Published On: lun, Abr 28th, 2014

Pulina Gamuz: Según el color del cristal

Por: Paulina Gamuz*

-Para el chavismo cualquier fotografía o vídeo que muestre una realidad distinta a sus conveniencias carece de valor. Mejor aún, no existe

No es que todo tiempo pasado fuese mejor pero hay muchas cosas que alimentan la nostalgia por la certeza de que se han ido para siempre. Una de ellas, los carnavales en la Caracas de los cincuenta ysesenta del pasado siglo. La ciudad recibía a las más famosas orquestas desde la Sonora Matancera con la inmortal Celia Cruz como cantante estrella, hasta la de Xavier Cugat, el catalán que conquistó Hollywood.

Hago un alto aquí para que los menores de 50 años acudan a Google y sepan de quién hablo. Tuve la suerte de bailar al ritmo de esa orquesta en el Hotel Tamanaco y de ver muy cercanos, en la pista de baile, a John Wayne con su esposa. Esa era la Caracas de los prodigios a la que venían artistas y otros personajes famosos, sin miedo a ser asaltados o a destinos peores.

Allí, en el Tamanaco, se concentraba la gente decente para llamar de algún modo a los señores que iban con sus esposas y los disfraces imaginativos, de lujo y por consiguiente costosos. La Sonora Matancera actuaba en el Club Casablanca (donde está hoy la Hermandad Gallega) considerado un antro de perdición. En este lugar los asistentes eran hombres solteros o casados pero decididos a echar una o varias canas al aire y mujeres disfrazadas de negritas, lo que las hacía irreconocibles.

Por consiguiente podían ser de cualquier estado civil, porque no se crea que ese destape o derrape carnavalesco era exclusivamente masculino.

Un médico amigo de la familia utilizó el pretexto de una guardia nocturna en un lunes de carnaval, para irse de rumba al Casablanca. Llegó a su casa al amanecer del martes, bastante ebrio y se echó a dormir. La esposa registró sus bolsillos y encontró una foto en la que la “guardia” del marido era un disfraz de negrita con la que aparecía de lo más amartelado. Se produjo el escándalo de rigor y el médico no encontró otro argumento más convincente que decirle a la enfurecida cónyuge: ¿le vas a creer a una foto más que a mi?.

Esta introducción viene al caso porque la autodefensa del amigo médico, una especie de reducción al absurdo, ha sido práctica cotidiana del denominado socialismo del siglo XXI, revolución bolivariana o simplemente chavismo. Para el régimen instaurado en Venezuela hace cinco pesados y tormentosos lustros, cualquier fotografía o video que muestre una realidad distinta a sus conveniencias carece de valor.

Mejor aún, no existe. El más patente y patético ejemplo fue el asesinato a mansalva de diecinueve pacíficos manifestantes que marchaban con destino al Palacio de Miraflores, sede de la presidencia de la República, el 11 de abril de 2002. Numerosas fotografías y videos mostraron a los pistoleros que disparaban desde el Puente Llaguno, en el centro de la capital, contra la multitud.

Todos fueron identificados como militantes del partido de gobierno, uno de ellos era un delincuente que pagó varios años de cárcel por el asesinato de una anciana para robar en su vivienda. A pesar de ese prontuario fue postulado por el partido de gobierno para concejal de Caracas y ejercía ese cargo cuando atacó a tiros a la manifestación opositora.

Richard Peñalver, que así se llama el sujeto, y los otros pistoleros fueron liberados al tiempo que el gobierno decidía la imputación y condena a 30 años de prisión, la pena máxima en Venezuela, de los comisarios Iván Simonovis, Henry Vivas, Lázaro Forero y de los policías Erasmo Bolívar, Julio Ramón Rodríguez y Luis Enrique Molina.

Los agentes policiales Arube Salazar y Marcos Hurtado recibieron condenas de 17 y 16 años de prisión. No hubo una sola fotografía, un video o la más remota evidencia que mostrara a estos funcionarios policiales de la Alcaldía Metropolitana de Caracas, cuyo titular era opositor al gobierno de Chávez, disparando contra los manifestantes. Sobraron los testimonios de personas que dijeron haber sido auxiliadas y protegidas por los imputados.

Pero la verdad oficial era otra y los condenados siguen en prisión con especial ensañamiento contra el Comisario Iván Simonovis. Las infinitas acciones emprendidas para lograr su liberación por razones humanitarias, en vista de su precaria salud, han sido inútiles.

El argumento de “le vas a creer a una foto mas que a mí” no se ha limitado al caso de los asesinatos del 11-A-2002, su empleo más cínico ocurre en el ámbito de la catástrofe económica del país.

Desde el comienzo de su gobierno, Hugo Chávez se dedicó sistemáticamente a destruir la industria nacional para sustituirla por la llamada economía de puertos. Expropió centenares de fábricas de todo tipo, entre ellas las productoras de alimentos, y fincas ganaderas que abastecían de carne y leche a todo el país. Las nacionalizó y al cabo de poco tiempo la productividad de las mismas se redujo a cero.

Eso que está a la vista de los treinta millones de venezolanos y del mundo entero, ha sido según la versión del gobierno, el resultado de una guerra económica desatada contra su gestión por el Imperio yanqui y por la burguesía apátrida. La respuesta insólita del médico pescado en su mentira por la iracunda esposa, se torna pálida ante lo dicho en cadena nacional a todo el país y buena parte de televidentes de otras naciones, por el zar imperial de la petrolera venezolana PDVSA y dueño absoluto de la economía nacional, Rafael Ramírez, al inicio del llamado diálogo entre el gobierno y la dirigencia opositora, el pasado jueves 10 de abril.

Para el susodicho, el modelo económico socialista ha sido profundamente exitoso. No son sólo fotos y videos innumerables, sino la mirada diaria de millones de habitantes del país, lo que da cuenta de la escasez de alimentos imprescindibles en la dieta de los venezolanos y de las kilométricas filas para adquirirlos cuando aparecen. Las autoridades del área alimentaria han debido acudir a la tarjeta de racionamiento para paliar, sin éxito, la angustiante situación.

La inflación del 60% es una de las más elevadas del mundo y el país que obtuvo en los últimos quince años, los mayores ingresos en toda su historia de exportador petrolero, hoy le debe una vela a cada santo y es incapaz de honrar sus compromisos porque la corrupción y el pésimo manejo de la economía, vaciaron las arcas de la nación.

En ese mismo encuentro, el psiquiatra Jorge Rodríguez, alcalde de Caracas, acusó a la oposición de ser generadora de la violencia que ha ensangrentado las calles de distintas ciudades venezolanas. Por el mundo han circulado innumerables testimonios gráficos y audiovisuales de asesinatos a sangre fría, ya son más de cuarenta, y de la brutal represión que la Guardia Nacional Bolivariana, la policía también bolivariana (para un doble insulto a la memoria de El Libertador) y los delincuentes adscritos a la nómina oficial, han desatado contra las manifestaciones de estudiantes y vecinos.

De nuevo la foto es la que miente.

¿Logró convencer a su esposa el médico de la cana al aire aquel lunes de carnaval, de que su palabra era más verdad que la foto en la que aparecía abrazado al disfraz de negrita?

Seguramente no, como ya jamás podrá hacer creer Nicolás Maduro a nadie sobre esta tierra, que su gobierno es democrático y respetuoso de la Constitución, las leyes y los derechos humanos.

Esa es la foto que rueda por el mundo y la que todos, salvo los beneficiarios del poder y los envenenados por la propaganda oficialista, saben que es la cruda y dolorosa verdad.

*Ex parlamentaria venezolana.

El País

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>