Published On: mar, Abr 16th, 2019

SONETO A LA COBARDÍA, por Eugenio Montoro


Un soneto es una composición poética formada por catorce versos. Se organizan en cuatro estrofas de cuatro versos y dos estrofas de tres. Guarda esto por un momento como la letra A.

La cobardía es la falta de determinación para actuar cuando es necesario ante un evento riesgoso. Se opone a la valentía que es una virtud. Es importante separar la valentía de la prudencia. La prudencia es pensar sobre el modo y momento de actuar. La cobardía es dejar de hacerlo o actuar a traición. El cobarde sabe lo que es correcto, pero decide no hacerlo por temor a las consecuencias. Guarda esto como la letra B.

Hace poco Juan Guaidó visitó al Zulia y a Falcón. Un sábado temprano fue a la Basílica maracucha a pedirle a la Chinita el milagro que todos ansiamos y desde allí se dirigió a Machiques, un pueblo ganadero al que Guaidó le tiene especial afecto pues es donde llegó, él y su familia, después de la tragedia del deslave en el estado Vargas.

La vía principal de Maracaibo a Perijá había sido cerrada desde tempranas horas por un grupo de supuestos Yukpas bien vestidos que reclamaban algo. Las colas en ambos sentidos eran inmensas.

Por si acaso, otro grupo de 30 soldados del ejército todos con armas largas, cerraban la entrada de Machiques para impedir que se pasara al sitio donde se había programado la concentración. Miles de personas se quedaron en la larga cola de vehículos y no pudieron llegar.

Sin saber explicar cómo, el astuto Guaidó y sus acompañantes evitaron las barreras, llegaron al sitio y se efectuaron masivas concentraciones tanto en Machiques como en la Villa del Rosario recibiendo las animosas palabras del líder,

De regreso seguían los Yukpas su misión de trancar la vía así que obligaron a Guaidó a seguir otro recorrido y llegar a Maracaibo. Allí también lo esperaban, en la entrada a la ciudad, hombres armados y colectivos con bombas molotov. Llegó con retraso, pero también pudo hablar frente a una concentración extraordinaria de zulianos que lo esperaban.

Al día siguiente fueron a Cabimas y Lagunillas. La misma historia y de seguida fueron a Coro para encontrarse nuevamente con trancas con “colectivos” en la carretera nacional para impedirles el paso. A pesar de todo y con mucho retraso pudieron salvar los obstáculos y cumplir los actos en Falcón.

Todas las trancas y alcabalas fueron puestas a propósito por el régimen. Hasta la de los Yukpas, que podría haberse confundido con una protesta genuina pidiendo comida, ni siquiera tuvieron pudor para esconder a los dos autobuses rojos oficiales con los que transportaron a los supuestos indios desde lejos.

Volvamos ahora con A y B. Esta seguidilla de trancas es lo más parecido a un soneto, todo bien medido y calculado por los “pensadores” rojos. En cuanto a B y la cobardía, no hay duda que todos los del régimen saben que poner preso a Guaidó es (bajo su perspectiva) lo correcto, pero no lo hacen por temor a las consecuencias. Es decir, las trancas en su totalidad son solo una clara representación de la cobardía.

Así para los que creyeron que se la comieron y que las trancas era una forma de fustigar al enemigo, debemos aclararles que cada una fue una demostración de cobardía por la que deberían sentirse muy avergonzados. Tristeza debía darles de poner a nuestros pobres sodados en ese miserable papel o a los hambrientos indios y colectivos comprados en su inmensa necesidad por unas monedas.

Un soneto escrito con la temblorosa mano por Maduro y su pandilla, por el alto mando militar y por los gobernadores y alcaldes que actuaron como cobardes por donde pasó el joven presidente.

Por cobardes actúan así y por cobardes abandonarán pronto el país.

Eugenio Montoro
montoroe@yahoo.es

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>