Publicado el: Mar, Mar 14th, 2017

Opinión: Niñez y Mocedades de Simón Bolívar, el padre de la Patria

simon bolivar3
Dr: Rafael Tobías Blanco Vilariño*

Como profesor universitario, como venezolano libre pensador y conocedor de nuestra historia y provisto de cerebro o masa encefálica y no de sesos, me veo obligado a presentar a mis alumnos, algunos breviarios de la vida de Simón Bolívar; debido a que a estos Socialistas del S.XXI se les fundieron los sesos y creen que el Judas de Hugo Chávez Frías es comparable en lo cultural, humanístico y militar con la Carrera de la vida del Padre de la Patria. Y, ello es verdaderamente intolerable, pues su Curriculum vitae así lo demuestra. Por ello, cuando uno se ha leído las Mocedades de Bolívar, hasta su primer viaje a Madrid, comprendemos que él fue educado como un Príncipe, ya que su linaje provenía de la Alcurnia Caraqueña de aquel entonces, por ello tuvo tan distinguidos educadores como lo fue el pedagogo Simón Rodríguez y Don Andrés Bello, solo que ni sus progenitores ni sus maestros sabían que entre sus manos tenían al futuro libertador de cinco Repúblicas; cuando por su riqueza pudo ser un Gigoló. Entendamos que su niñez fue muy traumática, al quedar a sus 8 años huérfano de ambos padres, pero sus familiares y sus maestros supieron cultivar en tan inocente cerebro (no sesos del Socialismo del S.XXI)) toda los valores culturales, científicos y humanísticos de su época; que a la postre le llevarían a sr el “Genio de América” y de llevar el Título de “LIBERTADOR”; siendo así, el único hombre en el mundo y en América, que en vida llevó ese Título y el portarlo después de haber cerrado los ojos a la vida y de abrirlos a la eternidad. Todo ello, cultivado cerebralmente por un niño huérfano desde los 8 años, edad desde la cual siempre demostró poseer temple y respuestas adecuadas a fin. Entre sus anécdotas infantiles recuerdo el que cuando simoncito contaba unos 6 años, al estar comiendo con su tutor el Licenciado Miguel José Sanz, trató de mezclarse en su conversación y Sanz le regaña diciéndole – Cállese, no abra la boca, por lo que el niño dejó de comer y Sanz le pregunta ¿Porque no comes? Y simoncito le respondió- Usted me ha dicho que no abra la boca. Por la tarde, al salir a pasear con Sanz sobre un hermoso alazán y simoncito sobre un noble burrito (no el de Miraflores) por lo que el niño se queda atrás y Sanz le grita, apure el paso, usted nunca será un hombre de a caballo y él le respondió ¿Cómo voy a ser un hombre de a caballo si lo que me das es un burro?, lo cual es expresión de su indómito talento. Durante su juventud vivida en Caracas como en Madrid, fue muy poco afectiva, quizás esa fue la razón por la que lo lleva a casarse muy joven, para lograr una felicidad psico-afectiva en la vida matrimonial; pero la suerte lo abandona al morir ella muy prontamente. Y, es a partir de ese momento trágico cuando él se precipita hacia una vida romántica, iniciada en Francia con su hermosa prima Fanny y luego en América con la “Libertadora del Libertador” Manuelita Sanz. Muere, legándonos a los venezolanos un país soberano, independiente, con un gran futuro, producto de su condición de haber sido en vida un ser dotado de una gran moral en lo cívico y en lo militar.

Hoy nuestra soberanía y nuestro gentilicio ha sido gravemente golpeado por la insensatez de un infecundo militar golpista, que obviamente pasará a formar las páginas negras de nuestra historia contemporánea, así sus sumisos y corruptos herederos de su fracasado socialismo del S.XXI, hagan todas las hipócritas y falsos ofrecimientos al hambriento hombre de a pie, tratando así de salvarse de su venidero e insalvable Juicio Final, no en el mas allá, sino aquí, en la tierra de Bolívar. No permitamos los venezolanos, que Dios aparte con vergüenza su vista de nosotros. ¡VOILÁ¡

*Médico Microbiólogo Clínico.
Universidad de Carabobo- Valencia- Venezuela.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>