Published On: lun, Jul 8th, 2019

Más de 54.000 migrantes solicitan refugio en España


El aluvión de venezolanos, el mayor de todos, lleva al caos al sistema español de acogida. Un total de 19.280 venezolanos pidieron protección en 2018; España otorgó estatuto de refugiado a 30

España aboca a vivir en la calle a miles de solicitantes de protección internacional, derecho al asilo o estatuto de refugiado. Familias que han escapado de guerras, persecuciones políticas, extorsiones policiales, violencia callejera, hambre o desatención médica esperan sus peticiones de seguridad o de acogida en un limbo legal o sin plazas en locales habilitados, como exigen los tratados internacionales firmados por España, la Constitución o la Ley de Asilo.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) pone una cifra: a 31 de mayo, 102.890 personas aguardaban en España respuesta a su petición de auxilio internacional.

No a todas les hace falta un techo, ni un asesoramiento social, lingüístico o educativo. Hay refugiados con algo de dinero, con profesiones cualificadas o con redes familiares aquí. Pero todos necesitan ser legales para trabajar y para saber que están protegidos estructuralmente de la violencia que les hizo abandonar su tierra y sus vínculos. O sea, un amparo por justicia, no por caridad.

Según la Oficina Estadística Europea (Eurostat), el mayor número de solicitantes de protección internacional en España proviene de Venezuela (19.280 el año pasado). El Gobierno de Nicolás Maduro provoca un exilio político y hambriento que recibe aquí una respuesta lenta: de las peticiones analizadas en 2018, España denegó 1.495 y concedió estatuto de refugiado a 30 personas.

El otro gran foco de demanda de asilo y denegación es Centroamérica: la Honduras de Orlando Hernández, El Salvador de Nayib Bukele o la Nicaragua de Daniel Ortega. Y América del Sur: la Colombia de Iván Duque. Es decir, huir de una violencia no oficial pero real: maras, mafias, corrupción policial, secuestros, violaciones, asesinatos…

«NUNCA IMAGINÉ DORMIR EN UN BANCO EN ESPAÑA»

«Se metieron en casa, me golpearon y le dieron un culatazo a mi madre. Me decían que era una traidora a la patria, que me iban a meter presa y que nos iban a violar a la niña y a mí. Nunca imaginé que por denunciar que los niños se desmayan de hambre en clase y por negarme a darles consignas políticas iba a ser perseguida en Venezuela. Nunca imaginé que tendría que salir también de Perú para salvar a mi hija. Y nunca imaginé que en España tuviera que dormir con mi hija en un banco». [Lea aquí la crónica completa]

De los 8.650 colombianos que pidieron asilo el año pasado, 50 obtuvieron estatuto de refugiado.

De los 2.410 hondureños, 10.

De los 1.365 nicaragüenses, cinco.

De los 2.275 salvadoreños, cero.

CEAR afirma que en 2018 «volvió a reducirse la concesión de protección internacional en España». «De las 11.875 resoluciones firmadas por el ministro del Interior, sólo 575 lograron el estatuto de refugiado y 2.230 la protección subsidiaria [no se le reconoce como refugiado pero sí corre peligro si regresa a su país]. A 8.980 se les denegó la protección». O sea, 24% de resoluciones favorables y 76% desfavorables.

«TENGO CITA PARA ENERO DE 2020»

A su suegro lo asesinó y descuartizó una mara. Ella fue acorralada e invitada varias veces a salir del barrio donde opera esa banda. Su padre aún soporta una amenaza de muerte extendida a toda la familia. Y un día su hijo pequeño recibió una llamada: «Te vamos a matar».

– Es mejor dormir en un colchón que maten a tu hijo.

Desde el 18 de junio, Teresa y sus hijos, de 13 y 16 años, viven en comunidad. Sus vecinos de colchón son familias sirias, colombianas, salvadoreñas o venezolanas que han huido del horror y se topan con una España que no las mata, pero que no las acoge. Así que sólo queda el sinhogarismo de la calle o el techo fraterno de una iglesia en lucha. [Siga leyendo aquí la crónica completa]

Al ser nombrado ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska dijo que la situación de la Oficina de Refugio y Asilo era «lamentable». Por entonces había 21.185 peticiones. Hoy, un año después, 46.596.

En el otro Ministerio de esta bicefalia del éxodo humano, el de Trabajo y Migraciones, se acumulan las solicitudes de acogida o de cita con unidades de trabajo social u ONG. España dispone de 8.000 plazas de acogida y hay 4.000 peticiones pendientes. «Si no hay plazas es por falta de previsión. Desde 2017 avisamos de que las rutas y el perfil de los migrantes estaban cambiando. Ahora la gran migración viene de Venezuela y Centroamérica. Antes, las personas venían por economía; ahora huyen de la violencia. Era fácil prever que iba a pasar y proveer plazas para ello. Cualquier experto lo sabía. Esperemos que en la Secretaría de Estado de Migraciones haya expertos. Pero todo está premeditado: se usa el sistema de acogida para desincentivar las peticiones de asilo, que no resulte atractivo venir a España». Habla Patricia F. Vicens, abogada de la Coordinadora de Barrios, que junto a Red Solidaria de Acogida se plantó el miércoles en la Secretaría de Consuelo Rumí con 66 requerimientos de auxilio para 66 personas huidas del hambre o las balas que tienen el cielo por techo.

«Bueno, esos sólo son casos de alguna zona de Madrid. Sólo hoy hemos conocido otros 200». Hablaba Vicens. El viernes por la noche.

Fuente:elmundo.es

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>