Publicado el: Lun, Mar 7th, 2016

Rajoy: «Sánchez no puede seguir bloqueando el Gobierno de España»

entrevista-rajoy--620x349

El candidato del PP ve «posible restañar heridas» y se muestra dispuesto «a ceder» para lograr un gran pacto a tres, e insiste en que el PP «no va a dar el voto para hacer una enmienda a la totalidad de lo que ha sido una muy buena gestión»

Está acostumbrado a que le pongan adjetivos de todo pelaje, pero Mariano Rajoy solo se adorna con uno a lo largo de una hora de entrevista con ABC en La Moncloa. «Yo tengo pocas cualidades, pero una es que no soy rencoroso». Lo confiesa el mismo día, viernes, en que Pedro Sánchez ha perdido su segunda votación de investidura, tras haber rechazado 17 veces hablar siquiera con el candidato popular y haber escuchado a cambio, de boca de este, severos reproches en la tribuna del Congreso. Quizá las cosas han llegado demasiado lejos, mientras España no se ha movido del 20-D. [Lee aquí la segunda parte de la entrevista a Rajoy, donde habla de su futuro]

–¿Y ahora, qué?

–Mantengo la misma posición que expresé el 21 de diciembre. Se trata de defender los intereses de los españoles, de los que poca gente habla en esta etapa. Y lo que quieren los españoles, fundamentalmente, es consolidar la recuperación para crear empleo y conservar y mejorar el Estado del Bienestar. Es evidente que eso solo se puede hacer con un gobierno estable y perseverando en las políticas que nos han permitido salir del pozo en el que estábamos. Y el único gobierno estable que veo es del Partido Popular con el apoyo del PSOE, porque la aritmética es así. Se puede incorporar a Ciudadanos para ser más, naturalmente.

 –¿Sigue creyendo que no se equivocó cuando rechazó la propuesta del Rey de intentar la investidura?

–Yo no engañé a nadie. Ni al Rey, ni a la Cámara, ni a los españoles. Tras hablar con el señor Sánchez, tenía la total y absoluta certeza de que era imposible ser investido. Sumaba, al menos, 180 votos en contra. No hice perder el tiempo ni engañé a nadie.

–¿Piensa que ahora va a ser diferente tras el fracaso de Sánchez?

–Debo volver a intentar lo que intenté el 21 de diciembre: la defensa de los intereses de los españoles exige mantener las políticas económicas de los últimos años, aunque se puede hablar de algunas, y formar un gobierno estable. Y no hay otro que el que yo planteo: PP y PSOE. Por tanto, si el señor Sánchez quiere atender mi llamada, le diré exactamente lo mismo que ahora a ustedes.

–¿Aún es posible restañar las heridas con Pedro Sánchez?

–Creo que se pueden restañar las heridas con todo el mundo, si hay voluntad de hacerlo. No es una cuestión personal, sino de qué somos capaces de hacer para dar solución a una situación tan compleja como esta y, sobre todo, para atender a lo que quieren los españoles. Eso es lo que pretendo a estas alturas de mi vida, es mi objetivo.

«Me dolió mucho»

–¿Pero cómo se consigue?

–Cediendo, evidentemente. Hay cosas que uno no puede hacer porque no tiene los votos suficientes. En la unidad de España, en la soberanía nacional, yo no puedo ceder. Pero hay otras cuestiones en las que sí tendríamos que hacerlo. Eso es la política. El pacto, el acuerdo. Nadie está en condiciones de aplicar la totalidad de su programa y sus convicciones. Ni con votos, ni sin ellos; fíjese lo que le digo.

–Tras las dos sesiones de investidura de esta semana, sin embargo, parecen estar más alejados que nunca. Incluso de Albert Rivera.

