Publicado el: Mar, Jul 12th, 2016

Rivera se abre a una abstención para que Rajoy gobierne en minoría

Rajoy y rivera 700
La Ejecutiva de Ciudadanos decide el sentido del voto este miércoles y busca presionar al PSOE

Albert Rivera se ha abierto a abstenerse en la votación de investidura de Mariano Rajoy tras mantener este martes una reunión de más de una hora y media con el presidente en funciones. El líder de Ciudadanos apuesta por un gobierno en minoría del PP y, como publicó este diario, ha convocado una reunión de su Ejecutiva este miércoles para decidir el sentido final de su voto. Según fuentes de su máxima confianza, los estrategas del partido propondrán al resto de dirigentes que la formación se abstenga sin pedir nada a cambio para así presionar al PSOE para que haga lo mismo y pueda arrancar la legislatura. El PP agradeció luego, a través de un comunicado y de su portavoz, el tono “constructivo” y el “buen clima” de la cita y demandó a Rivera algo más que su abstención para la investidura. Rivera reveló que Rajoy le ratificó “su intención de” presentarse a esa votación en la última semana de julio o en la primera semana de agosto.

Como los 32 diputados de Ciudadanos no son suficientes para decidir el nombre del próximo presidente, la llave del Gobierno la siguen manteniendo los 85 representantes socialistas. Si la Ejecutiva de Ciudadanos opta por la abstención, Rivera habrá roto su promesa electoral de no facilitar la continuidad de Rajoy ni por activa ni por pasiva.

“No vamos a estar en el Gobierno ni a apoyarlo”, ha especificado Rivera; “pero para los principales temas de este país, aunque no sea nuestro Gobierno, vamos a estar dispuestos a negociar”. “Estamos abocados a entendernos, a que Gobierno y oposición dejen de hacer bandos y empiecen a hacer políticas”, ha seguido el líder de Ciudadanos. “El PSOE tendrá que acabar mojándose. Todos tenemos que ceder en algo. Vistos los resultados electorales, 18 días después no podemos seguir a este ritmo. Hay que cambiarlo y tener Gobierno cuanto antes”.

El PP también cuenta con la ayuda de Ciudadanos, y su abstención, para presionar al PSOE. Rivera, mañana y tras su ejecutiva, quiere mantener una charla con Pedro Sánchez, que tendrá entonces su reunión bilateral con Rajoy. Fuentes de la dirección popular subrayaron así que están bien ahora las buenas intenciones de Rivera, pero no son suficientes. “Seguimos necesitando la colaboración del PSOE, porque los números no suman, pero se agradece la actitud totalmente diferente de Rivera, que no sacó en ningún momento ante Rajoy ni vetos ni exigencias personales”, recalcaron las mismas fuentes.

En el PP y en La Moncloa han calculado que si Ciudadanos al final se abstiene ante la probable investidura de Rajoy se requerirían al menos otras 45 abstenciones del grupo socialista (que tiene 85 escaños) o 43 si se logra el apoyo explícito de Coalición Canaria.

Albert Rivera ha descartado tras la charla con Rajoy entrar en un Gobierno del PP o apoyarlo. Los dirigentes de Ciudadanos encaran ahora las negociaciones entre fuertes presiones para que facilite la continuidad de Rajoy y evite una repetición electoral. Los fundadores del partido se han opuesto al veto al presidente en funciones, y voces minoritarias de la propia Ejecutiva se han expresado en el mismo sentido. Esos dos grupos le han pedido lo mismo: que los 32 diputados de la formación se abstengan.

El líder de Ciudadanos afronta una decisión que afectará a su capital político. Rivera anunció con claridad en campaña que no facilitaría un Gobierno de Rajoy ni por activa (voto afirmativo) ni por pasiva (abstención). Sin embargo, tras el 20-D ya rectificó radicalmente una de sus promesas electorales: después de proclamar que jamás votaría a favor del candidato de otro partido, firmó un acuerdo con el socialista Pedro Sánchez y apoyó su investidura. Ese cambio de posición, según reconoció él mismo en una entrevista con EL PAÍS, ha afectado a su capacidad negociadora. Casi un mes después de las elecciones del 26-J, Rivera se encuentra ante la misma tesitura: mantener su palabra, o cambiarla para favorecer con su abstención el desbloqueo en las negociaciones y evitar una segunda repetición electoral.

El presidente Rajoy ha transmitido a Rivera su convencimiento de que, además poner en marcha “cuanto antes” esos trámites urgentes e imperiosos para arrancar la legislatura, se necesita que el nuevo Gobierno en minoría que se forme cuente “con un apoyo parlamentario sólido que fije un horizonte temporal y programático capaz de generar certidumbre y estabilidad dentro y fuera de nuestras fronteras”. Rajoy se ha comprometido a hacerle llegar mañana a Ciudadanos y los demás grupos con los que ha entablado estas negociaciones, una vez concluya su primera ronda de contactos, un documento de trabajo basado en su programa electoral para empezar a hablar. En ese texto el PP incluirá tanto los ya tantas veces cinco grandes objetivos del mandato como las propuestas concretas de reformas, “que estarán abiertas a discusión y mejora en un intercambio leal y responsable de las distintas posiciones políticas”.

Rajoy se reunirá esta tarde en el Congreso con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y luego en algún momento con el portavoz de Convergencia Democrática de Catalunya, Francesc Homs, y mañana tras la conversación con Pedro Sánchez dará una rueda de prensa para ofrecer sus conclusiones.

elpais.com

------

------