Published On: lun, Abr 7th, 2014

Muy alta la abstención en Costa Rica

Abstencionismo ensombrece elección en Costa Rica

Una fría segunda ronda electoral estuvo marcada por el abstencionismo y la esperanza de un cambio que permita el crecimiento de la economía y cero escándalos de corrupción

La insólita elección contra un candidato “fantasma”

Los costarricenses votaron este domingo para elegir al próximo presidente, en una fría segunda ronda electoral marcada por el abstencionismo y esperanzados en un cambio que permita el crecimiento de la economía, cero escándalos de corrupción y disminución de la pobreza.

La presidencia la disputaron Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC) y Johnny Araya, del gobernante Liberación Nacional (PLN), al ser los candidatos más votados el pasado 2 de febrero pero sin lograr el 40% para ganar la elección.

Las votaciones transcurrieron sin incógnitas y, al cierre de esta edición, Solís se perfilaba como el claro ganador, debido a que Araya, ex alcalde de San José, se retiró de la campaña hace un mes por la falta de recursos y adversidad en las encuestas.

Los 6.515 colegios electorales distribuidos en 2.112 centros educacionales abrieron con normalidad desde las 6 a.m., con pequeños inconvenientes como la ausencia en centros de votación de delegados del PLN, el partido amainado que gastó la mayoría de sus recursos en la primera ronda.

El movimiento de votantes fue escaso durante la mañana, a pesar de estar convocados 3.1 millones de ticos a las urnas, y el ambiente apenas se calentó cerca del mediodía.

Los partidos en la contienda y hasta el propio presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) reconocieron la poca afluencia de electores en los centros de votación.

Símbolos externos de propagandas como rótulos o banderas también eran pocos y los apenas visibles en las calles eran del color rojo y amarillo, que identifican al PAC.

Hasta el propio expresidente y ganador del Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias, reconoció que el abstencionismo fue elevado porque los simpatizantes de su partido, el PLN, no tiene motivación alguna para ir a votar, aunque hizo el llamado a ejercer el privilegio que es negado en otras partes del mundo.

Efectivamente, los costarricenses viven apáticos y hasta molestos por este proceso electoral tras el descalabro del Gobierno de Laura Chinchilla, considerado el más impopular en los últimos 20 años, altamente ineficiente y con escándalos de corrupción.

La mandataria heredó un país con un déficit fiscal cercano al 6%, una deuda interna que ronda el 70% del PIB, una amplia brecha social, deficiencias en infraestructura y un aumentó del descontento hacia la política por los escándalos de corrupción.

“La verdad es que la mayoría no quiere nada con Liberación [PLN]. Poca gente ha ido a votar y se da como ganador a Solís, pero hay que salir a votar porque hay gente de Liberación que sigue creyendo en su partido y votando de manera solapada”, declaró Alexis Morales, quien dijo no tener partido pero esta vez votó por Solís, al representar el cambio.

En una lucha contra reloj, los candidatos se esforzaron hasta el último momento en convocar a los electores, donde Araya apelaba a la suerte en busca de un improbable resultado favorable.

“Tengo la esperanza de ser presidente. A partir de mañana, serviré a este país, ya sea como presidente o como ciudadano”, añadió al momento de emitir su voto en la capital.

Araya reapareció en los medios de prensa al salir a votar, al haber dejado la campaña en manos de los líderes de su partido.

“La gente del PLN está haciendo de tripas, corazón (…). Están desafiando la adversidad y están saliendo a votar por sus propios medios, aun cuando no tenemos las mismas posibilidades económicas del PAC”, comentó Araya aludiendo a la falta de recursos de su partido para hacer publicidad, para pagar comida y transporte a colaboradores en durante la jornada.

Después de acudir a misa, Solís hizo el llamado a votar tempranito, porque “iniciamos un momento muy importante para la democracia de Costa Rica, apelo al civismo de los costarricenses, su sentido histórico y patriótico”.

Solís reforzó su presencia en los medios de comunicación y en las calles, con caravanas de vehículos. “Todavía queda mucha gente sin emitir el voto, así que todo el mundo va a salir a votar. Hoy, cuando se cierren las urnas, debemos tenerlas repletas de votos y de ilusiones”, comentó en horas tempranas de la jornada.

“No me preocupa tener o no un millón o medio millón de votos. El punto es que la democracia requiere de alimentación y en este proceso es el voto. Si no votamos, se muere de hambre”, agregó.

El PAC desplegó una amplia logística para movilizar a los votantes, contrario a la primera ronda donde los recursos fueron escasos.

Solís buscó obtener la cantidad de votos que no sólo le permitieran ganar, sino obtener más legitimidad para lograr gobernabilidad ante un Congreso fraccionado.

Según el analista Mauricio Garita, el próximo presidente de Costa Rica tiene que lograr mayor captación de recursos para contrarrestar la deuda, mejorar el manejo de las finanzas públicas y no afectar el modelo de política social en un país de casi cinco millones de habitantes, donde los niveles de pobreza alcanzan el 20%.

