Publicado el: Mie, Abr 6th, 2016

Marina Silva pide elecciones anticipadas en Brasil

1459882845_350857_1459886337_noticia_normal_recorte1

La presidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), tiene cada vez más motivos para preocuparse. En el Congreso de Brasil enfrenta estos díasun proceso de destitución que puede liquidar su mandato en el plazo de un mes. Pero dentro y fuera de los corrillos políticos, cada vez cobra más fuerza la opción de celebrar nuevas elecciones como una forma de calmar la crisis política que sacude al país desde hace meses. La excandidata presidencial Marina Silva es una de las figuras públicas que llama a los comicios.

Una de las primeras voces que apeló a este borrón y cuenta nueva ha sido Marina Silva, excandidata presidencial del partido Rede Sustentabilidade. La ecologista, que fue ministra de Medio Ambiente con Luiz Inácio Lula da Silva (PT), se presentó como candidata presidencial en 2010 y en 2014 ya fuera de las filas del PT. En ambas, su excompañera de partido Rousseff venció. Pero el desgaste de la presidenta (acorralada por el poco apoyo popular, los malos resultados económicos y un Congreso hostil) ha beneficiado a Marina Silva. La exministra lidera las encuestas de intención de voto para las próximas elecciones, en 2018, pero puede aprovechar el tirón si se adelantan los comicios.

Para que haya nuevas elecciones, no solo la presidenta debe dejar el poder. También Michel Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el actual vicepresidente y el sustituto de Rousseff en caso de destitución. Para ello no basta la posible destitución (impeachment) presidencial que estos días discuten los diputados brasileños y que puede resolverse en el plazo de un mes. Tendría que haber una renuncia colectiva de todo el equipo de Gobierno, algo muy improbable, o una reforma constitucional, también complicada de conseguir. Por ello, la opción favorita de Silva y otras voces de la oposición es una vía judicial: un proceso que actualmente está en manos del Tribunal Superior Electoral (TSE) y que investiga supuestas irregularidades de la campaña electoral de 2014. Un sistema más lento, pero mucho más efectivo para los intereses de la oposición, porque no solo acabaría con el mandato de la presidenta, sino también con el de Temer.

El otro proceso, el que ahora se tramita en la Cámara de los Diputados, se basa en supuestas maniobras fiscales irregulares del Gobierno de Rousseff. Se trata de una batalla difícil para la presidenta, que tiene a las Cámaras en contra, y que la semana pasada vio abandonar el Gobierno a su antiguo principal aliado, el PMDB. La ruptura implicaba la entrega inmediata de siete ministerios y más de 600 cargos públicos, y significaba más aislamiento parlamentario del Gobierno en el momento crítico, justo antes de la destitución. Por ello, Rousseff empezó una negociación de cargos por votos, una estrategia que parece efectiva, ya que hasta el momento solo un ministro del PMDB ha dejado la cartera. Una semana más tarde, el PMDB está en ebullición y Michel Temer, que lo presidía, ha anunciado que deja el liderazgo de la formación. Se trata, según medios brasileños, de una forma de alejarse de las polémicas y de ganar posiciones ante una eventual destitución de Rousseff.

Las nuevas elecciones de Brasil recibieron el martes un nuevo apoyo, el del presidente del Congreso Nacional (Cámara y Senado en Brasil), Renan Calheiros. “Veo con buenos ojos lo de la elección general. La política debe arbitrar salidas para Brasil, no podemos cerrar ninguna puerta ni dejar de discutir ninguna alternativa”, dijo al diario Valor Económico. Aunque forma parte del PMDB, Calheiros era hasta ahora un aliado moderado de Rousseff.

La presidenta ha afirmado repetidamente que no renunciará. Pero el martes, cuando los periodistas le preguntaron si se planteaba convocar nuevas elecciones ante la crisis reinante, respondió: “Convenza a la Cámara [de los Diputados] y al Senado de abrir la mano de sus mandatos. Entonces podremos hablar”.

Ahora todos se preguntan si se trataba de un comentario irónico o si está, efectivamente, abriendo la puerta a unas nuevas elecciones cuando solo ha pasado un año y medio desde su reelección.

LA DESTITUCIÓN AMENAZA AHORA AL VICEPRESIDENTE DE BRASIL

Michel Temer, el vicepresidente de Brasil y posible sustituto de la presidenta Rousseff, enfrenta también una amenaza de destitución. El Supremo Tribunal Federal de Brasil ha ordenado este martes a la Cámara de los Diputados que investigue una solicitud de impeachment del político, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), por supuestas irregularidades en la elaboración de presupuestos. El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (del mismo partido que Temer) archivó la petición en diciembre.

En su decisión preliminar, el juez Marco Aurélio Mello ordena a la Casa montar una comisión especial para analizar la petición de cese de Temer. El grupo de diputados que investigaría al vicepresidente sería parecido que la que ahora decide sobre el cese de Dilma Rousseff. La Cámara de Diputados aún puede recurrir la decisión.

http://internacional.elpais.com/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>