Los eurodiputados expresaron su “grave preocupación” por la “cada vez más deteriorada situación en Venezuela”, tanto en la calidad de la democracia, los derechos humanos y la situación económica y social.

El objetivo del PE con esta resolución es encontrar una “solución constructiva” a las crisis económica y energética, así como al aprovisionamiento de comida y medicinas”, que está provocando “el deterioro de la tensión social”.

Los principales partidos de la Eurocámara habían pactado en la víspera el contenido de la resolución y ya advirtieron que no se iba a admitir ninguna enmienda, por lo que las presentadas por los parlamentarios de Izquierda Unida y Podemos fueron rechazadas.

Izquierda Unida votó en contra de la resolución y Podemos se abstuvo.

La portavoz de Podemos en el PE, Tania González, afirmó que la situación en Venezuela “es de gran complejidad”, que hay que mejorar las condiciones de vida y que todas las partes deben “inmiscuirse en la promoción de los derechos humanos”.

Dijo que esta resolución se ha convertido “en un instrumento del beneficio electoral de terceros y no en beneficio de las personas” y lamentó que el rodillo -en alusión a socialistas y populares- haya impedido la aportación de otras fuerzas políticas.

El PE manifestó su preocupación por el “bloqueo constitucional” y el “uso por parte del Ejecutivo de los poderes del Estado para controlar la Corte Suprema y el Consejo Nacional Electoral”, e impedir “la aplicación de las leyes de las iniciativas adoptadas por la Asamblea Nacional”.

Por ello se le pide al Gobierno de Venezuela que “respete la ley” y el principio de la separación de poderes.

Fuente: Efecto Cocuyo