Publicado el: Vie, Feb 12th, 2016

Paciencia Social

asamblea-nacional-de-venezuela
FERNANDO FACCHIN B.

Hoy más que nunca hay que invocar el pensamiento magistral del Libertador Simón Bolívar: “La soberanía del pueblo es la única autoridad legítima de las naciones”. La soberanía está en la nueva AN.

Cómo respuesta a la crisis política y conscientes de su gravedad y del daño infligido al país y sus ciudadanos, el 6D “la soberanía del pueblo” pronunció un juicio político contra un régimen depravado con una plataforma legislativa de mediocres e incapaces en avanzado estado de putrefacción política y social.

Elegimos un nuevo parlamento que lleva adelante un proceso de cambio político urgente para el rescate y consolidación de la democracia, la dignidad y la soberanía nacional.

La AN cuenta con un importante consenso sociopolítico para llevar a cabo su titánica labor de rescate de la institucionalidad, constitucional y democrática, en ese contexto juega un papel preponderante de legislación, control y elección de funcionarios capaces y honestos, de tal manera que se constituye en un factor protagónico, eje central para la conducción del país hacia el cambio requerido, tomando en cuenta la necesaria paciencia sociopolítica.

Ante la creciente conflictividad social, política y económica creada maliciosamente por el régimen, la cual insisten en intensificar cada día, aun cuando su continuidad está deslegitimada en el sistema sociopolítico, enfrentando un escenario inestable que les produce terror ante el nuevo parlamento con personajes renovados, muchos jóvenes y mejor preparados.

Cuando la paciencia se siente agotada, surge “el síndrome de la impaciencia” y la esperanza enflaquece, pero ambas deben ir de la mano; por esa razón se hace imperiosa la capacidad social de paciencia, de sacrificio y esperanza, para la recompensa de mañana, a eso podemos llamar confianza política en el parlamento, la espera necesaria no debe convertirse en intolerancia social.

En la mayoría de los legisladores se advierte una fuerte coincidencia acerca de la necesidad de fortalecer la unidad para lograr una gestión legislativa y de control que cumpla a cabalidad su papel de elemento imprescindible en el proceso de cambio y rescate de la democracia y el fortalecimiento e independencia de las instituciones, de tal manera que se impone la política del pacto social y se desecha el “ordeno y mando”, esperando que el régimen asuma su “mea culpa” por su equivocada política que ha destruido el país y perjudicado gravemente la cohesión social y la productividad de la economía y así surja la anhelada renuncia.

Dijo A. Einstein: “Mi Dios no podemos resolver los problemas con los mismos esquemas de pensamiento que han dado lugar o permitido su aparición”.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>