Published On: mié, Sep 11th, 2013

Obama busca salida diplomatica a crisis con Siria

 Obama relega el ataque a Siria para negociar una salida diplomática

 

Tratando de salvar una estrategia que hace aguas, Barack Obama ha relegado sus planes militares en Siria a cambio del debate en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de una resolución, respaldada también por Francia y el Reino Unido, para obligar al régimen de Bachar el Asad a entregar y desmantelar su arsenal químico. Con esto, no solo deja de tener sentido la votación que estaba pendiente en el Congreso norteamericano, sino que pierde valor su discurso de esta noche a la nación y, quizá, quede en entredicho cualquier otra medida de fuerza que pueda anunciarse en el futuro.

Probablemente influido por el riesgo más que alto de ser derrotado en el Capitolio y por la oposición rotunda de la opinión pública a una nueva aventura militar en Oriente Próximo, Obama, quien personalmente nunca se mostró tampoco claramente convencido de la necesidad de actuar, ha guardado temporalmente sus preparativos bélicos en un cajón para explorar una vía diplomática incierta y que puede llevar meses concretar.

El propio Obama se ha trasladado este martes al Congreso para transmitir a senadores de ambos partidos sus nuevas prioridades. Previamente, había hablado por teléfono con el primer ministro británico, David Cameron, y con el presidente francés, François Hollande, para coordinar los movimientos en la ONU. Y más tarde lo explicaría a sus compatriotas por medio de la televisión.

En el fondo, todos respiran aliviados: Obama, porque, como él mismo confesó, fue “elegido para terminar guerras, no para empezarlas”, el Congreso se libra de un voto muy comprometedor, tanto para demócratas como para republicanos, Hollande y Cameron hacen algo más cómoda su posición en casa, y los norteamericanos ven alejarse una guerra que no quieren. Lo que no está claro es qué repercusiones tendrá esto en el interior de Siria, donde se libra una guerra civil con más de 100.000 muertos, y en el crédito de la comunidad internacional, que hasta ahora creía imprescindible responder al uso de armas químicas por parte de Asad.

Sólo un líder de una enorme autoridad puede sortear todos esos obstáculos, y Obama no lo es. Es debatible si este último regate diplomático puede darle más credibilidad, pero de momento la mitad de la población no aprueba su gestión de la política exterior y sus cotas de popularidad están en bajos históricos.

El Paìs

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>