Publicado el: Mar, Feb 3rd, 2015

Martinelli recorre el planeta mientras se le acusa de corrupción

Ex presidente de Panamá recorre el mundo en un avión privado mientras en el país se le acusa de corrupción

Durante mucho tiempo Panamá ha sido un refugio para dictadores y extranjeros fugitivos, pero en estos momentos sus ciudadanos contemplan pasmados el curioso espectáculo de un ex presidente del país que recorre el planeta en un avión privado, quizás buscando refugio él mismo.

Si el ex presidente Ricardo Martinelli regresa a Panamá, las posibilidades de que sea arrestado acusado de corrupción parecen aumentar día tras día.

Martinelli dejó Panamá el pasado miércoles a bordo de un avión Hawker con 15 asientos. Primero se dirigió a Guatemala, luego continuó viaje e hizo escalas para abastecerse de combustible en la Florida, Canadá e Irlanda antes de aterrizar en Bologna, Italia.

Martinelli tiene la doble ciudadanía italiana y panameña y es amigo íntimo del ex primer ministro de Italia Silvio Berlusconi, en la actualidad caído en desgracia. Los dos ex mandatarios comparten los mismos problemas sobre alegaciones de corrupción que comprenden compañías italianas. En el caso de Martinelli, los problemas suponen presuntos sobornos por la compra de radares, helicópteros y sistemas electrónicos de cartografía.

Mientras Martinelli está viajando, una investigación criminal sobre su gobierno entre 2009 y el 2014 se lleva a cabo sobre asesores muy cercanos a su administración. El domingo, Panamá le pidió a la Interpol que emitiera una alerta roja a nombre del ex secretario privado de Martinelli, quien se cree se encuentra en Estados Unidos, bajo cargos de malversación y corrupción.

Martinelli, un empresario hablador, se destacó en una era de gran bonanza en Panamá, convirtiéndola al país en el de más r

Sin embargo, el rumor de corrupción que ha rondado a su gobierno creció de forma mucho más intensa tras dejar el cargo el pasado 1ro. de julio, y desde entonces el ritmo de los arrestos no ha dejado de aumentar.

Dos ex directores del Programa de Asistencia Nacional, una agencia que manejó $1,200 millones en fondos durante el gobierno de Martinelli, están presos y ya declararon que desviaron dinero por instrucciones del secretario privado de Martinelli. Se utilizaron un sinfín de tácticas, testificó un ex director, Rafael Guardia.

Guardia fue jefe del programa durante 22 meses con un salario de $7,000 mensuales. Guardia admitió haber amasado $18 millones que se encontraron en 11 cuentas de banco, así como un yate, Boomtastic. Guardia se convirtió en evidencia estatal el pasado 23 de enero.

La fiscalía inició pesquisas criminales por enriquecimiento ilegal y corrupción contra dos de los miembros del Gabinete de Martinelli, así como contra el ex presidente de la Corte Suprema a quien Martinelli nombró en el 2010.

“Es un tsunami de quejas”, dijo Angelica Maytin Justiniani, ex directora de Transparencia Internacional en Panamá, que en la actualidad trabaja como la jefa anticorrupción del gobierno. “Hemos descubierto que muchos ex funcionarios de nivel mediano tienen riquezas que llegan a los $25 millones y 10 propiedades. Nunca hemos visto nada parecido, ni siquiera bajo la dictadura militar”.

Martinelli se defendió de las acusaciones en un lenguaje explícito antes de irse de Panamá.

“No he robado un centavo de mie…”, dijo Martinelli en una conferencia de prensa a mediados de enero, lanzando una palabrota en inglés aunque hablaba en español.

Lo último que se ha sabido del ex presidente tuvo lugar el sábado, cuando publicó en su cuenta de Twitter: “Los medios de prensa dicen que mi viaje se debe al temor de las acusaciones. Afirman que no voy a regresar al país, pero dejen que sigan soñando”.

“Todo el mundo lo está buscando”, dijo el abogado Ebraham Asvat. “La pregunta es: ¿cuándo se arrestará a Martinelli?”.

En determinado momento de su mandato Martinelli fue inmensamente popular, y su riqueza parecía protegerlo de la corrupción. Era dueño de un imperio de supermercados, Super 99, con más de 40 tiendas.

“Me dijo: ‘Tengo $400 millones, y no necesito robar nada’ “, dijo Guido A. Rodríguez, ex director de un periódico local, en tanto recordaba una entrevista que le hizo en mayo del 2009 luego que Martinelli ganó las elecciones presidenciales.

Los panameños todavía siguen hablando de la espectacular y lujosa boda del secretario privado de Martinelli, Adolfo “Chichi” de Obarrio, un año después que tuvo lugar en Trump Ocean Club, una torre de 70 pisos diseñada en forma de vela de barco, y convertida en símbolo de la silueta arquitectónica de la Ciudad de Panamá. De Obarrio, que todavía no ha cumplido 30 años, fue el jefe de casi todas las compras del gobierno, y muy amigo del hijo de Martinelli, Luis Enrique.

Maytin dijo que la corrupción fue la norma bajo Martinelli en todos los contratos del gobierno, lo que causó “despreciables” pérdidas a los contribuyentes.

“La cifra posiblemente ronda los miles de millones de dólares”, dijo Maytin. “Resulta obvio que hay muchísimo dinero fuera de Panamá”.

El Nuevo Herald

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>