Publicado el: Sab, Jul 23rd, 2016

Opinión: Resultado del cansancio, por Luis F. Córdova R.

Resultado del cansancio

Resultado del cansancio

Una sociedad muere cuando sus integrantes empiezan a velar solo por sus intereses.

De la lucha a la resignación, convertida en felicidad, así es como muere una sociedad que era próspera y creativa. El socialismo llego para quedarse y ese es el resultado de un cansancio no físico sino mental, por el que está transitando el venezolano.

Un cansancio reflejado en la derrota que se ve en los rostros que a diario vemos haciendo cola, porque su única lucha en la vida se concentró en comer; ese es uno de los grandes logros del socialismo del siglo XXI, eliminarle las ganas de lucha al ciudadano, cambiándoselas por necesidades para complacer únicamente al estómago.

El régimen de una manera exitosa jugo al cansancio del ciudadano, logrando grandes triunfos dentro de una sociedad que nunca logro unirse como tal, permitiendo la destrucción de las bases de la moral y la dignidad. Cuando hablo de los logros del régimen, son los que vemos en la sala de espera de Maiquetía, en la cantidad de santa-marías abajo, del ausentismo laboral y estudiantil, en ver a una sociedad débil anímicamente y con su salud en riesgo.

Otro de los logros es el cansancio electoral, porque a pesar que el opositor ha logrado algunos triunfos por medio del voto, no ha visto ningún cambio a su favor. Cada día que pasa el régimen se empodera más y la oposición se debilita aún ganando.

El ciudadano venezolano aunque no quiera reconocerlo, se cansó, bajo la cabeza, así vote o firme, porque no tiene el coraje de cambiar la comida por la libertad.

El socialismo en Venezuela logró cambiarle el sentido de lucha al venezolano y le fue muy fácil; con banderas, discursos políticos llenos de patriotismo, himnos y consignas nacionalistas, los fueron llevando por el camino del conformismo. Hoy vemos a una sociedad sin identidad, desesperada por conseguir un carnet para poder adquirir alimentos en algún abasto asiático, buscando como ser inscrito en una cadena de supermercados para comprar productos regulados coordinados por alguna junta comunal, preocupados para ser tomados en cuenta, para que le vendan una de las bolsas de comida o poder entrar en un programa de distribución de medicamentos.

Esto se cuenta, se escribe y no se cree, pero lamento decirles que ésto es lo que se vive en cada esquina de esta bella Venezuela.

Hace días muchas personas firmaron en busca de un cambio, y ¡Si lo lograron! Pero lograron que los revocaran de sus puestos de trabajo solo por pensar diferente al régimen, pero estas personas no han conseguido ningún apoyo por parte de los líderes de la oposición, triste… terminan más cansados, al versen de nuevo engañados y traicionados.

Volvamos a la realidad que nos explica Milton Friedman ; Siempre se ha argüido que el problema del capitalismo es que es materialista, mientras que el colectivismo puede permitirse prestar atención a lo no material. Pero la experiencia ha sido exactamente la contraria. No hay sociedades que hayan enfatizado los requisitos materiales del bienestar como las colectivistas. Son las sociedades libres las que, de lejos, han permitido un mayor desarrollo a los aspectos inmateriales, espirituales, artísticos del bienestar.

Pero también nos recuerda que una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad, no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas. ¡Tenemos que cambiar!

Quisiera encontrar la fórmula para lograr un despertar de conciencias, en donde el sentido de la vida no sea comer, que de paso es un acto natural, sino que sea el amor a la libertad, el respeto a la propiedad y el bienestar de la sociedad.

Pero más pudo el poder de pocos que el deseo de muchos, el miedo paralizó el país y permitió que los que están en el poder, sean los amos de una manada que solo piensa en comer, para después ser sacrificada ideológicamente.

Como quisiera que fuéramos como el pequeño movimiento que hace la mariposa amarilla con su aleteo diminuto, que con su acción, sin importar el tiempo que pueda pasar, pueda causar un gran terremoto. Venezuela, un país que está lleno de personas buenas pero no justas.

El hombre libre debe de luchar por la Isonomía, para que pueda ver a sus hijos disfrutar con tranquilidad.

Fuente: Atraco al pueblo

------

------