Publicado el: Vie, Dic 12th, 2014

Podemos guió la guerra sucia de Chávez contra sus opositores

Líderes de Podemos aconsejaron a Chávez sobre “guerra sucia” contra la oposición

Aumenta la presión contra el grupo político español Podemos, liderado por Pablo Iglesias. Si en las últimas semanas, esta nueva formación, considerada de izquierda radical, ha tratado de convertirse en un partido “transversal” alejándose de posiciones extremas y renegando incluso de sus conexiones con Venezuela para así ganar un mayor espectro político y tener más cerca la posibilidad de llegar al Gobierno (como algunas encuestas sugieren), ahora tendrán que explicar los consejos que desde una fundación sus actuales dirigentes dieron al Gobierno venezolano para acabar con la oposición democrática.

Según consigna el diario digital español Vozpópuli, en un artículo titulado “La fundación de los líderes de Podemos guió la guerra sucia de Chávez contra sus opositores” en el año 2011, la fundación CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales), un centro donde prestaron sus servicios un gran número de los dirigentes de Podemos, llegó a aconsejar al Gobierno venezolano de Hugo Chávez la infiltración “de topos policiales y médicos entre la veintena de opositores venezolanos en huelga de hambre con el fin de obtener datos para desacreditarlos”. Una estrategia denominada, según recoge dicho portal, “erosión de la verosimilitud del hecho”

Igualmente, en sus consejos, se incluía el “identificar posibles incapacidades mentales del huelguista” para desacreditarlo públicamente.

No hay que olvidar que el actual Gobierno venezolano ha considerado al partido Podemos como su mejor estrategia para difundir el chavismo en Europa.

Dicho diario ha obtenido los “informes de asesoría”. El Gobierno venezolano llegó a pagar a esta fundación más de 3,7 millones de euros. Según Vozpópuli, Chávez llegó a pagar hasta un millón por año por sus consejos.

A la carga contra la oposición

Las medidas propuestas desde la CEPS contra la oposición democrática venezolana son, según lo publicado por el website, más que cuestionables. Por eso, proponen que “frente a nuevas huelgas de hambre de sectores opositores se apuntan algunas posibles respuestas a evaluar:

-Erosión de la verosimilitud de la medida de hecho: en la mayoría de los casos, la medida de hecho no es tal, simplemente una impostura. Sería conveniente seguir desvelando esta situación siempre que sea posible, desplazando e infiltrando entre los huelguistas a miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

-Erosión de las reivindicaciones de los huelguistas: por injustas, mediante la difusión por vocerías interpuestas (organizaciones sociales, medios de comunicación) de las contradicciones en los reclamos; por faltas de fundamento, detallando y desglosando en el seguimiento del debido proceso por parte de las instituciones venezolanas en los casos cuestionados; por ilegítimas, evidenciando el irrespeto a las normas morales y jurídicas por parte de los protestantes o sus defendidos, como en el caso de los políticos presos; por imposibles, sosteniendo la bandera de la independencia de poderes, la fortaleza de la institucionalidad y la iniquidad de la apelación a instancias superiores cuando en Venezuela se respeta el estado de derecho y sus procesos señalando al tiempo a los demandantes los mecanismos formales existentes para vehicular sus protestas”.

Así continúa con sus fórmulas para neutralizar con la oposición:

“Podría ser especialmente útil enviar servicios médicos que demuestren la disposición del Gobierno a evitar la degeneración de la salud de los huelguistas y que expliquen a éstos las gravísimas consecuencias físicas de una huelga de hambre, así como la posibilidad de éstos de minimizar sus riesgos a la salud en el caso de que permitan la ingesta de fluidos. Los médicos establecerían además un canal de comunicación y confianza muy útil para la negociación con el huelguista, para lo cual debe mantener desde el principio su imagen de asesor médico independiente evitando tratar de convencer de forma directa de deponer su actitud”.

Es en este punto en el que sugieren la infiltración de médicos para incluso poder hablar de problemas de los problemas psicológicos de los huelguistas: “identificando en las primerísimas etapas del conflicto posibles incapacidades mentales del huelguista en caso de que las hubiera y pudieran ser causales de la radicalización de la misma. Para ello será preciso contar con un objetivo historial médico del sujeto, así como información de proximidad de sus parientes, vecinos, respecto a su comportamiento pasado”. Incluso el secreto médico sería un arma contra los huelguistas, ya que serviría para “reducir la visibilidad de la huelga; en este caso, el argumento central es la información médica que el Estado está obligado a dar al huelguista”.

Diario Las Américas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>