Publicado el: Sab, Dic 17th, 2016

¿Por qué te resulta tan difícil ahorrar?

ahorro-2
Por: Edith Gómez*

Muchas veces comentemos errores que nos impiden ahorrar dinero de manera exitosa. Además a esto, hay que añadirle las dificultades económicas que atravesamos en estos tiempos, que se convierte en toda una prueba de supervivencia para el ciudadano: facturas elevadas, despilfarro en gastos del coche, salud e higiene, viajes y ocio, colegios, compras por Internet, seguros, y un largo etcétera.

Aquí te presentamos 5 errores muy graves que te impiden ahorrar tu dinero, si no los conoces es como si no ahorraras, así que presta atención y corrígelos en cuanto puedas:

1. Confundir tus ahorros con un fondo de emergencia

Es importante distinguir lo siguiente: un ahorro para invertir, un fondo de emergencia y un fondo para gastar. La mayoría de personas piensan que estos tres fondos tienen el mismo objetivo, o no saben cómo administrarlos. Algo totalmente fatal.

Vemos personas que ahorran durante todo el año de manera responsable, llega diciembre y ante el primer antojo o gasto innecesario, van a sus ahorros para darse un “placer que todos merecemos”.

Ojo, no tienen nada de malo estos placeres, pero no se deben financiar con nuestro fondo de ahorro que debe ser utilizado exclusivamente para ser invertido.

Lo mismo pasa con las emergencias, en la medida que sea posible no utilices tus ahorros para cubrir emergencias como la pérdida de un empleo, una enfermedad o algo que no esperabas. Es buena idea crear un fondo para esto.

Ahorrar implica invertir, es decir, nada de gastos en diciembre ni emergencias.

2. Darte la oportunidad de gastar tu dinero antes de ahorrarlo

Cuando hablamos de ahorrar dinero no puedes confiar ni en ti mismo. Siempre te las arreglaras para gastarte cada moneda que tengas en cosas que no realmente no necesitas, o en ofertas irresistibles, todo con la excusa que el próximo mes sí comienzas a ahorrar.
Para solucionar esto aléjate como puedas del dinero ahorrado; automatiza tu ahorro, asigna una cuenta que no puedas tocar los fines de semana, que difiera una cierta cantidad de dinero cada determinada fecha.

De esta forma cuando tu salario o ingresos mensuales lleguen a ti, estos ya tengan descontado el ahorro mensual, y así se te hará imposible gastártelo.

Muchas veces primero gastas y luego ahorras, lo cual es un gran error cuando el proceso debería ser al revés.

3. No sacarle provecho a las aplicaciones para controlar tus gastos

Existen aplicaciones de teléfonos que hacen el trabajo difícil por ti, te avisan cuando te pasaste del presupuesto, cuánto dinero te gastaste en cada categoría de zapatos, comida o fiestas.

Seamos sinceros, a todos nos da flojera llevar un registro en Excel de lo que gastamos, o tener que guardar cada factura de nuestras compras para que al llegar a casa la apuntemos en un cuaderno. No obstante, ya no tienes esta excusa, existen aplicaciones de teléfonos que hacen el trabajo por ti.

Lo único que tienes que hacer es muy simple: vincular tu tarjeta de crédito. Automáticamente estos reportes se crean para ti directamente en tu pantalla.

Aquí tienes 4 aplicaciones de finanzas personales para que no pongas e excusa que no sabes cual sirve:

Bankity

Mint

Money Control

Pocket Money (Android)

4. No tener claro cuáles son tus objetivos y metas para ahorrar

Cualquier bus o metro te sirve cuando no sabes para dónde vas. Lo mismo pasa con tus ahorros, cuando no sabes cuáles son tus metas rápidamente le pierdes el sentido a limitar un porcentaje de tu sueldo.

Debemos tener claro y establecer una fecha y una cantidad o porcentaje para ahorrar. Además debes establecer cuáles serán las etapas, es decir, en qué momento lo invertirás y en qué lo invertirás.

Cuando tienes claros estos puntos sabes lo que tienes que hacer, entiendes que privarte de esas cosas que deseas comprar con tus ahorros se verán compensadas en un futuro cuando puedas vivir de la renta, de los ingresos que generan tus activos.

5. Comenzar a ahorrar sin pagar tus deudas

Por último, ahorrar teniendo deudas carece de sentido. Es mejor que primero saldes tus deudas ya que te evitarás pagar intereses más altos y cuotas más prolongadas.

Cuando ahorras sin tener deudas, te toca coger los intereses que te generan tus ahorros para pagar los intereses de tus préstamos. Y esto no tiene sentido.

En palabras más simples, le sacarás menos provecho al dinero, así que asegúrate de primero pagar tus deudas; segundo, no adquirir nuevas y por último comenzar con el ahorro.

Recuerda que para construir tu imperio, primero deberás tapar todos los huecos que tienes debajo de él.

*Edith Gómez es editora en Ganancia, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>