Publicado el: Dom, Jun 18th, 2017

Macron logra una mayoría parlamentaria clara para poner en marcha sus reformas


El presidente culmina con la victoria en las legislativas la transformación del paisaje político francés

Emmanuel Macron culminó este domingo su metódico e inesperado trabajo de demolición del viejo sistema partidista con una victoria clara en la segunda vuelta de las elecciones legislativas. A la caída de los partidos que dominaron Francia en las últimas décadas se suma una renovación profunda del personal político. Desaparecen pesos pesados, hombres y mujeres que ha controlado hasta tiempos recientes los hilos del poder. Y en la Asamblea Nacional aterriza otra generación de diputados, inexpertos en su nueva profesión y devotos del presidente. Con ellos Macron pondrá en marcha sus prometidas reformas económicas con una mayoría absoluta que le permite poner en marcha sus prometidas reformas económicas.

La primavera francesa — cuatro convocatorias electorales entre el 23 de abril y el 18 de junio— concluye con la consagración de Macron como uno de los presidentes más poderosos en tiempos recientes. Gobernará sin ningún grupo de oposición fuerte en el Parlamento, con los dos partidos tradicionales —el Partido Socialista (PS) y la derecha de Los Republicanos— en crisis, y con una franja populista ruidosa pero con un papel secundario en la Asamblea Nacional.

La victoria tiene matices. Las primeras proyecciones, al cierre de los colegios electorales, apuntan a un resultado menos abultado de la que algunos sondeos aventuraban en los últimos días. Y la abstención récord, casi un 57%, obliga a rebajar el triunfalismo del macronismo.

Lo que pocos creían posible hace dos meses es una realidad. Una vez ganó las elecciones presidenciales de abril y mayo, se benefició del impulso habitual del vencedor y logró una mayoría en las legislativas. Con la diferencia, respecto a casos anteriores, de que él lo hacía con un partido nuevo que hasta ahora disponía de cero diputados. Y que, más que un partido, era un movimiento a medida de un hombre, Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron. Con 39 años es el líder francés más joven desde Napoleón y el que, desde el centro político y buscando superar la división izquierda/derecha, en apenas dos meses ha refundado el sistema: ya no es derecha e izquierda; es la mayoría Macron y una suma heterogénea de minorías.

La República en Marcha (LRM), su partido, ha sido el más votado. Asociado al centrista MoDem del ministro François Bayrou, obtiene entre 355 diputados de 577, según las primeras proyecciones de IPSOS. Otras estimaciones otorgan al partido de Macron entre 395 y 425 escaños. Le siguen Los Republicanos y sus aliados, que serán el primer partido de la oposición con 125 diputados. El PS fue en los últimos cinco años el partido del poder en Francia. Socialista era el presidente François Hollande y la mayoría parlamentaria. Ahora se quedan con 34 diputados. El secretario general del partido, Jean-Christophe Cambadélis, anunció su dimisión.

En el año de la revuelta populista, el de la victoria del Brexit en Reino Unido y de Donald Trump en Estados Unidos, en Francia no ha cuajado. Los partidos que proponían una enmienda a la totalidad al statu quo —la salida de la UE y la OTAN, el cuestionamiento del capitalismo— se quedarán en posición minoritaria en la Asamblea Nacional.

La Francia Insumida del exsocialista Jean-Luc Mélenchon logra 19 escaños. El Frente Nacional de la ultraderechista Marine Le Pen recoge ocho escaños, según algunas proyecciones, insuficientes para formar un grupo parlamentario, que exige 15.

La llegada en masa de diputados nuevos de un nuevo partido tiene pocos precedentes. El más evidente es el de 1958, cuando, recién aprobada la Constitución que alumbró la V República y elegido presidente el General De Gaulle, su partido ganó las elecciones legislativas en un momento de renovación de la clase política similar al actual. Con la victoria de LRM, se renuevan cerca del 60% de escaños. El nuevo parlamento tendrá menos políticos profesionales, más mujeres, más personas del mundo empresarial. También más rostros desconocidos para el gran público, incluso para sus propios votantes, que en muchos casos les eligieron no por sus virtudes sino porque llevaban la etiqueta de Macron.

La dimensión de la mayoría, si se confirman las primeras proyecciones, no iguala la de 1993 cuando, en otro momento crítico del PS, el neogaullista RPR y el centroderecha de la UDF, partidos que iban por separado pero que gobernaron juntos, sumaron 472 diputados.

El resultado abre un debate sobre el sistema electoral. Es un sistema con dos vueltas que sobredimensiona la representación del ganador y marginaliza al perdedor. Un partido como la LRM pueda sumar un 32% de votos en la primera vuelta y en la segunda un 75% de escaños. Y otro como el FN pueda quedarse sin grupo parlamentario pese a haber obtenido un 13% de votos en la primera vuelta.

El que se vayan todos al estilo francés culmina sin que se hayan tocado las columnas del sistema: con Macron la monárquica V República está más viva que nunca. Por el camino han caído presidentes y expresidentes que aspiraban a la presidencia como Nicolas Sarkozy y François Hollande, y políticos que llevaban años preparando al asalto al Elíseo, como Manuel Valls o François Fillon, han visto arruinadas sus ambiciones. Otros veteranos, como el ministro Bayrou, han sobrevivido. Emmanuel Macron ya puede empezar a gobernar.

Fuente:elpais.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>