Publicado el: Dom, Mar 1st, 2015

Tabare Vazquez toma posesión de la presidencia de Uruguay

Tabaré Vázquez asumió este domingo la presidencia de Uruguay, en el tercer mandato consecutivo de la izquierda y con su antecesor José Mujica dejándole el legado de una economía con acento social en la que quedan temas pendientes como la educación, el abultado déficit fiscal y la inseguridad.

El reconocido oncólogo de 75 años, con un estilo cauto y respetuoso de los protocolos, que llevó por primera vez a la izquierda al poder en 2005, toma la conducción del país tras una transgresora y más descontracturada gestión de Mujica, el ex guerrillero que pasó en prisión más de una década de su vida.

Para Vázquez, su predecesor va a ser “un punto de referencia de primer orden” y anticipó que hará hincapié en la continuidad de las políticas sociales que permitieron reducir la pobreza y la indigencia a sus mínimos valores históricos.

“Hace exactamente diez años, desde este mismo lugar me dirigía a la Asamblea General del Poder Legislativo en ocasión de asumir la presidencia de la República Oriental del Uruguay. Hoy la vida me da una segunda oportunidad”, dijo en la apertura de su discurso que siguió a su juramentación.

En el acto protocolar lo acompañaron líderes como los presidentes de Brasil, Cuba, Ecuador, Chile, Perú y Paraguay, entre otras autoridades de países de la región y de otras partes del mundo. El gran ausente fue el presidente Nicolás Maduro, quien a última hora suspendió su viaje por la situación política en Venezuela.

Entre los principales retos de Vázquez está el enfrentar un alto déficit fiscal de un 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB) y mejorar una deteriorada educación, para la cual planea destinar un presupuesto de un 6 por ciento de la economía.

Desafíos estructurales

“El presidente tiene por delante un gobierno mucho más complicado del que tuvo diez años atrás, cuando asumió por primera vez”, dijo el analista político Juan Carlos Doyenart. “Se va a enfrentar con los problemas que se encontró Mujica y que no pudo resolver”, agregó.

Aunque la desocupación, la pobreza y la indigencia registran sus menores cifras históricas en una economía estable, que promedia una expansión de un 6% en la última década, Vázquez deberá hacerle frente a algunas de las mayores fisuras que tiene el país sudamericano: educación e infraestructura.

Otro de los desafíos será un inflación anual que ronda el 8% y supera la meta oficial, así como una moneda que acumula una depreciación cercana al 10% en los últimos 12 meses.

“Hoy (Vázquez) se encuentra una economía que se enfrió, un contexto internacional donde los precios han bajado, donde ya no es tan fácil conseguir mercado; una sociedad que se acostumbró al buen pasar y un sindicalismo muy fuerte con gran capacidad de presión y demanda. Tiene un desafío”, dijo Doyenart.

El nuevo presidente de los uruguayos ganó en noviembre en segunda vuelta con un 56,5% de los votos, superando en 13 puntos a su oponente de centro, con la promesa de continuidad de las políticas sociales que caracterizaron a las dos anteriores gestiones de izquierda.

Y aunque Vázquez, de estilo más ejecutivo, no prevé desandar el camino de su antecesor, ya le transmitió a su gabinete de ministros que otros serán los tiempos y modos de hacer política.

“Hay escuelas de vida diferentes que van a marcar el funcionamiento cotidiano del Gobierno”, dijo Héctor Lescano, ministro de Turismo durante el primer período de Vázquez y parte del de Mujica.

“Vázquez tiene una cabeza con una formación más formal, más ordenada, de mantenimiento de un cierto orden”, agregó.

El nuevo presidente del país sudamericano también deberá consolidar radicales medidas adoptadas por Mujica, que aprobó la legalización del aborto, el matrimonio gay, inició la regularización del consumo de la marihuana y recibió refugiados sirios y ex presos de Guantánamo.

La producción y venta legal de marihuana, que fue aprobada hace un año atrapando la atención del mundo pero que ha tenido problemas de implementación, será uno de los asuntos que Mujica le heredará para su concreción.

“Vázquez quiere seguir adelante con el proceso de instrumentación del cannabis pero quiere que salga bien”, dijo una fuente cercana al nuevo presidente bajo condición de anonimato.

“No queremos fallar en esta fase porque una falla tira por tierra todo lo hecho y no vamos a apurarnos”, agregó.

Americaeconomia

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>