Publicado el: Jue, May 19th, 2016

Manifestaciones en Venezuela son preludio de un posible estallido social.

MarchaAP22

Manifestaciones en Venezuela: un posible preludio al estallido del país

Miles de venezolanos portestaron a favor de la convocatoria de un referéndum revocatorio del mandato de Nicolás Maduro; las demostraciones públicas fueron reprimidas y dejaron varios heridos y detenidos.

Venezuela aún no explotó. Más allá de que las manifestaciones convocadas por la oposición fueron multitudinarias e incluyeron enfrentamientos con la policía que dejaron varios heridos y detenidos, el país todavía parece resistirse a abandonarse por completo a la violencia, algo que sí sucedió hace tan solo un par de años. Sin embargo, parece estar transitando por un camino sin retorno que, tarde o temprano, derivará en el estallido.
Las manifestaciones comenzaron por la mañana en varias ciudades del país. Caracas, lógicamente, resultó ser el epicentro de las protestas. El propósito de la oposición en la capital era simple: llegar hasta la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), órgano encargado del recuento de las firmas para activar el referéndum de revocación, de manera de presionar a las autoridades electorales para acelerar los procesos de validación y, a su vez, entregar un documento que denunciaba las violaciones a la activación del proceso.
Sin embargo, Nicolás Maduro ya lo había advertido anteriormente: no permitiría que “el fraude a la ley” pretendido por la oposición tuviera éxito, además de garantizar que presentaría batalla por su mandato. Henrique Capriles, líder opositor, había contestado que el gobierno debería rechazarlos a la fuerza, ya que los opositores no cejarían en su empeño por llegar al organismo electoral.
Y tal como Capriles había pronosticado, las manifestaciones fueron fuertemente resistidas. La Guardia Bolivariana Nacional (GBN) impidió el avance de las personas convocadas a las calles mediante gases lacrimógenos y golpes. Armados con escudos, chalecos y cascos, los agentes formaron varias barricadas en diversos sectores cercanos a Plaza Venezuela, donde se habían concentrado los opositores para comenzar la marcha hacia las oficinas del CNE.
“¡Revocatorio, revocatorio!, ¡Fuera Maduro!, gritaban algunos portando carteles contra el gobierno. Muchos llevaban banderas de Venezuela y también espetaban: “¡Guardia, escucha, o nos ponemos la capucha!”
Pero las autoridades también debieron evitar que manifestantes opositores se encontraran con las multitudes a favor del gobierno de Nicolás Maduro, presentes en algunos lugares de la ciudad desde temprano en la mañana.
En medio de empujones, gritos y protestas, Capriles entregó en manos del rector Luis Emilio Rondón el documento del revocatorio para exigir la validación de las firmas en la Plaza Venezuela, cumpliendo así uno de los objetivos iniciales. Rondón es afin a la oposición y prometió someter el documento al plenario del organismo para analizarlo.
En el mencionado documento, la oposición denuncia “violaciones al procedimiento previsto” para la activación del revocatorio, y exige que se definan los puntos para la validación de unas 200 mil firmas (1% del padrón electoral) entregadas al CNE el 2 de mayo como requisito para activar la consulta.
“¡No le tenemos miedo a validar las firmas!, dijo Capriles entre gritos de sus partidarios, al entregar la carta. “El referéndum se puede hacer este año y ustedes lo saben. Evitemos un estallido social y un golpe de Estado”, añadió.
Tras la entrega, tanto Capriles como Henry Ramos Allup, presidente del Parlamento y uno de los protagonistas de las manifestaciones, debieron retirarse por la posibilidad de recibir agresiones de la policía o ser detenidos, en el marco del decreto de excepción que rige Venezuela desde hace algunos días. Una de las facultades que ese decreto brinda al ejecutivo es el de prohibir el derecho de protesta y realizar detenciones sin orden judicial.
El CNE ha expresado que la revisión de las firmas terminará el 2 de junio, tras lo cual convocará a los cerca de 200 mil interesados a validar su rúbrica con la huella dactilar, durante cinco días.
De cumplirse ese paso, la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) deberá recaudar cuatro millones de firmas para convocar el referéndum, algo que Maduro ha considerado como “inviable”.
“Queremos una solución pacífica (a la crisis política). No queremos que haya un desangre ni un golpe de Estado”, afirmó por su parte Ramos Allup durante las manifestaciones de ayer.
Horas después de terminadas las protestas, Maduro advirtió que tiene listo un decreto de “conmoción interior”, como parte del estado de excepción que rige en el país, en caso de que se desaten hechos “golpistas violentos”.
“Es un recurso que tengo como jefe de Estado si en Venezuela se desataran hechos golpistas violentos, y no lo dudaré para decretarlo si fuera necesario para combatir por la paz y la seguridad de este país (…) ojalá no hiciera falta, estaré listo, lo tengo listo, cuando haga falta”, afirmó en un acto en el estado Anzoátegui.
La tercera manifestación por la activación del referéndum de revocación terminó sin incidentes graves que lamentar. Varios detenidos y heridos leves marcaron el ritmo de una jornada agitada. El verdadero estallido parece estar latente, aunque poco a poco, el margen se va acortando.
Fuente:El Obvervador   Uruguay

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>