costumbre.

“Proselitismo descarado de Maduro, campaña electoral ante las narices del Consejo Nacional Electoral”, se quejó Henrique Capriles una hora más tarde, aunque muy pocos de sus paisanos pudieron escuchar sus palabras. El apagón informativo en torno al gobernador de Miranda rozó el esperpento cuando Globovisión, único canal de noticias en Venezuela, cortó el mensaje del opositor nada más ejercer su derecho a voto para insertar las declaraciones intrascendentales de Cilia Flores, mujer de Maduro bautizada como la “primera combatiente revolucionaria”.

“Televisoras reciben orden de Conatel [ente público de telecomunicaciones]. Sacan del aire a Capriles para colocar a Flores”, denunció a través de Twitter Andrés Cañizález, experto en Comunicación e investigador de Universidad Andrés Bello.

Cañízalez fustigó los excesos de Maduro y sus partidarios.

“Maduro no soltó la batuta gubernamental en una jornada definida por los abusos del chavismo, que incluso envió mensajes de texto a través de celulares llamando a votar por lealtad a Chávez. “Vamos todos los patriotas a votar, para regalarle en este día una victoria a nuestra comandante”, señaló después de la marcha atrás realizada tras defender a capa y espada revolucionaria el homenaje al “comandante supremo”. En la decisión, tomada a última hora, pesaron las críticas internas y externas a lo que se consideraba una exhibición excesiva del habitual ventajismo electoral.

“Hemos conmemorado en nuestro corazón porque coincidía con las elecciones… Comenzaron a decir por ahí… Teníamos un conjunto de eventos, los dejamos para la noche o para la semana”, insistió Maduro, sabedor de que los ojos del mundo hubiera mirado de forma muy crítica semejante festejo en medio de unas elecciones.

Pero gran parte del despliegue festivo ya estaba hecho. Los diarios exhibieron miles de páginas de publicidad. “Siempre leales al amor” o “Lealtad a los valores socialistas”, gritaban en sus anuncios, unidos a las copias que circulaban del Plan de la Patria que el gobierno ha convertido en ley. Todas ellas con la intención de apretar las filas revolucionarias en un nuevo día de votación. Publicidad chavista para dar y tomar con la excusa del amor a Chávez.

“Son múltiples las denuncias de ventajismo y de uso de motorizados, sonido… Una vez más, el poder juega sucio”, denunció Mikel Las Heras, del Observatorio de la Conflictividad Social.

Por eso a nadie extrañó ver cómo Jorge Rodríguez, alcalde de Caracas y candidato al puesto, votaba con una gorra del golpe de estado del 4-F, lo que es delito electoral.

Tampoco faltó el despliegue de chavistas radicales para amedrentar o los camiones con el himno “Gloria al Bravo Pueblo”, entonado por el líder fallecido a todo volumen. O los 60 vehículos de PDVSA esperando para subir a Antímano para recoger a los simpatizantes del oficialismo que no habían ejercido el voto a las 2 p.m.

Un ventajismo sin sonrojo que se ha instalado de forma permanente en la Venezuela electoral.

 Diario de Las Américas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>