Publicado el: Sab, Sep 26th, 2015

Peligra la paz entre Guyana y Venezuela por su disputa fronteriza

Arde la disputa fronteriza entre Guyana y Venezuela
Presidente de Guyana prevé llevar conflicto fronterizo a la ONU
Yacimientos de petróleo podrían revolucionar la economía de Guyana
Mandatario guyanés denuncia despliegue de tropas venezolanas

La disputa fronteriza fue supuestamente resuelta en 1899 cuando un tribunal de arbitraje, bajo presión de Estados Unidos, decidió dónde empezaba la Guayana Británica y dónde empezaba Venezuela.

Pero más de un siglo después, la única nación de habla inglesa de Sudamérica y su vecina de habla hispana están de nuevo enzarzadas en una batalla fronteriza de alto riesgo en la que ambos gobiernos intercambian duras críticas y se acusan mutuamente de violar las leyes internacionales.

“Quiero tener relaciones de respeto”, dijo recientemente en Caracas el presidente venezolano Nicolás Maduro tras acusar al recién electo presidente de Guyana David Granger y al ministro de relaciones exteriores Carl Greenidge de lanzar una nueva serie de “ataques” entre crecientes tensiones sobre la región disputada de Esequibo.

El disgustado Maduro, quien ya había retirado en julio a su embajadora en Guyana, suspendió por el momento la aprobación del embajador designado de Guyana.

“Por un lado nos piden, nos solicitan el plácet para una embajadora y por el otro nos destruyen, nos atacan, nos amenazan y dicen cualquier cantidad de ofensas contra Venezuela”, dijo Maduro en su discurso semanal por radio y televisión, refiriéndose a comentarios que hizo supuestamente Greenidge durante su visita a Miami de este mes. “El gobierno del presidente Granger tiene que decir la verdad”.

VENEZUELA HA HECHO UN DESPLIEGUE MILITAR EXTRAORDINARIO EN LA FRONTERA, LO QUE AFECTA LA DEFENSA TERRITORIAL DE GUYANA
David Granger, presidente de Guyana

Granger, por su partem denunció alarmado esta semana que su gobierno ha detectado un incremento de las tropas venezolanas destacadas junto a la frontera.

“Hemos recibido informes recientes de que Venezuela ha hecho un despliegue militar extraordinario en la frontera, lo que afecta la defensa territorial de Guyana”, dijo Granger en una conferencia de prensa convocada de emergencia.

“Es muy provocador y entendemos que Venezuela está emprendiendo una ruta muy peligrosa en vez de buscar una solución pacífica al asunto”, señaló Granger, al advertir que su país tiene el derecho a ver la presencia “anormal” de tropas en la frontera como una amenaza para su integridad territorial.

En el centro de la larga disputa entre los dos países está el reciente descubrimiento por parte de Exxon Mobil Corp. de enormes depósitos petroleros junto a la costa de Guyana, y una carta, fechada el 26 de octubre de 1899, de un abogado de EEUU que representó a Venezuela durante el arbitraje internacional que concedió el territorio a Guyana.

“Venezuela denunció su anulación, la cual fue probada con la publicación del memorándum del abogado estadounidense Severo Mallet-Prevost, que se hizo público internacionalmente en 1949 despues de su muerte”, dijo Eduardo Trujillo Ariza, abogado venezolano y experto en leyes internacionales.

Pero Guyana se mantiene firme en su posición de que es la dueña legítima del área. Granger no solo planea plantear el tema durante su primera comparecencia en la Asamblea General de la ONU la semana próxima, sino que su gobierno está listo para llevar el asunto a la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

“Solo nos queda una [opción], la CIJ”, dijo Greenidge al Miami Herald, y agregó que ni el arbitraje ni la mediación o los “buenos oficios” de la ONU han ayudado a resolver el conflicto. “En vez de acudir a la CIJ, los venezolanos quieren seguir recurriendo a los buenos oficios, lo cual es en realidad una de las opciones posibles”.

Greenidge afirma que Venezuela está usando algo que se supone carece de importancia como pretexto para reclamar como propio un extenso territorio de Guyana, incluyendo la zona económica exclusiva de ese país en el Atlántico donde se encontró lo que se estima en 700 millones de barriles de petróleo. Venezuela dejó esto en claro, dijo, en su decreto del 26 de mayo reafirmando su soberanía sobre Esequibo.

Y eso no es todo.

El gobierno de Maduro, dijo Greenidge, ha convencido además de algún modo al servicio de mapas de Google Inc. para cambiar los nombres ingleses de las calles en el área selvática, poco poblada, del territorio disputado a nombres que suenan españoles. Google no respondió a solicitudes de que comentara al respecto.

