Publicado el: Lun, Dic 1st, 2014

Muerte de un profesor de deportes a manos de la GNB desata la furia en la frontera

Un licenciado en Educación, mención Deporte y Recreación, fue ultimado de un tiro en el cuello, en Boca de Grita, zona fronteriza del municipio García de Hevia, homicidio donde estaría involucrado un efectivo de la Guardia Nacional.

Yofre Eslan Orejuela Madera, de 26 años de edad, estaba residenciado en Orope y tenía unos tres años de haberse graduado como licenciado en la universidad de Pamplona, Colombia.

La muerte del educador ocurrió este domingo, en horas de la madrugada, antes de ser ingresado a un centro asistencial de Puerto Santander, adonde fue trasladado de emergencia por un grupo de personas que lo acompañaba, tras haber resultado gravemente herido de un tiro de fusil.

El hecho causó gran consternación y repudio entre los vecinos de Boca de Grita y Orope, donde el educador era ampliamente conocido y apreciado.

Al conocerse su deceso, desde tempranas horas de la mañana de ayer se vivieron -hasta pasado el mediodía- momentos álgidos, de tensión, pues los pobladores, además de rechazar el hecho, exigían justicia y el pronunciamiento de un vocero militar, policial o gubernamental en torno a lo sucedido.

Y es que sobre las circunstancias en que se registró la muerte de Orejuela Madera, precisamente por no existir un pronunciamiento oficial al respecto, surgieron varias versiones que se esperaba fueran aclaradas en las horas siguientes por parte de voceros autorizados, lo cual no ocurrió.

Familiares de la víctima que acudieron a Medicina Legal, en el departamento Norte de Santander, para retirar el cuerpo, sí dieron su versión de los hechos.

Janeisy Orejuela, una hermana de la víctima, explicó que todo ocurrió a eso de la 1:30 de la madrugada. El educador conducía un vehículo, iba acompañado por su novia y unos amigos. El grupo regresaba de una fiesta en Orope y se dirigía a otra en Boca de Grita.

“En el camino se encontraron con un camión, que al parecer había sido detenido por los guardias, porque lo llevaban custodiado. Se presentó un problema con los tripulantes de ese camión, que se bajaron y comenzaron a correr. Los guardias empezaron a dispararles. En ese momento, Yofre se baja para saber qué estaba ocurriendo y es cuando viene un guardia y uno de los disparos que hizo le dio en el cuello a mi hermano. Prácticamente lo mató en el sitio. De hecho, cuando se le llevaba a la medicatura de Puerto Santander, ya llegó muerto”, contó la dama.

Dijo que Yofre era el quinto de seis hermanos, no estaba casado, pero sí tenía novia y muchos proyectos por alcanzar, que ayer fueron truncados.

Informó que acudieron a la delegación del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Cicpc, de La Fría, para hacer la correspondiente denuncia, pero allí les habrían dicho que regresaran al lugar donde ocurrió el hecho, pues una comisión ya se encontraba en el sitio practicando experticias.

“Pero no fue así. Cuando llegamos, vimos que la comisión del Cicpc se alejaba del lugar, de regreso a La Fría, en compañía de varios guardias nacionales. Luego no nos quisieron atender”, agregó.

“Nuevo ataque de presuntos paramilitares contra Guardia Nacional en García de Hevia”

Un nuevo ataque a un puesto de la Guardia Nacional Bolivariana, por parte de grupos al margen de la ley, fue perpetrado la madrugada de este domingo en el municipio García de Hevia, informó el gobernador José Gregorio Vielma Mora, en nota de prensa emitida por la oficina de prensa del Gobierno regional.

De acuerdo con el gobernador, la embestida tuvo lugar contra un puesto de la Guardia Nacional Bolivariana, donde estaban retenidos 40 mil litros de gasolina que algunas personas pretendían pasar a Colombia por la vía del contrabando.

“Si alguien va ahorita y ve las condiciones en que quedó el puesto militar nuestro, no sabrá explicarse cómo se salvó nuestra gente”, dijo.

El mandatario regional calificó como “muy fuerte” la nueva arremetida de los irregulares colombianos contra la sede militar, ubicada en zona de frontera entre Venezuela y Colombia.

Añadió que como consecuencia de la incursión de los irregulares contra efectivos del cuerpo castrense, uno de los irregulares resultó herido, en tanto que los uniformados resultaron todos ilesos, según la información de la primera autoridad del Táchira.

La agresión del grupo, presuntamente compuesto por paramilitares colombianos, se registró durante operaciones que adelantaba en la zona una comisión del cuerpo castrense.

Sobre la confidencia del periodista José Vicente Rangel en su programa televisivo -este domingo- sobre el incremento de la movilización de paramilitares en la frontera, el mandatario del Táchira precisó que es cierto. “Esta nueva irrupción de grupos armados colombianos en suelo venezolano es una prueba fehaciente de ello”, precisó.

Agregó que José Vicente Rangel “está en lo cierto, cuando habla de la formación y expansión de nuevos grupos paramilitares ante la mirada indiferente de las autoridades del país vecino”.

Aunque en la nota de prensa no se menciona, se infiere que el mandatario regional se refiere a la situación registrada este domingo en la mañana en Boca de Grita. (MB)

Recrudeció la violencia en horas de la tarde al impedir ingreso del cadáver a Venezuela.

En horas de la tarde del domingo, efectivos de la Guardia Nacional trataban de controlar el orden utilizando gases lacrimógenos.

El vehículo de la Guardia Nacional “secuestrado” por algunos vecinos fue lanzado a las aguas del río Grita por los manifestantes.

La intolerancia y la violencia recrudecieron en Boca de Grita, un poco antes de las 5:00 de la tarde, tras el arribo al Táchira del General de Brigada Alejandro Keleris Bucarito, inspector general de la Guardia Nacional Bolivariana, donde grupos de vecinos del caserío se habían mantenido tranquilos luego de la muerte del licenciado en Educación.

Proveniente de La Carlota, el jefe militar llegó vía aérea al aeropuerto de La Fría y de allí se trasladó al puesto de la GNB en Boca de Grita, a fin de conocer detalles de lo ocurrido en horas de la madrugada y abocarse a buscar una solución a la situación allí presentada.

Se ignora qué ocurrió en dicha reunión, pues minutos después los vecinos arremetieron en su protesta, ante la presunta negativa de los militares de permitir el ingreso del cadáver del profesor Yofre Orejuela a territorio venezolano.

A las 6:00 de la tarde, aún los guardias nacionales trataban de controlar la situación, utilizando contra los manifestantes gases lacrimógenos para garantizar el orden público.

Un vehículo de la Guardia Nacional, que en la madrugada del sábado había sido “secuestrado” por los manifestantes, fue localizada en el río Grita y no fue sino hasta la tarde cuando lograron sacarlo del agua. (MB)

LA NACION/ TACHIRA( MIRIAM BUSTOS)

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>