Publicado el: Sab, Abr 1st, 2017

Opinión: Vandalismo político

facchin
FERNANDO FACCHIN B.

El vandálico “circo” montado el viernes 31.03 y sábado 01/04 entre el Miraflores/TSJ/Fiscal/TSJ, ha sido una cínica demostración del vandalismo político en ejercicio impuesto por el régimen.

El vandalismo político no es solamente un simple acto de barbarie, sino el más astroso y descarado proceso político actual. Hoy se bloquea, por todos los medios posibles, la acción cívica de la sociedad. Este proceso vandálico se presenta como el resultado de la manipulación, del odio, del resentimiento social madurado por mentes perversas e infectado de agresividad o del sicariato político adoctrinado por la intervención cubana, este vandalismo confina a sus practicantes dentro de los estrechos límites de su propia conciencia, el vandalismo político opera fieramente, con plena conciencia, en contra de la sociedad y la degradación de la institucionalidad.

Ante el vandalismo político, Venezuela se encuentra ante un grave peligro, pero también ante una gran esperanza y, “La esperanza es como el sol, arroja todas las sombras detrás de nosotros.” S. Smiles., tenemos una heroica resistencia parlamentaria defendiendo la libertad, la dignidad, los valores humanos y sociales universales, ante un canalla que ha tirado por la borda toda forma de integridad, un autócrata afectado de nihilismo, por cuanto niega reiteradamente los valores intelectuales y morales de la sociedad, rechaza el interés colectivo e implanta una “canallocracia”.

Esos funestos personajes y sus cortesanos no son más que depredadores sociopolíticos/judiciales, que ven en las arcas del tesoro público la oportunidad de obtener las ventajas materiales que serían incapaces de obtener bajo su propio esfuerzo e intelecto, su mayor esfuerzo está en restringir la libertad y la energía democrática del pueblo, lo que solo conduce a una opresión sistemática, a una desmedida corrupción y a “una guerra de maniobras turbias” a la que hay que darle una respuesta contundente, sin miedo.

El descontrol en el que se ha sumido el régimen desde el fin de semana ha reflejado brutalmente la precaria debilidad de los poderes oficiales del país Debemos analizar un nuevo modelo para la conducción del Estado: El vandalismo político lo tenemos a la vista cuando el Judicial, por ejemplo, en su mayor parte se arroga la facultad de ponerle candados a la soberanía popular, al parlamento, mediante métodos heterodoxos con miras a crear una inmensa confusión.

¿De dónde salen los radicales y anarquistas nombrados sin mérito para ostentar el rango de “magistrados”, quienes ejecutan las acciones deplorables que siembran el caos político en una suerte de falacias jurídicas para orquestar una forma vil de guerra fría contra la colectividad nacional?

Por eso las palabras del réprobo, indigno sujeto que funge de presidente con prepotencia inaudita, habla de “yo y más yo” con un cinismo aberrante. El vandalismo político se cierra cuando los “magistrados” siguen a pie juntillas las líneas vandálicas de Miraflores, las hacen suyas y son capaces de ir en contra de la soberanía popular pretendiendo degradar al parlamento. ¿Hasta cuándo vamos soportar los venezolanos? QUE NO SE CALLE LA CALLE.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>