La tumba de Pablo Escobar

La tumba de Pablo Escobar

Las series y películas que pueden presumir de ser populares a nivel mundial tienen la capacidad de acercar destinos a millones de personas, culturas y momentos históricos que de otra forma hubiesen quedado fuera del radar para la gran mayoría.Existen innumerables casos a lo largo de la historia de programas de televisión y largometrajes que han sabido cambiar la reputación e imagen de ciudades y países en base a una historia interesante y personajes atractivos.

Sin ir más lejos, el ejemplo de Miami Vice (“División Miami” en algunos países de Latinoamérica) es uno de los más representativos del fenómeno. La serie logró colocar a la “Capital de las Américas” en el menú de destinos turísticos de categoría internacional, a medida que luchaba por borrar la mala fama que el tráfico de drogas y el crimen le habían dejado impregnada.

Hacienda La Manuela se ha convertido en el sitio elegido por turistas para participar de batallas de paintball. Es una antigua mansión de fin de semana del capo narco Pablo Escobar

Hacienda La Manuela se ha convertido en el sitio elegido por turistas para participar de batallas de paintball. Es una antigua mansión de fin de semana del capo narco Pablo Escobar

Pero si se trata de elegir a un nuevo representante máximo de un producto audiovisual que ha logrado colocar a un nuevo destino en el mapa mundial, sin lugar a dudas esa ha sido la popular serie “Narcos” de la plataforma Netflix.

En la era del streaming, donde rivales como Amazon Video, HBO y Apple pelean cabeza a cabeza para conquistar a un mercado en crecimiento, compuesto por una audiencia de cientos de millones que gradualmente abandona contenidos emitidos en la televisión tradicional sin tener que estar atados a horarios fijos o padecer de las eternas tandas comerciales, Netflix continúa apostando a una serie que ha sido bien recibida a nivel mundial ya en su tercera temporada.

La historia que explora la vida de Pablo Escobar, el sanguinario capo narco del cártel de Medellín que logró poner a Colombia de rodillas durante gran parte de la década de los ochenta y amenazó con desafiar al poder de los EEUU y su agencia antinarcóticos, ha sido adaptada para mostrar no sólo el mundo de poder, plomo y dinero de los traficantes de drogas sino también la vida de los hombres que pusieron todo en riesgo para acabar con ellos.

Miles de turistas llegan a Medellín cada mes para visitar la tumba de Pablo Escobar. Entre ellos, el rapero estadounidense Wiz Khalifa, quién el pasado marzo generó controversia al compartir una fotografía desde dicho sitio

Miles de turistas llegan a Medellín cada mes para visitar la tumba de Pablo Escobar. Entre ellos, el rapero estadounidense Wiz Khalifa, quién el pasado marzo generó controversia al compartir una fotografía desde dicho sitio

Pero ha sido la ciudad de Medellín, cuna del cártel narco homónimo que estuvo bajo el control de Escobar y sus secuaces e hizo de plataforma principal para el manejo de gran parte de la exportación de cocaína desde Colombia a los EEUU hasta la muerte de su capo, la que se ha convertido en un popular destino turístico por los motivos menos esperados.

Según consigna la publicación de negocios Bloomberg BusinessWeek, distintos sitios que fueron recorridos por Pablo Escobar se han vuelto las principales atracciones de la ciudad colombiana, fenómeno que ha generado no sólo un considerable impulso para la industria turística local sino también una importante polémica en torno a la trivialización de uno de los períodos más oscuros en la historia de la nación sudamericana.

Hoy día turistas provenientes de todo el mundo pueden realizar distintas actividades englobadas bajo un nicho que hoy se conoce como “narco turismo”, entre las que se encuentran batallas de paintball en hacienda La Manuela, una antigua propiedad de Pablo Escobar en el idílico pueblo de Guatapé, donde los visitantes suelen encarnar a agentes de la DEA desafiando a malévolos sicarios ficticios.

La figura de Pablo Escobar simboliza el doloroso pasado reciente de Colombia

La figura de Pablo Escobar simboliza el doloroso pasado reciente de Colombia

Pero las singulares opciones de entretenimiento no terminan allí. Los turistas pueden visitar la tumba de Escobar y el lujoso complejo de apartamentos donde vivía su familia antes de verse obligada a abandonar el país.

Según la investigación llevada adelante por Bloombergaquellos con presupuestos más holgados pueden pagar cientos de dólares para coordinar encuentros con parientes y ex miembros de la banda criminal de Escobar, para de esta manera tener una mirada “íntima” al mundo de uno de los criminales más poderosos de nuestra generación.

Un estudio llevado adelante por TCI Research, una agencia basada en Bruselas, estima que uno de cada diez visitantes extranjeros son atraídos a Colombia por un programa de televisión, streaming o película que narra una historia en dicho territorio, desde una narrativa enfocada en el mundo narco a una inocente telenovela de alcance internacional.

La Casa de la Memoria es un museo local creado para servir de recordatorio de los conflictos recientes que vivió el país

La Casa de la Memoria es un museo local creado para servir de recordatorio de los conflictos recientes que vivió el país

Pero independientemente del obvio beneficio económico que genera para la ciudad,muchos residentes y miembros del gobierno local han demostrado su descontento por la popularidad de los mencionados tours narco que olvidan destacara en la gran mayoría de los casos, el costado más oscuro de la era Escobar.

Según reporta Bloomberg, fue el propio alcalde de Medellín Federico Gutiérrez quien ha hecho público su descontento al ver como distintas figuras del mundo del entretenimiento no tomaban con seriedad la gravedad y el macabro peso histórico de la figura del capo narco popularizado por la serie de Netflix.

“Es un gran negocio para muchos” dijo Gutiérrez en entrevista a una radio local. “Todo aquel que quiera venir a Medellín a conocer la historia de Escobar y el narcotráfico será bienvenido. Pero seremos nosotros, la ciudad, quienes vamos a contar esa historia” agregó.

Dos décadas de bombas, secuestros, asesinatos y la corrupción más obscena han dejado a muchos con una herida abierta que todavía no ha cicatrizado del todo. Con más de 200.000 personas muertas en conflictos a lo largo de los últimos cincuenta años, Colombia se encuentras atravesando un proceso de reinvención observado por todo el mundo.

Los más de 2.9 millones de visitantes que llegaron a Colombia en 2016, representan un aumento del 57 por ciento con respecto a 2012. “Colombia es un paraíso que el mundo quiere conocer” tuiteó el presidente Juan Manuel Santos recientemente. Sin lugar a dudas, quienes visiten el país buscando revivir una era afortunadamente terminada, seguramente logren borrar para siempre con los negativos estereotipos del pasado.

Fuente:infobae.com