Published On: sáb, Sep 22nd, 2018

Nuestra configuración cerebral del bien y el mal, por Rafael Tobías Blanco Vilariño

Exordio

Se requiere ser un humano con cerebro de reptil y con ojos de vidrio, para no comprender que en poco tiempo, veremos brotar un “hijo ilegítimo” que no podremos “Adoptar” con el nombre de la Nueva Constitución, engendrada silentemente en la “Constituyente”, según la cual, no tendremos derechos sobre nuestros hijos, la propiedad privada, la herencia, Y será ´el “Salvoconducto” de los corruptos, de los violadores de los Derechos Humanos y los responsables de Daños de Lesa Humanidad.

Todos los seres humanos, creyentes o no, seamos buenos o malos ciudadanos, buenos o malos católicos, Demócratas o Comunistas, siempre estamos recibiendo de nuestro cerebro, querámoslo o no, indicaciones de lo que es Bueno y lo que es Malo. Y, en los Cristianos, lo que es pecado y lo que no lo es. Yo trataré de dar resumidamente a tan compleja realidad, la respuesta que siempre he dado a mis alumnos.

Para ello, debo hacer un breve resumen de nuestra configuración genética y endo-cerebral. Recordemos, que todos somos el producto del intercambio de una parte de los “Genes” aportados por el espermatozoide paterno, con los del óvulo fecundado de nuestra madre; por lo que somos unos seres “Bi-genéticos”. Genes que se nos expresarán morfológicamente como la “Herencia”; que no es otra cosa, que la expresión de cómo quedó configurado en nuestro ADN-nuclear después del intercambio Genético, en todas nuestras células orgánicas, estando incluidas las de nuestras neuronas cerebrales de la inteligencia, lo que hoy conocemos como nuestra “Carta Genética”. La que también nos ha permitido descubrir el origen de muchas enfermedades hereditarias, estando incluidas algunas psicopatías. Por ello, siempre al nacer un hijo oímos estas expresiones: sacó los ojos de la madre, el lunar del padre etc; los cuales irán apareciendo unos mas dominantes que otros, en el transcurso de nuestra evolución psicosomática.

Pero no olvidemos, que el ser humano no logra sobrevivir, si de inmediato no comenzamos a recibir los cuidados nutricionales, la higiene y el amor materno y el paterno; de estos aspectos psico-afectivos, será donde se configurará nuestra futura conducta humana, conocida como la “Auto-estima”; que no es mas, que la resultante de la sumatoria de la configuración de nuestro “YO niño” con nuestro “YO-padre; de los que he hablado en temas anteriores, pero en resumen, puedo recordar que el primero es el producto del tratamiento psico-afectivo que nos dieron nuestros progenitores desde el nacimiento al pre-escolar, para corregir nuestras inocentes travesuras durante ese período de aprendizaje, donde les quebramos sus objetos, nos hacemos chichones, nos orinamos y defecamos etc, si esas correcciones nos las hicieron con AMOR y no pegándonos o insultándonos, tendremos un “Yo-niño” afectivamente Positivo, de lo contrario, será negativo. Igual sucede en nuestra configuración infantil del “YO-padre”, que es el producto de la imagen que ellos grabaron en nuestro tierno cerebro con sus conductas; no es lo mismo vivir con dos padres afectivos, que con dos en constante pelea, donde uno es alcohólico y la esposa libertina; ya que cuando lleguemos a la Adolescencia, que es cuando en el joven brota El “Razonamiento”, él sumará ambos “YO”, para dar origen a lo que será su “YO-Adulto” y obviamente de ser esa sumatoria positiva, el será un ser con una gran auto-estima y con tendencia al éxito social, de lo contrario, tendrá una muy baja autoestima, con tendencia a la rebeldía y por ende al fracaso y a la desadaptación social en el medio donde se desenvuelva.

