Publicado el: Jue, Oct 20th, 2016

PDVSA admite riesgo de quiebra en alucinante estrategia para atraer inversiones

pdvsa600X400
Petróleos de Venezuela, que intenta obtener unos $5,000 millones en una crucial pero poco atractiva oferta de canje de bonos, sorprendió dos veces a los mercados esta semana, primero al anunciar que podría caer en default si la operación fracasa y luego cuando su presidente dejó plantados a los inversionistas en una teleconferencia donde debía dar explicaciones.

El Nuevo Herald/ANTONIO MARÍA DELGADO

El resultado final fue una ola de ventas que tumbó los precios de los bonos de PDVSA, en la medida en que un mayor número de inversionistas institucionales llegaba a la conclusión de que los administradores de la quinta mayor petrolera del mundo no saben lo que están haciendo, dijeron analistas.

El plantón del presidente de PDVSA, Eulogio Del Pino, se produjo en momentos en que aumenta la incertidumbre sobre el futuro de la estatal petrolera, que debe pagar cerca de $7,500 millones en servicio de deuda en los próximos 12 meses en el marco de bajos precios del petróleo y la peor crisis económica en la historia moderna de Venezuela.

Pero en lo que sorprendió a muchos, fue la propia PDVSA la que salió esta semana a advertir que enfrenta serias dificultades para cumplir con sus deudas.

“Si las ofertas de canje no son exitosas, podría ser más difícil para la compañía hacer pagos programados de su deuda existente, incluyendo los bonos existentes, lo que resultaría en que la compañía evalúe todas las opciones alternativas”, advirtió PDVSA en un comunicado que encendió las alarmas de los mercados.

Y lo que es peor, la empresa dejó entrever que la posibilidad de un incumplimiento de deuda podría impactar la producción de crudo en Venezuela.

“Nuestra liquidez y capacidad de generar efectivo depende de muchos factores que escapan de nuestro control, y cualquier incumplimiento de nuestras obligaciones de deuda pudiera perjudicar nuestro negocio, condición financiera y resultados de operaciones”, señaló la empresa.

El insólito pronunciamiento de insolvencia sacudió a los mercados, siendo precisamente lo que los tenedores de deuda no quieren escuchar cuando se les está pidiendo que extiendan el crédito.

Pero la gota de derramó el vaso en realidad vino después, en la teleconferencia convocada por PDVSA para explicar sus comprometidas finanzas.

“Fue un desastre total, Del Pino no apareció. Dijeron que se había reunido con (el gobernante Nicolás) Maduro y que trataría de llamarnos desde allá. Estaba la presidenta de Finanzas en la llamada, pero ella no dijo una sola palabra. Hubo preguntas y el jefe de operaciones las tomó pero nunca llegó a contestarlas”, relató Russ Dallen, socio gerente de la firma Caracas Capital, quien estuvo en la llamada.

“Las conclusiones que salieron de la llamada fueron dos. Primero, no tienen dinero. Dos, son tan incompetentes que no están jugando cuando dicen que PDVSA va entrar en default si fracasa el canje”, agregó.

La teleconferencia del martes terminó por convencer a muchos tenedores de deuda que el de PDVSA es un caso perdido.

Después de 20 minutos del inicio de la conferencia, los inversionistas comenzaron a vender los bonos de PDVSA. “Dios mío, esta gente no sabe lo que está haciendo, no entiende cómo funcionan los mercados”, dijo uno de ellos.

Entre los vendedores del martes se encontraban dos clientes de Caracas Capital, quienes se desprendieron de posiciones de la empresa estatal valoradas en $30 millones, relató Dallen.

Las sorpresivas revelaciones de PDVSA sobre sus finanzas se produjeron justo cuando la empresa anunciaba que había decidido prorrogar por tercera vez el vencimiento de oferta para canjear al menos un 50 por ciento de los $5,325 millones en bonos que vencen en el 2017, por títulos que vencerían en el 2020.

La empresa extendió el vencimiento hasta el viernes dado que el número tomadores suma un “porcentaje sustancialmente inferior al 50 por ciento del monto total del capital de los bonos existentes” aún cuando la oferta inicial ya había sido endulzada considerablemente.

Esa falta de interés es precisamente la razón por la que Del Pino decidió asomar la posibilidad de que PDVSA declare un incumplimiento de deuda, dijo desde Washington Antonio De La Cruz, director ejecutivo de la firma Inter American Trends.

Pero ese no era un mensaje que estaba dirigido a los inversionistas institucionales sino a los tenedores de bonos venezolanos con vínculos con el gobierno que podrían estar negándose a canjear los papeles apostando que a la vuelta de pocos meses, cuando los papeles venzan, PDVSA cumplirá con sus obligaciones, como lo ha hecho hasta ahora, y en ese momento se embolsarán jugosas ganancias, explicó De La Cruz.

Dado que esos bonos se negocian actualmente con un descuento mayor de 20 por ciento, ellos estarían en posición de obtener ese porcentaje en ganancia cuando los papeles comiencen a vencer en abril, dijo.

“Ellos están apostando a que pájaro en mano es mejor que dos pájaros dentro de cuatro años”, señaló De La Cruz. “Ante eso, es que Del Pino sale con este juego rudo, y les están diciendo que si el canje fracasa, PDVSA podría entrar en incumplimiento”.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>