Published On: vie, Abr 20th, 2018

Ministros de finanzas de 16 países trabajarán en el rastreo y confiscación de activos provenientes de la corrupción en Venezuela

16 naciones acuerdan rastrear corrupción en Venezuela

Funcionarios financieros de 16 países discutieron un plan conjunto para confiscar ganancias derivadas de la corrupción por parte de funcionarios del gobierno venezolano

Los ministros de finanzas de varias naciones latinoamericanas, así como de Estados Unidos y Europa, acordaron trabajar conjuntamente para localizar y confiscar las ganancias derivadas de la corrupción por miembros del gobierno venezolano, dijeron el jueves dos funcionarios del Tesoro de Estados Unidos.

La decisión se tomó en una reunión en Washington al que asistió el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en la que funcionarios financieros de 16 naciones también discutieron formas de proporcionar ayuda económica y humanitaria rápida a Venezuela, incluido un alivio sustancial de la deuda, en caso de que el presidente socialista, Nicolás Maduro es reemplazado por un gobierno que consideran más legítimo y comprometido con la reforma económica.

Los dos funcionarios acordaron hablar de la reunión solo si no se citaba su nombre porque las conversaciones debían ser privadas. Funcionarios de Francia, Alemania, Gran Bretaña, Japón y todas las principales naciones latinoamericanas participaron en la reunión, que tuvo lugar en el marco de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional.

El FMI pronosticó esta semana que la economía de Venezuela se contraerá un 15 por ciento en 2018, extendiendo por quinto año una recesión que ya superó en tamaño a la Gran Depresión de Estados Unidos. Se espera que la inflación del año aumente a casi 14,000 por ciento.

“Las acciones concretas son necesarias para restringir la capacidad de los funcionarios venezolanos corruptos y sus redes de apoyo de abusar del sistema financiero internacional”, dijo Mnuchin en un comunicado después de la reunión que proporcionó pocos detalles sobre las acciones que se acordaron.

Los dos funcionarios dijeron que una presentación conjunta de Colombia y Estados Unidos describió cómo los principales funcionarios venezolanos que operan a través de compañías frontales desviaron hasta un 70 por ciento de los fondos del programa emblemático de Maduro para aliviar el hambre mediante el uso de contratos sin oferta, sobrefacturación y reventa. a precios del mercado negro de cajas de alimentos ensambladas en México. La presentación mapeó en detalle una red que se quedó sin Hong Kong y que involucra a 30 compañías fantasmas distribuidas en cuatro continentes, dijeron los funcionarios.

Maduro ha rechazado sistemáticamente las ofertas estadounidenses de asistencia humanitaria, considerándolas como un intento velado de desestabilizar su gobierno. También culpa a las sanciones financieras impuestas por la administración Trump por forzar al gobierno a retrasarse en el pago de sus bonos y exacerbar los problemas económicos del país.

Los funcionarios dijeron que el objetivo de rastrear el soborno en Venezuela es apoderarse y eventualmente devolver las ganancias robadas al pueblo venezolano en un escenario posterior a Maduro. Dijeron que los participantes también acordaron evitar que el gobierno en bancarrota de Venezuela liquide a precios de remate activos valiosos en el extranjero como refinerías de petróleo y la compañía petrolera con sede en Houston Citgo en una búsqueda de efectivo fresco que prolongaría el control del poder del gobierno.

Para reforzar el lazo financiero alrededor de Maduro y sus aliados, los funcionarios estadounidenses dijeron que más países deben seguir el ejemplo de Panamá, que recientemente incluyó en la lista negra a Maduro y docenas de altos funcionarios, considerándolos un “alto riesgo” de lavado de dinero. La movida provocó una pelea que se intensificó rápidamente y que llevó a Venezuela a expulsar a docenas de compañías panameñas y Panamá para retirar a su embajador de Venezuela.

“Lo que hizo Panamá fue enviar un mensaje claro de que queremos proteger nuestros sistemas financieros y logísticos de las actividades ilícitas”, dijo el ministro de Finanzas panameño, Dulcidio De La Guardia, quien también asistió a la reunión.

Maduro está buscando la reelección el próximo mes en una votación boicoteada por la oposición y que Estados Unidos y la Unión Europea han condenado como una farsa porque varios críticos prominentes del gobierno tienen prohibido postularse.

A medida que la economía de Venezuela continúa en picada, el gobierno y el gigante petrolero estatal PDVSA se han retrasado en sus pagos de deuda. Pero los tenedores de sus más de 60 mil millones de dólares en bonos venezolanos aún no han presentado una demanda, tal vez apostando a que tienen una mejor oportunidad de recuperar el valor del papel sin valor si un gobierno más favorable a las empresas toma el poder.

Cualquier rescate de la nación rica en petróleo requeriría apoyo internacional a largo plazo e involucraría un alivio de la deuda “considerable”, dijeron los dos funcionarios estadounidenses.

En contraste, dijeron, tanto los acreedores privados como públicos que continúan prestando a Maduro corren el riesgo de que sus préstamos sean rechazados porque carecen de la aprobación de la Asamblea Nacional controlada por la oposición, que Estados Unidos y otros ven como la última institución democrática restante en Venezuela.

“Mirando hacia el futuro, los participantes reconocieron que un gobierno en Venezuela que justificaba el apoyo de la región y estaba dispuesto a promulgar políticas económicas para recuperar la prosperidad de Venezuela para su pueblo, recibiría el apoyo de la comunidad financiera internacional”, dijo la declaración de Mnuchin.

Separadamente el jueves, el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que un alto ejecutivo de PDVSA se declaró culpable de ayudar a ocultar millones de dólares en sobornos pagados a altos funcionarios petroleros por dos empresarios venezolanos a cambio de contratos y pagos rápidos de facturas pendientes. César Rincón, ex jefe de la subsidiaria de compras de PDVSA, fue arrestado en octubre en España junto con otros cuatro altos funcionarios venezolanos. Como parte de su acuerdo de declaración de culpabilidad, un juez federal en Houston le ordenó pagar más de $ 7 millones.

Hasta el momento, los fiscales estadounidenses han asegurado las declaraciones de culpabilidad de 11 individuos en conexión con una amplia investigación sobre corrupción en PDVSA que también ha implicado al ex ministro de Petróleo y al jefe de PDVSA, Rafael Ramírez, según funcionarios estadounidenses familiarizados con la investigación.

Fuente: Tal Cual digital

------

------

Displaying 1 Comments
Have Your Say

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>