Publicado el: Vie, Mar 11th, 2016

Obama señala el Canadá de Trudeau como aliado imprescindible de Estados Unidos

1457625020_742488_1457625079_noticia_normal_recorte1

El presidente estadounidense, Barack Obama, poco dado a las efusiones de amistad en las reuniones internacionales, ha encontrado finalmente en el nuevo primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a un líder con el que sintoniza en políticas y talante. Obama consagrará este jueves la renovada relación especial entre Estados Unidos y Canadá con una cena de estado en la Casa Blanca, el máximo honor que Washington puede rendir a un invitado. Tras años de frialdad con el antecesor de Trudeau, Stephen Harper, las coincidencias se extienden desde el cambio climático a la crisis de refugiados.

Con EE UU y parte del mundo desconcertados por el ascenso del candidato republicano Donald Trump, el tandem Obama-Trudeau ofrece un contraste a la retórica demagógica y xenófoba del magnate neoyorquino. Diez meses antes de que Obama abandone la Casa Blanca, la cena de estado es casi una coronación para Trudeau, elegido primer ministro el 19 de octubre pasado, como aliado preferente de Obama.

En un breve discurso al recibir a Trudeau en la Casa Blanca, Obama citó, entre lo que une ambos países, el respeto a las diversidad étnica y religiosa, justamente lo que pone en cuestión Trump con propuestas como la de prohibir la entrada de musulmanes a EE UU.

“Nuestra diversidad es nuestra fuerza”, dijo Obama.

“La relación, la amistad entre nuestros países va más allá de dos personas o de cualquier ideología”, dijo Trudeau en una rueda de prensa posterior con Obama.  “Tengo una confianza tremenda en el pueblo americano y espero trabajar con quien decida enviar a la Casa Blanca al final de este año”.

Hacía 19 años que EE UU no organizaba una cena de estado para un primer ministro canadiense. Entonces el presidente era Bill Clinton, demócrata como Obama, y el primer ministro Jean Chrétien, liberal (y quebequés) como Trudeau. Demócratas y liberales pertencen a la misma órbita ideológica. Después, raramente coincidieron presidentes y primeros ministros de este color.

Con el conservador Stephen Harper la relación fue complicada. En política exterior, o con el cambio climático, Harper se alejó la tradición de Canadá como país del multilateralismo y el consenso. Durante estos años, a veces parecía que Obama fuese un primer ministro canadiense y Harper un presidente estadounidense. La oposición de la Administración Obama a la construcción de un oleoducto que debía trasladar petróleo canadiense al Golfo de México fue un desaire para el Gobierno de Harper.

Trudeau, hijo de Pierre Elliott Trudeau, el primer ministro que refundó el Canadá moderno, supone un regreso a la normalidad. Obama recibe a Trudeau, que hizo campaña inspirándose precisamente en Obama, como una especie de hermano menor, el heredero político que no tiene en EE UU. Obama tiene 54 años; Trudeau, 44.

“Creo que se está desarrollando una relación especial entre este presidente y el primer ministro”, dijo, en una rueda de prensa vísperas de la visita, Mark Feierstein, responsable del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. “Ambos son líderes jóvenes con visiones similares. Ambos tiene una visión progresista del gobierno. Ambos está comprometidos con el uso adecuado de herramientas multilaterales. Ambos están comprometidos con la diversidad. Y creo que hay una coincidencia en las agendas de ambas administraciones”.

La sintonía se visualiza en la puesta en marcha conjunta del acuerdo de diciembre en París contra el cambio climático, que ha dado pie a acuerdos durante las reuniones de Washington entre ambas administraciones. La posición contrasta con la de Harper, que se desmarcó de los acuerdos internacionales, y con la de los candidatos republicanos a suceder a Obama, escépticos ante el cambio climático.

Obama y Trudeau conectan en voluntad de acoger refugiados de la guerra civil en Siria. En los últimos meses Canadá ha acogido a 25.000 refugiados. EE UU se ha comprometido a acoger a 10.000 en 2016, pero la iniciativa ha topado con la virulenta oposición de los candidatos del Partido Republicano.

Un ejemplo de la armonía entre ambos líderes es que la Administración Obama ha aceptado sin quejas la decisión, por parte de Trudeau, de retirar sus aviones de guerra de la lucha contra el Estado Islámico en Oriente Próximo. En otro contexto, la decisión, en cumplimiento de una promesa electoral, habría podido ocasionar fricciones.

La posibilidad de que Trump sea el nominado republicano a las presidenciales de noviembre en EE UU —y de que suceda al demócrata Obama— planeó sobre la reunión. La alianza Obama-Trudeau también es una alianza anti-Trump.

“No creo que a nadie sorprenda que esté firmemente opuesto a la política de la división, la política del miedo, la política de la intolerancia y la retórica del odio”, dijo Trudeau hace unos días, antes de viajar a Washington. “La diversidad es una fuente de fotaleza y no de debilidad… El miedo no nos hace más seguros, nos hace más débiles”.

http://internacional.elpais.com/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>