“Estas alegaciones son ridículas”, dijo Greenidge, señalando que él quiere que Google devuelva su nombre anterior a las calles. “No existen convenciones ni reglas que operen bajo el mar que les permitan hacer esto”.

EL DESCUBRIMIENTO DEL PETRÓLEO PODRÍA TRANSFORMAR LA TAMBALEANTE ECONOMÍA DE GUYANA Y LAS VIDAS DE SUS CASI 800,000 HABITANTES, QUIENES EMIGRAN EN MASA A ESTADOS UNIDOS Y OTROS LUGARES EN BUSCA DE OPORTUNIDADES ECONÓMICAS

Del lado del Atlántico en la costa norte de Sudamérica, Guyana tiene fronteras con Venezuela al oeste, Surinam al este y Brasil al sur y suroeste. La tercera nación más pequeña de Sudamérica, después de Uruguay y Surinam, es una de dos naciones caribeñas que no es una isla, y una de las más pobres. Alrededor del 43 por ciento de los guyaneses viven por debajo del nivel de pobreza, según el Banco Mundial, a pesar de los ricos yacimientos de oro, los árboles maderables y otros recursos naturales del país.

El descubrimiento del petróleo, afirman funcionarios del gobierno y otros, podría transformar la tambaleante economía de Guyana y las vidas de sus casi 800,000 habitantes, quienes emigran en masa a Estados Unidos y otros lugares en busca de oportunidades económicas.

Pero Venezuela no está facilitándole las cosas, admiten funcionarios, a pesar de sus declaraciones públicas de que las perforaciones se llevarán a cabo.

“Ellos han seguido la estrategia de hablar con cortesía con Guyana y luego usar la fuerza militar para tratar de aterrorizarnos”, dijo Greenidge.

Durante años, Venezuela ha enviado tropas a que marchen a Guyana, aterrorizando a las comunidades fronterizas y destruyendo maquinarias de minería, dijo Greenidge. Sus fuerzas militares incluso ocuparon una isla entera en uno de los ríos de Guyana.

Además, ha habido “terrorismo económico”, afirma Greenidge, dando detalles sobre las presiones que Venezuela ha ejercido sobre organizaciones de desarrollo global para bloquear proyectos en la región disputada declarando que ellos son los verdaderos dueños. En el 2013, llegó a detener un barco de sondeo del lecho submarino propiedad de Malasia, contratada por Guyana y la petrolera estadounidense Anadarko, que estaba explorando cerca de la costa en busca de petróleo.

“Es lo que ellos hacen todo el tiempo. Impiden las actividades económicas y hacen lo que quieren”, dijo Greenidge. “Tradicionalmente, cuando Venezuela hace estas cosas, nosotros no tenemos poder militar y no podemos enfrentarlos”.

Expertos en leyes internacionales dicen que es posible que la única solución de la disputa sea diplomática, porque Guyana solo puede llevar a Venezuela a la CIJ si Venezuela acepta ir.

Y, aunque el decreto de Maduro no tiene mucho valor, un experto en leyes internacionales radicado en Caracas dijo que Venezuela podría tener un derecho válido al territorio en base a la carta de Mallet-Prevost, la cual salió a relucir casi 50 años después del acuerdo. En la carta, Mallet-Prevost indica que los jueces en ese caso podrían haber sido presionados para que entregaran la región de Esequibo a Gran Bretaña en vez de a Venezuela. Guyana en ese momento era colonia británica.

“El derecho de Venezuela a la Guayana Esequiba, el territorio al oeste del río Esequibo, se basa en la posesión inicial que tuvo el reino de España sobre esos territorios en la época colonial”, dijo Trujillo.

En la actualidad, el acuerdo que ha gobernado el área es una decisión de 1966 conocido como el Acuerdo de Ginebra, en el cual tanto Guyana como Venezuela convinieron resolver el conflicto por medios pacíficos. El acuerdo llama además al uso de los buenos oficios de la ONU como opción de mediación.

En julio, Guyana recibió cierta ayuda diplomática cuando la Comunidad Caribeña, de 15 miembros, advirtió a Venezuela de que el asunto podía “envenenar las relaciones” dentro de la asociación regional.

Por su parte, Venezuela ha tratado de contrarrestar el trabajo de zapa diplomático de Guyana enviando a la ministra de Relaciones Exteriores Delcy Rodríguez por todo el Caribe a reunirse con primeros ministros para informarles sobre “la verdad histórica, los derechos legítimos de Venezuela sobre la Guayana Esequiba”.

El Nuevo Herald

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>