Publicado el: Lun, Sep 5th, 2016

Opinión: “Colombia partida en dos” por Alvaro Vargas Llosa

Colombia paz

Colombia partida en dos

Todavía no se sabe qué día tendrá lugar el plebiscito para refrendar o no los acuerdos de paz negociados entre el gobierno colombiano y la organización terrorista FARC, ni se conoce el texto definitivo de lo pactado, pero la naturaleza sui géneris de este controvertidísimo proceso dicta que las campañas del “Sí” y el “No” estén ya en marcha.

De un lado están quienes (el gobierno, las FARC, partidos que van desde los de la Unidad Nacional hasta la izquierda, la mayoría de medios de comunicación, sectores amplios de la Iglesia y un abanico de la sociedad civil, bajo la coordinación del ex Presidente César Gaviria) apuestan por el “Sí”; del otro, en favor del “No”, están Álvaro Uribe y su Centro Democrático, una parte del Partido Conservador, la Procuraduría, sectores de la sociedad civil vinculados al interior del país, algunas Iglesias evangélicas y estamentos que han sido parte de la guerra contra las FARC. Los sondeos también están divididos, aunque los más independientes dan hoy una victoria al “No” con algo más del tercio de los votos y un margen de cuatro puntos o más sobre el “Sí”.

Los acuerdos de paz son un parteaguas moral, político y social que en el mejor de los casos acabará con la lucha armada terrorista y la respuesta violenta del Estado, pero dejará a la sociedad enconada por mucho tiempo. Ello, porque los detractores de los acuerdos no aceptan el precio de la paz, o para ser más exacto, creen que el precio es tan alto que no significa la paz. Y porque los partidarios del “Sí” están convencidos de que, no habiendo sido el Estado capaz de derrotar por la vía militar a las FARC, la paz exige pagar un precio que, hechas las sumas y restas, pesa menos en la balanza que el fin de la guerra (incluso este término, “la guerra”, es controvertido: supone, a juicio de los críticos, poner en pie de igualdad a los terroristas y al Estado legítimo).

El lema del “No” -al menos el más audible hasta ahora, expresión del propio Uribe- dice: “Nos queda la opción de decir sí a la paz votando ‘No’ al plebiscito”. Es, pues, una opción por una vía distinta hacia la paz, que no queda del todo clara, salvo que pase por la solución militar que no ha existido desde que en 1964 un grupo de ex guerrilleros liberales, supérstites de la guerra civil contra los conservadores, se alzó en armas. Pero la respuesta del oficialismo y de los partidarios del “Sí” es un lema que quiere cargar de fuerza moral y política los acuerdos de paz, deslegitimando los deseos de paz por vía alternativa de los del “No”: “Quien vote ‘No’ al plebiscito está votando por la guerra”.

El gran dilema

Estamos, quienes observamos desde fuera y tenemos amigos en ambos “bandos” y respetamos los argumentos enfrentados, en un dilema atroz. Si nos inclinamos por los acuerdos de paz, al menos la versión conocida hasta hoy, que es parcial aunque amplia, estamos optando por aceptar que no hay otra vía hacia la paz que un alto grado de impunidad para los delitos y crímenes de lesa humanidad cometidos por el terrorismo y por el Estado que, en respuesta, violó los derechos humanos. Si nos inclinamos por rechazar que esa sea la mejor vía hacia la paz, estamos optando no por una solución alternativa, sino por la reanudación de los enfrentamientos con la esperanza de que, bajo una fuerte presión del Estado, sea posible obligar a las FARC a aceptar castigos reales y limitaciones drásticas a su participación política y civil.

Visto todo esto con la distancia filosófica, si se me permite la ironía, que da el no estar atrapado en el pantano moral que significa ser colombiano hoy, quizá lo ideal es lo que está pasando. Porque si vence el “Sí”, la enorme fuerza movilizadora de los del “No” y en particular de ese caudillo potente que es Uribe darán a Colombia cierta garantía de vigilancia y presión para evitar, o al menos limitar, los peores excesos que se teme que pueda producir la puesta en práctica de los acuerdos. Y, viceversa, si triunfa el “No”, la inversión emocional y psicológica que han hecho millones de colombianos esperanzados en dejar atrás 52 años de muerte y sangre tal vez impida que todo regrese a la “normalidad”, es decir que vuelva la violencia como se la conocía hasta el cese el fuego de las FARC y el gobierno, y fuerce una revisión de los acuerdos de tal forma que, aunque postergados, acaben dándose con mayor consenso.

Trato de decir que, dada la grieta que separa a los colombianos, el hecho de que ambos bandos tengan mucha fuerza acaso sea la mayor garantía de que en el futuro, cualquiera que sea el resultado, las cosas irán mejor que antes.

El SI la tiene cuesta arriba

Sorprende que los del “Sí” y los del “No” no alcancen, sumados, ni siquiera el 70% del voto en los sondeos, dado el alto grado, más de 20%, de respuestas no comprometidas. Salvo que se trate de personas que no quieren revelar su verdadera intención, esto sugiere que un sector está indeciso a pesar de que el debate lleva cuatro años (los cuatro años, o casi, que dura la negociación, primero en Oslo en secreto, y luego en La Habana) o, lo más probable, que se siente marginal a la propia discusión porque su grado de desafección o escepticismo es mayor que su conciencia respecto de lo que está en juego. Quizá es de esperar que, en estos tiempos de rechazo a la clase dirigente, especialmente a la vertiente política, en todo el mundo, también muchos colombianos se sientan ajenos a la vida pública en manos de los de siempre. Pero no deja de llamar la atención, tratándose de algo que no es una elección presidencial sino un plebiscito sobre acuerdos de paz después de medio siglo de violencia terrorista de la guerrilla marxista y grupos paramilitares de signo contrario.