La misión de observadores de la OEA destacó el ambiente en paz y democracia con el cual se vivió la elección.

La insólita elección contra un candidato “fantasma”

Luis Guillermo Solís

El historiador y politólogo Luis Guillermo Solís, del opositor Partido Acción Ciudadana (PAC), está a punto de proclamarse este domingo como mandatario de Costa Rica en una elección que él ha calificado como una carrera presidencial contra un “fantasma”.

Este domingo 6 de abril poco más de tres millones de votantes costarricenses están habilitados para acudir a las urnas para escoger al presidente número 47 del país.

En una decisión inédita, el contendor de Solís, el oficialista Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional (PLN), decidió frenar su campaña política el 5 de marzo, alegando falta de apoyo y de dinero.

La constitución política de Costa Rica prohíbe oficialmente que un candidato renuncie a la segunda ronda.

“Johnny Araya va a aparecer en las papeletas el día de las elecciones. Así que ésta fue una renuncia que no fue renuncia”, explicó a BBC Mundo el analista político Manuel Rojas, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) en Costa Rica.

Lo curioso es que éste no es el primer acontecimiento inusitado en el camino de Solís a la silla presidencial.

Inicio reñido

La primera gran sorpresa en la ruta de Solís a la presidencia sucedió en julio de 2013 cuando buscaba ganar la nominación del Partido Acción Ciudadana (PAC).

En una reñida elección, cuyo recuento de votos vaticinaba una derrota inminente, Solís ganó la postulación dramáticamente al final con una diferencia de apenas 113 votos.

Costa RicaLa pobreza, uno de los retos del nuevo presidente.

Solís volvió a provocar otro sobresalto político el pasado 2 de febrero cuando, contra todos pronósticos de las encuestas, que lo colocaban en el cuarto lugar de las preferencias, se convirtió en el candidato más votado.

Recibió un 31% de los sufragios. Sin embargo, ese día no pudo consagrarse presidente electo ya que la ley electoral exige que para la primera ronda se debe obtener un mínimo del 40% de los votos emitidos.

“No soy un político tradicional”, aseguró Solís a BBC Mundo.

“El país no quiere otro político profesional porque los identifica con muchos de los abusos que se han cometido en la administración pública”, agregó.

Shakespeare

A sus 56 años, Luis Guillermo Solís es un historiador y politólogo que ha hecho carrera en las aulas universitarias, trabajando en el gobierno, en partidos políticos y en organizaciones no gubernamentales.

Es divorciado, con seis hijos, actualmente en pareja con la española Mercedes Peñas.

“El país no quiere otro político profesional porque los identifica con muchos de los abusos que se han cometido en la administración pública”

Luis Guillermo Solís

Estudió historia en la Universidad de Costa Rica y posteriormente hizo una maestría en estudios latinoamericanos en la Universidad de Tulane, en Estados Unidos.

Al ser consultado sobre la mayor virtud de su rival, el candidato oficialista Johnny Araya, en entrevista con BBC Mundo, describió a Solís como “una persona seria” que “ha sido un buen académico”.

En 1986, el entonces joven Solís se incorporó al Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica donde participó en el grupo de apoyo al plan de paz para Centroamérica, que en 1987 le valió el premio Nobel de la Paz al entonces presidente Óscar Arias.

En su juventud y durante parte de su edad adulta, Solís militó en el Partido Liberación Nacional (PLN), del que llegó a ser su secretario general. Sin embargo, renunció al PLN en 2005 al alegar en una carta pública que su dirigencia estaba en manos de una “cúpula oportunista y reaccionaria”.

De abuelo y padre zapateros, Solís se confiesa un lector voraz y dice tener entre sus autores favoritos a Rabindranath Tagore, Gabriela Mistral, William Shakespeare y Mario Vargas Llosa. Recientemente estuvo leyendo al húngaro Sándor Márai.

El primer presidente del PAC

Jhonny ArayaAraya, el candidato que se retiró de la segunda vuelta, calificó a Solís como “un buen académico”.

Antes de quedar como virtual ganador de las elecciones, Solís le aseguró a BBC Mundo que en su mandato se le dará prioridad a la ética en la función pública así como al combate a la pobreza, que en Costa Rica afecta alrededor de un 20% de sus casi cinco millones de habitantes.

“Queremos de manera efectiva combatir la pobreza, no sólo administrarla”, indicó.

Explicó que su antiguo partido y ahora su rival, el PLN, se especializa en administrar la pobreza porque en las últimas décadas le ha dado rédito político a través del clientelismo.

Hasta ahora el PAC no ha estado en el poder. De ahí que uno de los principales retos de Solís es encabezar el primer gobierno de su partido.

“Espero que esto sea una fortaleza y no una debilidad”.

Según afirmó, el no haber gobernado le da a su partido “márgenes de autonomía mayores” porque puede “tomar decisiones sin estar constreñido por compromisos previos”.

Con información de Diario Las Américas y BBC MUNDO

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>