La ley marco del divorcio británico tras su primera lectura en la Cámara de los Comunes está ahora en segunda lectura, fase en la que pueden sugerirse enmiendas, explicó la agencia ANSA.

Durante las últimas semanas, recordó la BBC, la oposición laborista advirtió que apuntaría a un “soft Brexit” a través de posibles modificaciones a la ley de revocación (Repeal Bill) del compromiso con la Unión Europea.

La primera ministra reiteró que está determinada y aunque el Ejecutivo esté listo para escuchar ideas para mejorar el procedimiento “no permitirá formas de obstruccionismo o tentativas de bloquear el proceso democrático iniciado con el referendo del 23 de junio de 2016″.

Con un mensaje opuesto, el ex embajador británico en la Unión Europea, John Kerr, uno de los autores del artículo 50 del Tratado de Lisboa para reglamentar el adiós de un país a la Unión, consideró que la decisión británica aún resulta reversible.

“En todo momento podemos cambiar de idea si queremos y si lo hiciéramos sepamos que nuestros socios europeos estarían muy felices”, concluyó Kerr, miembro de la Cámara de los Lores.

Fuente: Infobaees