Publicado el: Mie, Mar 23rd, 2016

Reunión y discurso de Obama han sido un espaldarazo a la oposición en Cuba

obama con disidentes
Califican el encuentro como positivo y agradecen la receptividad del presidente
Berta Soler consideró que debió ser más específico en su defensa de los derechos humanos
José Daniel Ferrer afirmó que “más claro no pudo ser

Pese a los arrestos ocurridos el fin de semana, el presidente Barack Obama pudo reunirse el martes con 13 opositores y representantes de la sociedad civil, en un encuentro que varios de los participantes percibieron como un espaldarazo al movimiento opositor en Cuba.

La reunión, celebrada en la embajada estadounidense, había despertado gran interés, y la Casa Blanca había insistido en que el gobierno cubano no decidiría sobre la lista de invitados, pero las detenciones el domingo de unos 50 activistas y opositores, incluidos dos de los invitados a la reunión, habían generado temores de que las autoridades les impidieran asistir.

“Creo que el objetivo del presidente Obama se cumplió en cuanto a expresar con este encuentro abierto con nosotros un mensaje muy claro de reconocimiento humano y apoyo moral” a la sociedad civil en Cuba, opinó Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

El evento “transcurrió en una atmósfera de gran cercanía humana”, añadió.

Antonio Rodiles, coordinador del Foro de los Derechos y las Libertades, quien fue detenido el mismo día en que arribó Obama a Cuba, dijo que el encuentro con el Presidente fue “muy positivo”.

Obama en Cuba: ‘es hora de dejar el pasado atrás y ver el futuro’
El presidente Barack Obama da un discurso histórico en el Gran Teatro de La Habana, en donde aboga por la reconciliación de todos los cubanos y un futuro democrático para Cuba.

Al igual que Dagoberto Valdés, director de la revista católica Convivencia, Rodiles consideró que había sido un gesto muy significativo que Obama dedicara una hora y 40 minutos, en una reunión formal, a escuchar las opiniones de los activistas y disidentes.

Valdés, por su parte, destacó el respeto que mostró Obama hacia la sociedad civil cubana, así como su “capacidad de escucha y serenidad”.

El intelectual laico también valoró positivamente la posibilidad de que “cada uno de los participantes ya sea que discreparan de su política hacia Cuba o estuviéramos a favor, pudiéramos expresar con toda transparencia y respeto nuestra opinión”, lo cual también consideró como una señal de la madurez de la sociedad civil cubana.

El coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, comentó a el Nuevo Herald que había sido el primero en conversar con Obama y “felicitarle por el discurso de hoy”, por el cual “la inmensa mayoría de los cubanos le agradecía mucho”.

Ferrer abordó en la reunión la necesidad de recibir ayuda de expertos para “aumentar nuestra capacidad para llevar información a la población y ayudarlos a burlar la censura” gubernamental.

La UNPACU se ha volcado a entrevistar y publicar videos de cubanos en el Oriente del país y es una organización muy activa en las redes sociales.

En más de una ocasión, Ferrer ha manifestado su apoyo a la nueva política hacia Cuba dictada por Obama, pues la considera “muy inteligente, muy positiva, muy apropiada, no para resolver nuestros graves problemas–que solo los podemos resolver los cubanos– pero sí para apoyarnos para seguir luchando por la libertad”.

Una de las voces críticas que escuchó Obama, fue la de la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, quien recalcó que el hecho de la reunión era algo positivo y agradeció al Presidente por ser “receptivo”, pero consideró que el encuentro “no va a ser resolver los problemas de mi país porque los que tenemos que resolver nuestros problemas somos los cubanos, aunque para eso queremos contar con el apoyo del gobierno americano”.

Soler pidió a Obama que se pronunciara más claramente sobre una amnistía de los presos políticos y le dijo que debía condicionar el progreso en las negociaciones al cese de la “violencia policial”.

“Le dijimos que no era el momento para que llegara a Cuba, ya que expresó que llegaría a Cuba si había avances en los derechos humanos” y a unas horas de su arribo el domingo, “el mundo entero” estaba viendo las detenciones de las Damas de Blanco.

El opositor Guillermo Fariñas, dijo que pese a no estar de acuerdo con la política de Obama hacia Cuba, había salido complacido del encuentro. “Al final llegamos a la conclusión de que todos teníamos la misma estrategia de potenciar a Cuba pero algunos quieren hacerlo de una manera y otros de otra”, comentó.

Fariñas calificó a Obama de “humilde y sincero”, alguien que quiere impedir una transición traumática en la isla pero que podría jugar un papel más activo como mediador entre el gobierno y la oposición.

Los participantes destacaron que el presidente conocía los nombres de cada uno de ellos, escuchaba atentamente y tomaba notas.

En la reunión también participaron el rapero y ex preso político Ángel Yunier Remón Arzuaga, conocido como El Crítico; la abogada Laritza Diversent; el líder de Arco Progresista, Manuel Cuesta Morúa; los activistas por los derechos de la comunidad LGBT, Juana Mora Cedeño y Nelson Álvarez Matute, así como las periodistas independientes Miriam Celaya y Miriam Leiva.

Quien no estuvo entre las participantes fue la bloguera Yoani Sánchez, quien no se reunió con el Presidente sino con el asesor Ben Rhodes, junto a otros tres periodistas independientes en un encuentro que sesionó también en la embajada el martes.

Rodiles y Soler tuvieron palabras críticas para el discurso pronunciado por Obama en la mañana en el Teatro Nacional.

“Fue un discurso frío, habló de libertades y detenciones arbitrarias pero queríamos escuchar una condena a las violaciones a los derechos humanos” y un llamado al “cese de de la violencia”, dijo Soler.

Por su parte Rodiles, opinó que Obama había “bordeado” los temas más complicados sin hablar directamente de ellos y que había esperado una “clara condena de la situación que estamos viviendo”.

Ferrer y Valdés tuvieron una percepción distinta del discurso.

Sobre la defensa que realizó Obama de la democracia y el respeto a los derechos humanos, Ferrer consideró que “mas claro no pudo ser” y aseguró que “el discurso estuvo en total sintonía con el sentir de muchísimos cubanos y nuestra visión de lo que debe ser un discurso del presidente de los Estados Unidos en un país totalitario”.

Valdés destacó que “Obama pronunció algunas frases que son clave y que facilitan nuestro trabajo desde la sociedad civil”, en particular que “es el pueblo cubano quien debe realizar los cambios y EEUU no va a decidir por el pueblo cubano”.

A la salida de la embajada, junto a grupo de curiosos, policías y operativos de la seguridad vestidos de civil, Daniel Llorente Miranda, de 52 años, se paró a esperar la salida de Obama con una camiseta con la bandera cubana y una bandera estadounidense sobre sus hombros.

“Fue un discurso muy honesto y muy esperanzador. El gobierno de Estados Unidos no puede venir a imponer libertad, tiene que ser el pueblo cubano el que se lo diga al gobierno”, comentó. “La libertad no cae como agua del cielo”.

Ningún policía se atrevió a molestarlo por portar la bandera de Estados Unidos.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres
Fuente: http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article67622892.html#storylink=cpy

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>