Published On: lun, Jun 18th, 2018

Pedro Sánchez quiere gobernar hasta 2020 y acercará a Cataluña a los presos del ‘procés’


Sánchez olvida el compromiso de ir a las urnas y pretende agotar la legislatura
El presidente del Gobierno considera «razonable» acercar a los líderes independentistas presos a las cárceles catalanas cuando termine la fase de instrucción
Reconoce que no hay mayoría para derogar toda la reforma laboral pero sí algunos aspectos. Apuesta por el destopaje de las cotizaciones máximas a la Seguridad Social

Pedro Sánchez presentó la moción de censura asegurando que su Gobierno convocaría elecciones «cuanto antes». Sus principales colaboradores, José Luis Ábalos y Adriana Lastra, así lo manifestaron públicamente. Pero una vez alcanzado el poder ese compromiso ha quedado hecho cenizas. Primero se fue modulando, pero es ya definitivamente un compromiso olvidado. El presidente del Gobierno anunció ayer en TVE, en su primera entrevista tras acceder al cargo, que su «aspiración es agotar la legislatura» y «convocar las elecciones en el año 2020».

En su primera entrevista, tras casi tres semanas en el cargo, Sánchez dejó multitud de titulares para marcar la posición del Gobierno en los temas que están marcando la actualidad estos días. Sánchez avanzó que esta semana se cerrará la fecha de sus reuniones con los cuatro presidentes de la comunidades históricas (País Vasco, Cataluña, Galicia y Andalucía). Aunque con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, le verá por primera vez este viernes, ya que coincidirá con él en la inauguración de los Juegos del mediterráneo que se celebran en Tarragona y a la que acudirá con el Rey.

A ese primera encuentro con Torra, la reunión oficial será en torno a «la primera semana de julio», Sánchez llega con un mensaje: Le parece «razonable» trasladar a los líderes independentistas a cárceles catalanas «una vez termine el periodo de instrucción». El presidente del Gobierno quiso diferenciar este caso del de los presos de ETA -«nada tiene que ver una cosa con la otra»- porque sobre éstos pesan condenas en firme y el tratamiento tiene que ser de forma «individualizada». Pero Sánchez abrió la puerta a abordar ese camino. La política de dispersión de los presos de ETA se planteó como una parte más de la política antiterrorista, pero Sánchez consideró ayer que «tras disolución (de ETA) es evidente que hay que abordar el fenómeno de otra manera, con una política penitenciaria distinta».

Primera visita a Francia
Sánchez anunció además que romperá la tradición de sus últimos antecesores en La Moncloa y que su primer viaje oficial como presidente del Gobierno no será a Marruecos sino a Francia. Un encuentro que será esta misma semana, ya que mantendrá un encuentro con el presidente francés, Emmanuel Macron, este mismo sábado en París. Un encuentro al que seguirán otros a Berlín y Lisboa sus próximas paradas. Sobre el viaje a Marruecos indicó que probablemente se posponga para «el segundo semestre de este año», aunque dijo que fue al primer ministro marroquí al primera mandatario que llamó.

Sobre las prioridades del Gobierno Sánchez dejó claro que desmontar la acción del Gobierno de Mariano Rajoy es parte esencial de su agenda. Aseguró que le gustaría derogar tanto la ley de seguridad ciudadana como la reforma laboral, aunque reconoció que hay más consenso en el parlamento para lo primero que para lo segundo. «No hay mayoría para derogar en su totalidad la reforma laboral», pero sí para «retocar algunos puntos muy lesivos», entre los que citó la ultractividad de los convenios o el artículo 42 del Estatuto de los trabajadores.

Sobre RTVE instó al Congreso a poner en marcha la renovación en base al acuerdo alcanzado por todos los grupos salvo el PP, y advirtió que de lo contrario «el Gobierno no va a mirar a otro lado», aunque previamente abogó por «respetar el acuerdo parlamentario», por lo que sus palabras suenan más a advertencia para que se proceda a convocar ya el concurso público. El propio PSOE, y después el resto de la oposición, impidieron el acuerdo la semana pasada después de que los letrados del Congreso planteasen unos criterios técnicos que estos grupos no aceptaron.

Además de la reforma laboral, el presidente del Gobierno habló de pensiones y apostó por revisar la actual política de bonificaciones de la Seguridad Social y por «destopar» las cotizaciones sociales para garantizar la sostenibilidad de las pensiones públicas, así como por introducir «nuevas figuras impositivas». Sánchez ha propuesto hasta ahora un impuesto a las transacciones financieras para contribuir al sistema de pensiones, pero en cambio no ha especificado si ha dicho que no le agrada el tributo a las tecnológias planteado por el anterior Gobierno porque tiene una capacidad recaudatoria «muy baja». Por otra parte, el destopaje de la cotización máximas es una propuesta que tradicionalmente han reclamado las centrales sindicales y que en cambio no es del agrado de la patronal empresarial.

Sobre la decisión del Consejo de Ministros de revertir el Real Decreto de 2012 para volver a un modelo de completa universalidad en la sanidad pública, Sánchez manifestó que eso supondrá también el fin del copago farmacéutico, pero no planteó que fuera a ser inmediato: «El debate es ver cuándo vamos a poder acabar con el copago. Estamos mirando las cuentas. Vamos a ver si hay suficientes recursos».

Fuente:ABC

------

------

Displaying 1 Comments
Have Your Say

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>