–Yo tengo pocas cualidades, pero una es que no soy rencoroso, se lo recomiendo a todo el mundo porque hace que uno sea más feliz y pueda seguir teniendo amigos a lo largo de su historia. He tenido problemas con Pedro Sánchez, pero en particular me dolió su acusación en televisión. Me dolió mucho, pero todas las cosas son superables en la vida. Y yo, con el señor Rivera, jamás he tenido ningún problema. Rivera quiere votar a Sánchez, y yo no quiero hacerlo, pero eso no creo que sea un problema personal de ninguna manera. Respeto que Rivera diga que el presidente tiene que ser Sánchez, y respeto que él crea que eso es lo que quieren sus electores. Yo solo pido respeto a mi gente, que no nos ha elegido para darle el voto a un señor que quiere demoler los cuatro años de Gobierno del PP; la primera fuerza. Hay que tener un poquito de respeto a los demás. Yo a la gente se lo tengo, y mucho.

–Durante los últimos días, ¿ha recibido presiones de círculos económicos o de influencia pública para que permitiera formar gobierno a Sánchez con el apoyo de Ciudadanos?

–Por sorprendente que a algunos les pueda parecer, no he recibido ninguna presión. Además, si recibiera alguna, lo contaría.

–¿A España le conviene más una gran coalición o nuevas elecciones?

–A mí me gustaría un gobierno como el que acaba de plantear. Sánchez lo ha impedido en un primer momento, por eso no fui a la investidura. Él se ha presentado y no ha salido. No puede bloquear más la situación. Si lo hace, nos iremos a las elecciones del 26 de junio. Insisto, creo que no es lo mejor pero, si hay elecciones en verano, nosotros explicaremos a los españoles que España no se ha recuperado todavía totalmente de la crisis, que se puede crear empleo si hacemos las cosas con sensatez y que el PP y yo estamos dispuestos a dar la batalla como en los últimos cuatro años.

–¿Qué opinan en Europa de esta situación?

–En general, los socios europeos tienen un modelo de gobierno que es el que les gustaría para España. En Alemania, gobiernan Partido Popular y Partido Socialdemócrata. Igual que en Austria, pero el presidente allí es socialdemócrata. En una mayoría de países. Y luego está la Unión Europea. El presidente de la Comisión es Juncker, del Partido Popular, pero el presidente del Parlamento Europeo es Martin Schulz, socialista. Igual que el ministro de Exteriores… Esas son las condiciones. El gran cambio político en España no es que el PP no gobierne, que por cierto es el que ha ganado. El gran cambio sería que fuéramos capaces de hacer un acuerdo entre los tres grandes partidos, cosa que no se ha hecho desde 1977. Eso sí que sería un cambio. El cambio del cambio.

–Si el PSOE hubiera sido la fuerza más votada el 20-D, ¿el PP le habría ayudado a formar Gobierno?

–Estaríamos sin duda en otra situación: por ejemplo, la que hay en Austria. El problema es que el escenario no es ese.

–¿Cree que con otro candidato socialista le sería más fácil entenderse?

–No. Mi interlocutor es el señor Sánchez y, en las próximas fechas, intentaré hablar con él. No lo he hecho con ningún otro socialista a lo largo de todos estos meses, y no lo haré. Solo hablaré con el señor Sánchez, porque me gusta respetar las reglas del juego.

–¿Pero por qué se lo pone tan difícil?

–Lo desconozco, nosotros estamos abiertos. Pero todo el mundo sabe que, cuando vi a Sánchez por primera vez tras las elecciones, me dijo que nada quería saber ni de mí ni de mi partido. Después, cuando fue propuesto candidato a la investidura, envió un programa a gran número de fuerzas pero excluyó a Bildu, al PP y a ERC. Por tanto, lo que pasa habría que preguntárselo a él. En España no estamos para practicar cordones sanitarios, ni nuevas versiones del Pacto del Tinell, con nadie. Y mucho menos, desde luego, con una fuerza política a la que han apoyado más de siete millones de ciudadanos, que también son españoles y tienen derecho a ser respetados.

Entrevista completa en ABC.es

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>