Publicado el: Dom, Dic 29th, 2013

Producción agrícola de Cuba baja en forma alarmante

La producción no cañera se desploma 2,6% y se distribuyen 5,1 millones de litros de leche menos, lo que obliga a invertir cuantiosas cifras en importación de alimentos

La producción agrícola cubana sigue en un callejón sin salida, obligando al Gobierno de Raúl Castro a invertir cuantiosas sumas en la importación de alimentos tras la debacle en las cosechas de papa, frijol y plátano, y en las entregas de leche durante el año que termina.

El más reciente informe de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONE) refleja una alarmante caída de la producción agrícola no cañera en un 2,6%, y la distribución de 5,1 millones de litros de leche menos. Aunque las cifras reflejan el flujo de la producción agropecuaria entre enero y septiembre del 2013, la tendencia es irreversible cuando se computen los resultados anuales.

La Comisión Agroalimentaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento), que sesionó la pasada semana, analizó los bajos índices productivos en cultivos fundamentales para la canasta familiar y la cobertura básica de las necesidades alimentarias de los cubanos.

Según reportó ante el Parlamento el viceministro primero de la Agricultura, Julio García Pérez, sólo para suplir el déficit de frijol y leche que enfrentó el país por los incumplimientos productivos, el Gobierno cubano tuvo que invertir unos 40 millones de dólares adicionales.

“Si no producimos, no podemos avanzar”, sentenció Raúl Castro en una de las sesiones parlamentarias sobre la necesidad de aumentar la capacidad productiva y reducir las importaciones.

Las estadísticas ponen al descubierto la incapacidad de la agricultura cubana para estabilizarse y suplir las importaciones de alimentos, a pesar de los ingentes esfuerzos y medidas gubernamentales para estimular a los productores. Cuba invierte más de 2,000 millones de dólares anuales en la adquisición de productos alimentarios.

La producción general de viandas disminuyó en 158,4 millones de toneladas. Los mayores desbalances se evidenciaron en la cosecha de plátano, con un desplome del 33%, y en la de papa, con una reducción del 16%.

En cuanto al frijol, la merma productiva fue del 6%.

Los crecimientos se produjeron en las cosechas de boniato, malanga, yuca y hortalizas. Otros decrecimientos significativos se reportaron en las entregas de ajo, cebolla, melón y col.

En lo que constituyó una verdadera catástrofe por tercer año consecutivo, los cítricos se redujeron a las 66,8 millones de toneladas, un desplome del 27 % con relación a los primeros nueve meses del pasado año.

Respecto a los frutales, el retroceso general fue del 7%, con crecimientos discretos reportados sólo en las producciones de piña y guayaba.

La raquítica producción de frutas ha estado en el foco de la máxima dirección del Gobierno. El pasado octubre, Raúl Castro asistió a un encuentro de cooperativas de frutales en Bejucal, provincia de Mayabeque, para estimular a los cosecheros.

En general, el informe de la ONE registra una mayor eficiencia productiva en casi todos los índices alcanzados por los sectores privados y cooperativos, que los reportados por el sector estatal.

En el caso de la ganadería, se reporta un crecimiento del 9,4%, con mayores entregas de carne de ganado vacuno (86.000 toneladas) y de carne porcina (140.000 toneladas), y una ligera disminución en la producción de carne de aves en 1.000 toneladas, aunque hubo un alza en la producción de huevos hasta las 1,558 millones de unidades (1.2% de crecimiento).

Sin embargo, lo más preocupante para el sector ganadero son las limitaciones persistentes de la producción de leche, que se quedó en 365 millones de litros. El rendimiento promedio diario por vaca es de 3,3 litros, lo que también marcó un leve descenso respecto al 2012.

Los problemas de la producción y distribución lechera siguen siendo una piedra en el zapato de la economía nacional. En un discurso de julio de 2007, Raúl Castro prometió garantizar un vaso de leche en la mesa de todos los cubanos, pero el pronóstico es aún una asignatura pendiente de su mandato.

El Parlamento discutió la necesidad de pagar mejor los precios de la leche a los campesinos y de realizar un proceso de acopio del producto con mayor eficiencia.

Con vistas a estimular la producción agropecuaria, el Gobierno cubano anunció este año una nueva política de comercialización de productos agropecuarios, iniciada en las provincias de La Habana, Artemisa y Mayabeque. La iniciativa busca mantener precios de acopio centralizado para productos como arroz, frijoles, papa, malanga, boniato, cebolla, ajo y tomate.

Los mercados agropecuarios trabajarán en lo adelante bajo dos modalidades: los que son administrados por el Estado, con facultad para operar en igualdad de condiciones al resto de los establecimientos; y los gestionados por cooperativas agropecuarias.

Diario Las Américas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>