Published On: lun, Ene 13th, 2014

La violencia es el síntoma de una enfermedad llamada Socialismo del siglo XXI

 

 

 

-¿A qué obedece el fracaso rotundo y absoluto del  de sociedad propuesto por Chávez y Maduro, ese paraíso utópico que había sido definido por sus flamantes teóricos como el mar mismo de la felicidad? -¿Por qué la violencia ha devenido como su máxima expresión, de la cual es el más reciente y notorio crimen de Mónica Spear y su ex-esposo apenas una evidencia más de la patética y espantosa descomposición social en que vivimos? ¿Cuáles son las raíces profundas de esta crisis de valores que hace que tengamos alrededor de 25 mil muertos al año? ¿Qué ha hecho de Venezuela -en los últimos 15 años-  de los países más violentos y peligrosos del mundo?

El colectivo La Piedrita publica en su página de  esta foto de uno de sus murales.

En las redes sociales no se habla de otra cosa en los últimos días que no sea acerca de la violencia que agobia y consume a los venezolanos. A los que viven aquí y a los que ya se han ido.

Y los pocos que aún defienden la revolución no se atreven sino a mirar hacia otro lado. No encuentran ni un solo argumento valedero. Tendrían que sincerarse y admitir el fracaso. O esperar más bien a que baje la marea, que como siempre hace que se pase de una cosa a otra y así las preguntas permanecen siempre sin respuestas, o estas se hacen infinitas hasta ahogar en un mar de confusión a los deprimidos, impacientes y desesperanzados ciudadanos.

Tal es el efecto de la falta de instituciones independientes. Así se garantiza la impunidad a los delincuentes.

Aún así, hasta para los más ciegos devotos del sistema, las preguntas son demasiadas. ¿Por qué van en aumento las cifras de criminalidad en una sociedad que supuestamente tiende a la igualdad social? ¿Por qué las reacciones son cada vez más inhumanas y violentas?

Las respuestas varían de tono y color según el cristal con que se mire. Pero toda aproximación ideológica a la historia se vuelve inevitablemente autobiografía. Quienes interpretan el tema no quieren mirar las evidencias. Solo les interesa sacar lo que llevan por dentro.

Las fuentes de la violencia son muchas, pero los expertos coinciden en señalar que tan solo es un síntoma: la verdadera enfermedad es la impotencia.

«La violencia es la expresión de la impotencia», decía Hannah Arendt. Jacob Bronowski, en otras palabras, expresaba: «La violencia es un síntoma. La oigo en el llanto impetuoso de los hombres que han fracasado».

Y es que hay una relación directa entre las posibilidades de realización de una persona y su comportamiento. Es comprensible así que la frustración de un muchacho, en un entorno marginal, sin familia, sin conexiones afectivas significativas, lo lleven a la violencia. Más aún si los medios de acceso al reconocimiento son los símbolos de «estatus» en el barrio: ya sean estos el dinero mal habido o una pistola que infunda miedo y «respeto». Otro nivel es cuando ya se tiene una gran cantidad de muertos encima, sobre todo si son policías.

Ese es el cuadro social que ha generado el socialismo. Lo decía en estos días con magistral asertividad Elizabeth Fuentes en su artículo Duerme usted, señor presidente:

«¿Que despierten quiénes? ¿Los pranes, los delincuentes, los secuestradores? ¿Y como para qué?, si ellos viven el más sabroso de los sueños: delinquir impunemente, asesinar sin castigo, dirigir secuestros millonarios desde las cárceles, traficar drogas con el beneplácito de militares de alto rango. ¿Despertar para convertirse de golpe en buenos ciudadanos que viven de un sueldo cada vez más miserable, gracias a la inflación de Giordani y su banda? ¿Para pasar al desempleo, porque en 15 años ustedes quebraron miles de empresas, acabaron con el cemento y las cabillas, destruyeron el agro? ¿Qué les ofrece usted a esos asesinos, presidente? ¿Que entreguen las armas y las municiones (que alguien de muy arriba se las debe estar vendiendo a muy buen precio) para hacer qué? Asesinos que, de acuerdo con las cifras oficiales, son menores de edad en su gran mayoría, muchachitos que crecieron bajo esta supuesta revolución, criadero de pichones del Hombre Nuevo que entendieron lo sabroso que son los símbolos del capitalismo y roban y matan por un Iphone, una Mac o unos Nike, sin necesidad de marcar horario porque quizás su papá o su tío fueron bendecidos por las misiones de Hugo, esa que les enseñó a no tener que trabajar ni a ganarse el pan honradamente, sino que bastaba con salir a votar quince y último con su franela y su cachucha roja?».

