Publicado el: Mar, Jun 23rd, 2015

Misterio en Nicaragua: la prensa no tiene acceso a información sobre el Canal Interoceánico

Como portavoz internacional del ambicioso proyecto para construir un gigantesco canal que cruzaría Nicaragua de un lado a otro del país, Ronald MacLean vio cómo su trabajo se volvía cada día más difícil de soportar.

Alguien no quería que él hablara.

Para MacLean, era una orden difícil de aceptar. Después de todo, era un conocido campeón de un gobierno abierto, ex alcalde de La Paz, Bolivia, y fue el primer director de la rama para América Latina de Transparencia Internacional, un grupo global que lucha contra la corrupción gubernamental.

The Dragon Enters
¿Podrá China cumplir el sueño de Nicaragua de tener un canal interoceánico?
El canal en Nicaragua provoca rechazo y ansiedad entre quienes serían desplazados
El canal y los ‘mestizos’ amenazan a los indios rama de Nicaragua
El secretismo rodea el proyecto del canal de Nicaragua
Visite tres pueblos en el camino del canal de Nicaragua
McClatchy and Pulitzer CenterEsta historia de McClatchy y otras sobre el proyecto del canal en Nicaragua fue posible en parte por una subvención del Pulitzer Center for International Reporting.
Después de que fue contratado en mayo del 2013, MacLean dijo que recibió órdenes del magnate de telecomunicaciones chino, Wang Jing, quien tiene el control de la compañía con sede en Hong Kong que obtuvo una concesión de 50 años para construir y operar el canal que conectaría a los océanos Atlántico y Pacífico a través de Nicaragua.

“El presidente expresó su deseo de que la compañía fuera una organización muy transparente y abierta”, dijo MacLean en una reciente entrevista realizada en su casa en Rockville, Maryland.

Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, se hizo evidente que aunque Wang quisiera mantener una relación de libertad con los medios de prensa, la pareja que controla los destinos del país, el gobernante Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, su asesora de comunicaciones, no pensaban igual.

Ortega no ha dado una conferencia de prensa desde que asumió la presidencia en el 2007. Murillo, que habla por la radio y televisión estatal varias veces a la semana, tiene una vieja estrategia hacia los medios de prensa que no controla el gobierno nicaragüense: No hablar con ellos.

Como portavoz de Ortega, Murillo no tiene un número de teléfono público en la guía. Se puede llamar a múltiples ramas del gobierno y nunca se encuentra la forma de dar con ella. A los miembros del Gabinete no se les permite hablar sin su aprobación. Un corresponsal de McClatchy le ha enviado correos electrónicos formales en tres ocasiones desde el 2010 solicitando entrevistas e información y nunca ha recibido siquiera una respuesta.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (centro) y la primera dama, Rosario Murillo, reciben al presidente ruso Vladimir Putin en el 2014.
CESAR PEREZ/AP
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (centro) y la primera dama, Rosario Murillo, reciben al presidente ruso Vladimir Putin en el 2014.
Para MacLean, el golpe definitivo lo recibió en diciembre del año pasado, cuando Wang voló de China a Nicaragua y, junto a Ortega, Murillo y otros dignatarios, anunció formalmente el comienzo de los trabajos preparatorios para la construcción del canal.

“La prensa internacional vino a Nicaragua y no se le permitió acudir a la ceremonia”, dijo MacLean. “Creo que fue mayormente una decisión del gobierno, no de la compañía”.

De modo que MacLean renunció al proyecto a principios de este año. Hasta el momento, no se ha nombrado a ningún sustituto como portavoz global.

El secretismo y la falta de transparencia rodean el proyecto del canal de Nicaragua. Hasta los que están envueltos reconocen esto.

“Hay que ampliar la comunicación a nivel mundial. Eso lo sabemos bien. No hay ningún motivo racional para que haya tantos secretos”, dijo Telémaco Talavera Siles, decano universitario que habla a nombre de la Comisión del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, el consejo de administración del proyecto.