También debo recordar un tema del cual también ya he escrito, de cómo está configurada nuestra masa cerebral, la cual, amen de estar dividida en hemisferios derecho e izquierdo y no como me contestó un desafortunado y mal hadado alumno, que me dijo en Polo norte y Polo sur; lo único que puedo confesar es que hoy no es un profesional de Ciencias de la Salud. ¡Bien¡, nuestro cerebro posee una capa celular superficial configurada por nuestras Neuronas de la Inteligencia, a la cual denominamos “Sustancia Gris”, termino que se debe, a que cuando uno abre una “Caja Craneal” en un ser vivo, esa superficie no es Gris sino muy rosada, ello debido a que está muy vascularizada, ya que ella requiere una gran consumo de nutrientes y de oxígeno; pero cuando morimos, ese sistema vascular colapsa y ella se torna Gris.

Es a este nivel al cual nos referimos con el término de Sistema Nervioso Central (SNC), donde están concentrados lo que denomino nuestro “Banco de Datos”, que configuran la inteligencia, intelectualidad, genialidad, el razonamiento deductivo, el Sentido Común (S.C), el control de nuestros movimientos voluntarios y el de nuestros esfínteres etc., luego tenemos lo que denominamos Sistema Nervioso Periférico (SNP), que es el que controla nuestros cinco sentidos: gusto, olfato, tacto, oído y vista, que son las ventanas por donde entra la información del mundo exterior a nuestro SNC, las que quedaran grabadas en los diferentes centros, como datos de información que enriquecen a nuestro Banco de Datos como experiencias; así, el buen olor, despierta nuestro apetito o bien nos dice que nos retiremos de ese lugar por ser peligroso, igual pasa con los otros sentidos. Luego entre la corteza y la base del cráneo, tenemos lo que denominamos el “Palioencéfalo”, denominado así, por que fue el cerebro primitivo que apareció en el paleolítico medio en el Hombre de Neandertal, el solamente actúa por instinto, pero carece de análisis y de razonamiento, en el están albergados nuestros instintos sexuales, el amor, el odio, el rencor, la ira etc, por ello, también se le denomina Cerebro Límbico o Emocional.
Luego tenemos al Sistema Nervioso Autónomo (SNA), llamado así, por que él no depende de nuestra voluntad ni del SNC, el se encarga de mantener nuestros signos vitales como: la Tensión Arterial, el Ritmo Respiratorio, Ritmo Cardiaco, el Proceso Digestivo y la Sudoración; nadie, puede detener voluntariamente al proceso digestivo, ni dejar de sudar voluntariamente o detener al corazón.

Y, ¿de donde sale el Bien y el Mal?, pues de nuestro Cerebro Límbico, que es donde radican nuestros instintos y el de los reptiles: Caimanes, ofidios, tortugas, que es el de atacar y huir, por ello también algunos le denominan Cerebro Reptileano.

Pero afortunadamente los humanos albergamos en nuestro SNC, la inteligencia deductiva, el razonamiento y el S.C; ellos son los que logran el que podamos bloquear, detener o impedir a nuestros bajos instintos. A lo que obviamente se suma nuestra configuración Cristiana del Pecado; cuando violentamos conscientemente al Decálogo o los Diez Mandamientos: no matar, no robar, amar a tu prójimo etc. de no ser así, por haber tenido un “YO adulto” de muy baja calidad, es lo que en parte nos explica la existencia de los sexópatas, sociópatas, criminales en serie y la de todos los desadaptados sociales, estando incluido la actitud sociopatica de los Tiranos y Dictadores, de los cuales el mundo tiene desafortunadamente una gran experiencia con Hitler, Mussolini, Stalin, Chávez y su putativo hijo, el actual Obrero de Miraflores.

Se dice que “No hay Mal que por Bien no venga”, creo que los venezolanos ya estamos hartos de este MAL y por ello debemos unirnos para imponer el BIEN y no admitir la Nueva Constitución. ¡VOILÁ¡

Dr: Rafael Tobías Blanco Vilariño,

Médico Microbiólogo Clínico.

Universidad de Carabobo- Valencia- Venezuela.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>