En su libro «Fuentes de la violencia», el psicoterapeuta existencialista estadounidense Rollo May analiza las múltiples variables de este fenómeno.

«Prácticamente la totalidad de mis pacientes habían buscado ayuda porque se sentían impotentes o lo eran. Carecían de un puente afectivo que los conectara con las personas que tenían significación en su vida».

Tan importante es la necesidad de todo ser humano a tener alguien que lo escuche, que lo comprenda, que lo conozca, y quizás más importante aún, que lo re-conozca. Esto es lo que más da orientación a una persona, lo que le permite encontrarle significado al mundo y a su vida. Y en eso venimos fallando como sociedad desde hace tiempo, y esas causas se han acentuado en los últimos años.

Según Rollo May, Freud jamás encaró de manera directa este problema, que no es otro que la naturaleza misma del poder de los individuos dentro de una sociedad. Pero no el poder de los militares o de los malandros con sus armas, sino el poder de los individuos en sus posibilidades de autorrealización, el poder de «ser capaz» de darle cumplimiento a las propias potencialidades.

Pero el «monstruo arrollador del Estado sigue su marcha sin prestarnos atención»: ocupado como está en mantener una maquinaria bélica que les proporcione sustanciosas comisiones a sus contratistas, vendiendo armas, balas, traficando drogas y usando a los malandros como fuerzas de choque «contra la burguesía», para así permitir el «libre tránsito de la propiedad», que va desde el vulgar robo de un celular hasta la invasión de fincas, casas presidenciales, terrenos e industrias, pasando por la reventa del petróleo y la corrupción administrativa del más alto nivel, que incluye por supuesto la entrega de la soberanía nacional a otros países mediante la claudicación mental de unos líderes descerebrados y del incremento irracional de la deuda.

«La violencia echa raíces en la impotencia y la apatía», nos dice Rollo May en su libro.

De modo que debemos prepararnos los venezolanos para una explosión social aún mayor, que cada día luce más inminente e inevitable, vista la propia incapacidad del régimen para aplicar correctivos y entendiendo la situación en la que cada día se hunde más la población.

«Al despojar de poder a la gente, lo que promovemos es la violencia y no el control de la misma». Es la trágica conclusión a la que llega May en su densa y rica investigación. «Lo importante es advertir que violencia es el resultado final de la represión de la cólera y el enojo, represión a un miedo constante que se basa en la impotencia del paciente».

¿Cuánto más vamos a esperar los venezolanos? Y sobre todo, ¿qué más vamos a tener que soportar? Hagan sus apuestas ciudadanía…

Alfredo Sánchez/Diario de Caracas 

------

------

Displaying 6 Comments
Have Your Say
  1. asal6164 dice:

    TIMONDEARAGUA luzmalvarez Tuvo q morir a mano del hampa asesina una mis vzla,su pareja y 25mil vzlanos/as en 2013 par atender Inseguridad

  2. asal6164 dice:

    TIMONDEARAGUA luzmalvarez Siempre «lo mismo» tiene que #ocurrir las #desgracias para atenderlas los gobiernos, ahora estamos sitiados

  3. asal6164 dice:

    TIMONDEARAGUA luzmalvarez Ni en la «guerras» se producen tantas muertes como las q ocurren todos los dias en Vzla, esto es un «holocausto»

  4. asal6164 dice:

    TIMONDEARAGUA luzmalvarez La #violencia arma politica implantada por el dictador chavez y continua con–>NicolasMaduro como buen fanatico

  5. asal6164 dice:

    TIMONDEARAGUA luzmalvarez ó nos van a decir a los vzlanos q no es así en #15años la violencia ha sido el arma politica para generar #miedo

  6. Fokokiwy dice:

    asal6164 TIMONDEARAGUA luzmalvarez por eso ya.no se.puede creer ni negociar con el gobierno.hay que reaccionar por la fuerza.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>