El riachuelo Cane, en la costa atlántica de Nicaragua, en donde los botes todavía son movidos con varas, desembocaría en un gigantesco puerto para contenedores si se construye el canal.
TIM JOHNSON/MCCLATCHY
El riachuelo Cane, en la costa atlántica de Nicaragua, en donde los botes todavía son movidos con varas, desembocaría en un gigantesco puerto para contenedores si se construye el canal.
Talavera habló con libertad y detalladamente acerca del proyecto a los reporteros de McClatchy, respondiendo todas las preguntas, al igual que hizo Manuel Coronel Kautz, ex viceministro de Asuntos Exteriores, que en la actualidad es director de una oficina que supervisa las negociaciones para que el proyecto avance.

Sin embargo, las quejas en Nicaragua sobre la falta de información son algo común. Tanto la jerarquía católica romana como la comunidad empresarial han mencionado el problema.

“El gobierno no ha dado mucha información, y eso tiene un poco preocupado a todo el mundo sobre lo que puede ocurrir”, dijo Michael Healy Lacayo, presidente de la Unión de Agricultores de Nicaragua, un importante grupo de campesinos.

Wang ha respondido algunas preguntas en ruedas de prensa y en reuniones con estudiantes en las esporádicas visitas que ha hecho a Nicaragua. En cambio, Ortega no lo ha hecho.

Más de 47 protestas han sido organizadas en contra de la construcción del canal. Agricultores y rancheros marchan en el pueblo de La Unión, el 12 de marzo de 2015.
TIM JOHNSON/MCCLATCHY
Más de 47 protestas han sido organizadas en contra de la construcción del canal. Agricultores y rancheros marchan en el pueblo de La Unión, el 12 de marzo de 2015.
Mientras tanto, la policía, no ha cesado de acosar a los periodistas extranjeros que han cubierto diversas protestas contra el canal. Un fotoperiodista belga, Michèle Sennesael, fue expulsado de Nicaragua el 22 de diciembre tras escribir un reportaje sobre una manifestación contra el canal en El Tule que terminó violentamente, le dijo a Confidencial, un portal nicaragüense de noticias.

Dos agentes de la policía se acercaron a los periodistas de McClatchy (escúchalo) en el restaurante de un hotel en Nueva Guinea, cerca de la ruta del canal propuesto, la noche del 12 de marzo y les preguntaron detalles sobre con quién habían hablado del canal. Cuando se les preguntó cuál era la razón para tantas preguntas, uno les dijo que era “para su protección”.

Los periodistas dieron los nombres de Talavera, Coronel Kautz y un jefe consejero a Wang pero no quisieron dar más información. Los agentes se fueron.

A mediados de mayo, Nicaragua le prohibió la entrada a Julien Berjeaut, caricaturista del semanario satírico francés Charlie Hebdo. Berjeaut, conocido como Jul, estaba programado a participar en un foro sobre la violencia y el humor. Ningún funcionario dio una explicación sobre ello.

MACLEAN ELOGIA LA CONSTRUCCIÓN DEL CANAL
Ronald MacLean, ex vocero de la empresa china HKND Group, piensa que la construcción del canal representa una gran oportunidad para Nicaragua.
“Me parece que la estrategia original de tener una comunicación más abierta y frecuente con la prensa internacional y la prensa en general fue muy buena”, dijo MacLean. Pero luego agregó que la compañía de Wang, Grupo HKND, se ha inclinado por los vientos dominantes en Nicaragua y decidió enfocarse en la viabilidad y en estudios de impacto “a expensas de las comunicaciones”.

Aunque ya no trabaja para el proyecto, MacLean sigue defendiéndolo.

“Para Nicaragua, es una oportunidad única que podría cambiar al país sin riesgo alguno. No hay dineronicaragüense invertido que corra peligro. Me parece interesante que puedan hacerlo con el dinero de otro país”.

EL NUEVO HERALD

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>