Published On: vie, Jun 6th, 2014

Mejorar la memoria no es difícil

-También se aprende memorizando

-Expertos dicen que esta habilidad es indispensable en la vida.

Por: Nicolas Bustamante

David Cantor, de 28 años, y Juan Pablo Duque, de 32, miran detenidamente las 40 cartas de naipes frente a ellos y al tiempo mueven los labios y los dedos como si sacaran cuentas. Sin embargo, lo que hacen nada tiene que ver con un ejercicio matemático. Ambos tratan de memorizar, en cinco minutos, todas las cartas en su orden, para después recitarlas e, incluso, decir qué lugar del conteo ocupa cada una de ellas.

Y lo logran. Después de registrarlas en la mente, ambos se intercalan para decirlas una a una. Los escasos errores que uno comete durante el proceso son corregidos de una por el otro. Al final, David y Juan Pablo respiran aliviados por haber superado la prueba.

“Esto no es ningún truco de magia o trampa. Cualquiera puede hacerlo si entrena con técnicas existentes que pueden ser útiles en muchos momentos de la vida cotidiana”, explica David, quien en el 2013 participó con Juan Pablo en Supercerebros, programa del canal NatGeo, y demostraron su habilidad memorística con las cartas (Juan Pablo lo hizo recordando patrones en sistema binario).

En aquella ocasión terminaron como finalistas luego de fallar en una de las últimas instancias, por no estar habituados, según ellos, a la presión de las cámaras. Insisten en que su habilidad no es fruto de la genética, sino de un arduo entrenamiento, caracterizado por una serie de ejercicios mentales que practican a diario.

Según el neurólogo Leonardo Palacios, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario, esta clase de ejercicios mentales son muy buenos para mantener en buen estado el cerebro, órgano encargado del aprendizaje. “Si las personas pudieran mantenerlo en buena forma mediante diferentes ejercicios –dice–, sus habilidades para retener información valiosa mejorarían”.

En una época en que se critica la enseñanza memorística en las escuelas, David y Juan Pablo piden no desconocer esta capacidad, que, bien usada, es una buena herramienta para el desarrollo cognitivo y el buen desempeño académico.

En eso coincide Palacios, y señala que “se ha confundido el aprendizaje memorístico con la memoria, y esto ha estigmatizado esta valiosa cualidad humana; mucha gente piensa que aprender de memoria es malo, pero en realidad lo que se busca es estimular la memoria para mejorar otros procesos”.

Palacios señala que la memoria es fundamental para el buen desempeño universitario, en especial en Medicina o en Derecho. “Al principio los estudiantes deben registrar mucha información de memoria, como fórmulas o datos de la Constitución. Con el tiempo, deben ser capaces de recopilar esos datos para aplicarlos con efectividad”, dice.

Félix Gómez, docente investigador de la Facultad de Educación de la Javeriana, admite que el aprendizaje memorístico adquirió mala reputación porque fue señalado como negativo en el modelo de enseñanza. “Esta función cognitiva ha ayudado a evolucionar a los humanos, y hoy es indispensable para que los estudiantes tengan buena capacidad memorística, “no solo para retener información, sino para hacer búsquedas más eficientes en bases de datos e internet”.

Gómez recuerda que en la Grecia antigua ponían en marcha estrategias como las utilizadas hoy por David y Juan Pablo. Una de ellas es la del ‘palacio mental’. Consiste en imaginar un recinto en el que se van ubicando espacialmente los elementos que se quieren recordar. “Es una práctica que involucra dos habilidades: memoria y asociación”, dice.

Sandra Herrera, doctora en Psicología Infantil de la Universidad de Salamanca (España), afirma que en el ámbito escolar la memoria también juega un rol decisivo. “En matemáticas, geografía e idiomas se generan procesos de mecanización y evocación, indispensables para memorizar fórmulas y métodos de resolución de problemas, fundamentales durante el aprendizaje”, afirma.

En español, por ejemplo, la memoria ayuda a comprender información y a razonar, mientras que en sociales sirve para aprender localización y límites de los países, que son claves para saber de otras culturas.

Un cerebro en forma
El neurocientífico estadounidense Larry Katz, autor del libro ‘Mantenga vivo su cerebro’, da los siguientes consejos para mantener en forma el cerebro y conservar una buena memoria:

Por la noche, antes de dormir, trate de recordar la mayor cantidad de actividades que hizo durante el día.

Rete a su cerebro: use el reloj en la muñeca en la que no lo lleva habitualmente, vístase con los ojos cerrados, intente descifrar la hora de un reloj a través de un espejo y cambie de lado el ratón de su computador.

Intente formar distintas frases con las mismas palabras de un texto. Trate de memorizar números telefónicos y las listas (como la del mercado). Grabe en su cerebro una palabra del diccionario al día y después de un tiempo trate de recordarlas en serie y utilizarlas en los diálogos.

Escuche las noticias por la mañana e intente recordarlas más tarde.

NICOLÁS BUSTAMANTE H.
Redacción Estilo de Vida

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>