Published On: vie, Sep 6th, 2013

Peligra el voto a favor de Obama en el congreso americano

 La mayoría republicana acentúa su oposición a Obama y al ataque a Siria

Obama apenas obtuvo el voto de tres republicanos en el comité de Relaciones Exteriores del Senado

 

 

Las últimas gestiones de la Administración norteamericana ante el Congreso han dejado en evidencia que son muy pocos los republicanos dispuestos a dar un voto de confianza al presidente y respaldar sus planes militares en Siria, lo que, unido a las dudas crecientes sobre la confianza que merecen los rebeldes de ese país y a la pasividad general de la comunidad internacional comprobada en San Petesburgo, aumenta la incertidumbre sobre el desenlace de esta crisis.

La posibilidad de infligir a Barack Obama una derrota que podría acabar destruyendo su prestigio y su presidencia es demasiado tentadora para algunos congresistas que llevan años combatiendo al presidente y poniendo obstáculos a su gestión, entre ellos muchos que apoyaron la guerra de Irak. Como se pudo comprobar el miércoles en la comparecencia del secretario de Estado, John Kerry, ante el comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, varios miembros vinculados al Tea Party ven el ataque a Siria como una cortina de humo para ocultar otros presuntos escándalos que les preocupan más, como el fiasco del consulado de Bengasi, las actuaciones discriminatorias de la agencia fiscal o los programas de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

También en el Senado, donde Obama únicamente obtuvo el apoyo de tres republicanos en el comité de Relaciones Exteriores, se comprobó la dificultad de la misión que la Casa Blanca tiene por delante. Hasta Donald Rumsfeld, el secretario del Pentágono de George W. Bush, ha declarado que las pruebas que Obama tiene en Siria son más débiles que las que el tenía en Irak y, por tanto, “comprende” que los miembros de su partido se opongan a actuar en Siria. Un senador moderado y próximo alestablishment, pero con aspiraciones presidenciales, Marco Rubio, votó en contra en el comité, seguramente condicionado por las encuestas de opinión, en las que el apoyo ciudadano a un ataque a Siria no llega al 30%.

Varios congresistas han asegurado que, por una llamada que reciben de sus votantes para que respalden la intervención militar, reciben 30 para que no lo hagan, un dato muy relevante a 14 meses de las elecciones legislativas.

Obama planea un mensaje a la nación para revertir esa tendencia y mantuvo este jueves varios contactos telefónicos desde San Petesburgo con miembros del Congreso para tratar de sumar apoyos. Si no hay suficientes republicanos de su lado, el presidente aún podría ganar la votación, puesto que el Partido Demócrata tiene mayoría en el Senado y los líderes republicanos de la Cámara han anunciado el voto a favor. Pero para ello necesitaría que los miembros de su propio partido votaran casi unánimemente a su favor, lo que tampoco está fácil.

Dos demócratas votaron en contra y un tercero se abstuvo en la votación del comité del Senado. En la Cámara, a su vez, la líder demócrata, Nancy Pelosi, está embarcada en una dura labor para convencer al sector de izquierda del partido, un grupo tradicionalmente muy favorable al presidente y al que ahora necesita imperiosamente de su lado para evitar una derrota. El diario Politico, que ha hecho un sondeo entre destacados ayudantes del Congreso, afirma que si la votación fuese hoy, Obama la perdería.

La situación es tan delicada que Peter King, uno de los pocos republicanos en la Cámara que ha anunciado su voto a favor de la intervención militar, ha sugerido a Obama que ordene el ataque, incluso aunque no obtenga la luz verde del Congreso. Esa posibilidad, para la que existiría base legal puesto que muchas otras acciones militares similares se han hecho en el pasado sin aprobación parlamentaria, no ha sido aún descartada por la Administración.

El paso de los días, más que contribuir a fortalecer la causa contra Siria, parece servir para debilitarla. Como han criticado algunos congresistas, no ayuda el hecho de que Obama trate, como hizo en Estocolmo, de diluir su responsabilidad personal en la responsabilidad colectiva de la comunidad internacional. Y ayuda aún menos el conocimiento de informaciones, como la que este jueves revelaba el diario The New York Times, sobre los abusos y atrocidades cometidas también en el campo de los rebeldes sirios.

Aunque la Casa Blanca aún confía en que, en el momento decisivo, el Congreso se pondrá del lado del presidente, una de las grandes dificultades para que eso ocurra radica en que, es tan diversa la oposición, que es imposible hacer concesiones que satisfagan a una mayoría. Así, mientras la Administración cede en conceder más ayuda a los rebeldes para satisfacer a John McCain y otros, pierde los votos de quienes temen que el ataque acabe favoreciendo a Al Qaeda. Un gran respaldo para Obama en el G-20, además de improbable, tampoco supondría una gran variación en la orientación del voto en el Capitolio.

El País

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>