Publicado el: Sab, Jun 24th, 2017

Opinión: ¡No es constituyente, es autodestrucción!


Por: Lic. Leandro Rodríguez Linárez (Politólogo)

 

“Nada de esto es exageración, dese cuenta que las tragedias que hoy padecemos tendrían entonces basamento constitucional”

Hablar de la ilegitimidad e inconstitucionalidad de la presunta “constituyente” es hacer leña del árbol caído, es mucho más útil prever sus atroces consecuencias en caso que se consuma, esperemos por el bien de la república, de nuestros hijos, solo llegue a lo que es ¡una aberrante pretensión dictatorial!

Lo primero es darnos cuenta del objetivo primordial de la misma: atornillar a la actual clase gubernamental en el poder, protegerla de elecciones democráticas, universales, directas, secretas e inmunizarla de la oposición, así como de instituciones no partidizadas, toda vez que desde el mismo momento de su pretendida instalación (han dicho) irán contra los diputados de la Asamblea Nacional, la Fiscal General de la República y de todo aquel o aquello que sea obstáculo a la tiranía.

En caso de darse la falsa “constituyente” tendríamos también que acostumbrarnos a los mismos personeros del gobierno que han oscurecido la política nacional las últimas dos décadas, ocupando cargos públicos como en un carrusel, donde cada vez “enchufan” a sus familiares y allegados, haciendo de las instituciones del Estado extremidades partidistas alcahuetas de todas las fechorías que hoy pública y notoriamente cometen a pesar de los controles que ofrece la actual carta magna ¡imagínense con una hecha a su medida!

Tendríamos que olvidarnos de políticas sociales reales, de las que realmente ayudan a superar la pobreza e independizan a sus beneficiarios, tendríamos que acostumbrarnos a las “misiones” cuyo único proceso es manipular electoralmente a los más necesitados, evitando superen la pobreza, esclavizándolos a exiguos estipendios o discriminantes financiamientos públicos, sin que sea permitido la superación personal ni familiar, todo debe ser bajo el conformista manto de lo “comunal”, nadie puede ansiar a la independencia económica.

Tendríamos que aceptar definitiva/permanente los controles y racionamientos, mismos que nos han arrastrado a la sobrevivencia indigna. Mientras que todas las naciones de la región (a excepción de Cuba) gozan de estabilidad y crecimiento económico, como resultado de gobiernos que apoyan y promueven a sus connacionales, aquí en Venezuela tendríamos que vivir haciendo lo que el gobierno nos diga qué, cómo, cuándo, cuánto y dónde hacer, lo mismo ocurrirá con nuestra alimentación, los CLAP y el bachaqueo son el producto más representativo de la visión social que se plasmaría en la “nueva constitución”.

¡Seremos más pobres! Pregúntese ¿Quién es su sano juicio invertiría en un país en retroceso? La nueva constitución espantaría definitivamente a los inversores, solamente quedarían el mismo grupo de cómplices internacionales que hoy saquean nuestras riquezas, destruyen nuestro ambiente y entregan recursos a un gobierno inauditable, la escasez e inflación de hoy serán un bonito recuerdo de cara a lo que viene sí se permite la nueva constitución madurista.

Nada de esto es exageración, dese cuenta que las tragedias que hoy padecemos tendrían entonces basamento constitucional. @leandrotango

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>