Publicado el: Lun, Mar 24th, 2014

OEA: Vergüenza Hemisférica

En pocas palabras

 

-Una confabulación vulgar para impedir que fuese público el derecho de una ciudadana a denunciar violaciones de preceptos constitucionales

-Itamarati, pateó sus tradicionales posturas de principios y calificó de “circo” la denuncia venezolana

Por: Ramón Peña*

 

La reunión del Consejo Permanente de la OEA el pasado viernes quedará como un vergonzoso capítulo en la historia de la diplomacia universal. Una confabulación vulgar para impedir que fuese público el derecho de una ciudadana a denunciar violaciones de preceptos constitucionales y agresión contra principios de la democracia y los derechos humanos en su país. Veintidós representantes de gobiernos, nominalmente democráticos, se constituyeron en amordazadores y montaron una infame comparsa con el disfraz de los famosos monitos del “nada oigo, nada veo y nada digo”.

 

¿Por qué? En el caso del representante de Venezuela, obviamente, por miedo de que se hiciesen públicos los horrores cometidos por sus cuerpos de seguridad y las bandas fascistas que los acompañan. El resto de los corifeos del silencio, no por razones de principios; de haberlas tenido, habrían respondido al pedido del señor representante de Perú, quien los puso en situación embarazosa al solicitarles que al menos esgrimieran sus argumentos.

Entre los censores de la reunión destacaron los representantes de los numerosos países caribeños, que solo abrieron sus bocas para votar por ponerle sordina a la denuncia venezolana, transluciendo su interés en proteger el kerosén que Venezuela les obsequia para que prendan sus cocinas. Otros, como Nicaragua, por filiación ideológica con el autoritarismo del régimen  venezolano y por supuesto, porque recibe mucho mas que kerosén. Uruguay también fue censor;  la antigua “Suiza de América”, cuyo líder de valiente lucha anti dictatorial hace cuarenta años, ahora, en su vejez, se ha dejado vencer por la alcahuetería.

Brasil fue un oprobio del tamaño de su territorio; la que por décadas fuese una Cancillería respetada mundialmente, Itamarati, pateó sus tradicionales posturas de principios y calificó de “circo” la denuncia venezolana. Una velada manera de apurar el pago de los millones que le deben a Odebrecht.

*Analista politico

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>