Los hechos objetivos -si tal cosa existe- demuestran que la sociedad colombiana, volcada con la negociación de la paz hace cuatro años, se ha ido deslizando hacia el escepticismo o el temor. Que no más de 30 y pico por ciento apoyen al “Sí” en las mejores encuestas en este momento y que la Corte Constitucional haya tenido que bajar el umbral de la victoria en el plebiscito a 13% del censo electoral, da una idea de lo cuesta arriba que lo tienen el gobierno de Juan Manuel Santos y los partidarios del “Sí”. ¿Qué ha sucedido para que los colombianos se llenen de temores? Fundamentalmente, dos cosas: la campaña exitosa de Uribe y compañía para concentrar la atención de los ciudadanos en el costo de los acuerdos de paz, que son muy altos, como lo son siempre en estos procesos, y la ausencia de una comunicación inteligente por parte del gobierno a lo largo de todos estos años, en parte por ineptitud y en parte porque, para evitar que Uribe explotara la información parcial que se diera desde el equipo negociador encabezado por el ex vicepresidente Humberto la Calle o el propio gobierno, optó por un celo extremo en la divulgación oficial de los avances de la negociación. La ausencia de comunicación sistemática y de una estrategia de “venta” política en simultáneo con los avances de la negociación en La Habana supuso una ventaja para el uribismo y sus aliados.

Un NO a la impunidad

No es este el lugar para desmenuzar los complejos detalles de lo acordado. Basta con decir que en lo esencial los acuerdos de paz suponen que las FARC dejarán las armas y gozarán de una significativa impunidad además de derechos políticos, con una participación garantizada aun si no tienen en este momento respaldo popular. Habrá un uso amplio y generoso de los instrumentos de la amnistía y el indulto para los que hayan participado en la violencia (de cualquiera de las partes, incluyendo al Estado, por supuesto). En el caso de altos mandos y jefes, se establecerá una responsabilidad criminal con sanciones muy leves, que no incluyen la cárcel para quienes hayan aceptado su participación en hechos de violencia, colaborado en las reparaciones para las víctimas y renunciado a repetir sus actos ilegales. Sólo quienes hayan cometidos crímenes mayores y no hayan aceptado su responsabilidad tendrán cárcel efectiva, aunque muy corta, siendo reservadas las condenas mayores, de entre 15 y 20 años, sólo para quienes hayan cometido los más graves actos de violencia y pierdan el juicio.

Junto con la participación política de las FARC, garantizada para la casi totalidad de los victimarios y que pasará por la creación de circunscripciones especiales y probablemente designaciones para el Senado sin urnas de por medio, el tribunal especial que se ocupará de lo anterior -bajo el paraguas de la Jurisdicción Especial para la Paz- es el más controvertido. Lo que no quiere decir que no haya otros que susciten mucha indignación. Los hay, como las zonas donde se ubicarán los miembros de las FARC una vez que empiece la puesta en práctica de lo sustancial y la entrega de las armas, proceso que durará 180 días.

Que unos 15 mil militares estén hoy en la cárcel sentenciados a la espera de un juicio mientras el secretariado de las FARC, liderado por “Timochenko”, disfruta de un estatus internacional (toda clase de gobiernos y la propia ONU, que participará en la parte final, los ven como parte legítima en una negociación de igual a igual con el Estado) subleva a muchos colombianos. Uribe, el Centro Democrático y muchos grupos críticos de esta negociación han sabido apelar a esa sensibilidad en nombre de los más de siete millones de víctimas (contando desde muertos hasta desplazados por la violencia) para cargar de censura moral los acuerdos tal y como se los conocen.

¿Referéndum sobre Santos?

Pero esto no habría bastado para que el “No” se situara en ventaja frente al “Sí”. Ha sido necesario, además, que el gobierno de Santos perdiera popularidad por su gestión en general (que suscita el rechazo de 76% de la población), y que ello coincidiera con el fuerte bajón económico debido al ciclo del petróleo y los minerales, para que los partidarios del “No” pudieran hacer una operación asociativa eficaz. Consiste en que el “No” equivalga a un rechazo no sólo a los acuerdos negociados en La Habana sino a la gestión del gobierno e incluso a fallas de la institucionalidad colombiana.

De allí que Santos haya pedido, inteligentemente, a Gaviria ser el coordinador de la campaña del “Sí” y que muchos grupos partidarios de los acuerdos, como el Verde y el Polo Democrático, situados en la izquierda, no pierdan ocasión de distanciarse del gobierno al mismo tiempo que piden en todo el país el voto afirmativo.

El plebiscito lo ganará, por tanto, el “No” si logra que un número bastante de colombianos asocie los acuerdos con Santos en tanto que administrador del Estado, y lo ganará el “Sí” si los partidarios del mandatario logran disociar ambas cosas en el imaginario de los votantes. En esto se concentrarán ambas campañas, con lo cual el resultado es una monumental ironía: se trata de un plebiscito sobre Santos -tanto si se vota sobre él como si no se vota sobre él- más que sobre los acordado en La Habana.

Fuente: ABC

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>