Publicado el: Vie, Ene 29th, 2016

Treinta años del Challenger, el accidente que cambió la historia de la exploración espacial

606x340_322555

Fue uno de los peores accidentes en la historia de la astronáutica. Sus efectos todavía influyen en las decisiones de las agencias espaciales.

Hoy hace 30 años que el transbordador espacial Challenger despegó de la base de Cabo Cañaveral en Florida.

Setenta y tres segundos más tarde la lanzadera espacial de la NASA explotó en el aire con sus siete tripulantes a bordo.

Para recordar ese momento y entender su importancia en la historia de la exploración espacial, Euronews ha hablado con Dominique Detain (DD) de la Agencia Espacial Europea y Lance Bush (LB) del Challenger CentreUna Organización No Gubernamental de las familias de las víctimas. dedicada a la educación.

600x361_bonus-detain-bush

¿Cómo se enteró del accidente de Challenger?

DD “Trabaja de periodista en Guyana, como especialista espacial para un programa de la cadena pública RFÔ. Ese día yo estaba cubriendo una noticia en un río, en la selva. Recibí la información a través de los militares la Legión. Me dijeron que llamase urgentemente a la redacción porque había ocurrido un accidente espacial grave.

Entonces no había teléfonos móviles como ahora. Eran otros tiempos”.

LB “El 28 de enero de 1986 yo era un ingeniero novato recién entrado en la NASA. Mi misión era recopilar y analizar los diseños de los vehículos espaciales legendarios como Mercurio, Géminis y Apolo. Yo formaba parte del equipo que, en los primeros días del programa de la lanzadera espacial , se encargó de diseñar la próxima generación de vehículos espaciales.

Como ingeniero era consciente de la gran responsabilidad de nuestro trabajo, así como de las vidas que dependen de nuestras decisiones. El momento de la explosión me produjo una gran conmoción.

En la NASA todos tenemos un gran sentido del trabajo en equipo porque sabemos que el éxito y la vida de nuestros compañeros dependen el uno del otro “.

¿Cómo le impactó?

DD “Un sentimiento de tristeza inmenso, porque todos admiramos y todavía lo hacemos el trabajo y logros de los astronautas de la NASA en el espacio.

“El desastre puso fin al entusiasmo, tal vez un entusiasmo ciego, y recordó a todos que la seguridad en el espacio es crucial, por encima de cualquier problema técnico.T

“Había habido una helada en Florida, lo que es muy inusual, y la consecuencia fue el trágico accidente.”

LB “Para mí no era extraño que un familiar se te muera antes de tiempo, de una manera trágica, en un accidente. Por tanto, entiendo lo que eso tuvo que suponer para los familiares de los astronautas que viajaban a bordo, al igual que los niños que lo estaban viendo. Me alegro de que hoy pueda seguir colaborando en el legado de la tripulación, ayudando a sus familiares.”

¿Cómo afectó ese desastre a la exploración espacial en aquel momento?

DD “ Fue un shock para todos. En ese momento la NASA pensaba que podían enviar una lanzadera espacial cada mes. El desastre hizo que todos se dieran cuenta de que el transporte de astronautas al espacio no es algo que se deba dar por sentado.

También hizo que los ingenieros espaciales comprendiesen que no era una gran lanzar satélites y astronautas a al mismo tiempo y de forma sistemática.

Tras el accidente del Challenger no se envían astronautas a menos que sea completamente necesario”.

606x413_bonus-crew-challenger

Las víctimas del desastre. NASA

Cuando ocurrió el accidente no había Estación Espacial Internacional, ni viajes a la Luna, los astronautas se mantenían en órbita durante un tiempo y luego regresaban a casa. Las misiones estaban encaminadas a poner satélites en órbita como para sacarlos de ella.

LB “la tripulación y todas las personas que trabajaron en la misión 51-L del Challenger dedicaron su vida a la exploración en beneficio de la humanidad y en concreto, sirvieron de pioneros al esfuerzo global para inspirar a las futuras generaciones en STEM (Ciencia, Tecnología , Ingeniería, Matemáticas) estudios y carreras que luego les convertirán en científicos.

“Hoy, 30 años después, hemos atraído el interés de 4,5 millones de niños, gracias a la participación de los estudiantes de los 40 Centros de Challenger presentes en 27 estados y cuatro países. Cada día somos testigos de la transformación interior de estos jóvenes que tomarán el timón en el futuro. Aquí se les estimula para que puedan continuar por ese camino. En la actualidad contamos con viejos alumnos que hoy tienen un papel destacado en la investigación espacial”

¿Cómo reaccionó el público al desastre del Challenger?

DD “El accidente del Challenger fue realmente un shock porque ocurrió en directo en televisión”.

La NASA lo convirtió en una gran operación de relaciones públicas. Habían invitado a bordo a Christa McAuliffe, una profesora de 36 años. Era la primera vez que se subía un ‘pasajero’, una persona sin el título astronauta que se ponía en órbita. Tenía previsto dar lecciones desde el espacio. Hubo un fuerte despliegue mediático entorno a esto, para mostrar al mundo lo bonito que era el espacio’.

Hubo incluso quien utilizó el evento para hacer publicidad del día de antes del lanzamiento. La aseguradora que había cubierto el seguro de vida de Christa McAuliffe. Evidentemente, esto les pasó factura al día siguiente.

“La anécdota muestra el estado de ánimo antes de su puesta en marcha y lo inesperado del trágico desenlace.

En ese momento había una cierta “euforia” en torno a la exploración espacial, todo parecía ir sobre ruedas. El accidente del Challenger puso las cosas en su sitio y dio una visión más realista: la exploración espacial es siempre una aventura peligrosa. Que siempre asumimos riesgos cuando dejamos la gravedad terrestre para ir al espacio”.

¿Y cuales fueron las implicaciones a largo plazo para la exploración espacial?

DD “La comunidad espacial tuvo que revisar toda su estrategia después del Challenger.

Nos dimos cuenta de las “misiones de rutina” no existen. En este caso el fallo se debió a un pequeño problema, casi invisible en una junta del propulsor derecho. Hubo heladas en Florida la noche anterior al lanzamiento.

Mostró las ventajas de un programa como el Ariane de la Agencia Espacial Internacional, más barato y sin tripulación a bordo.

Aunque Ariane tampoco se benefició de la tragedia porque tuvo un fallo muy poco tiempo después. (El accidente del Ariane V-18 que perdió un satélite Intelsat).

Cuando lo miramos en perspectiva nos damos cuenta de que la NASA cometió un error poniendo todos sus esfuerzos en el programa de transbordadores. En Europa comenzamos a imaginar un sistema de lanzaderas pero lo abandonamos en los años 90, qiuizás en parte como consecuencia del Challenger, nos dimos cuenta que usar cápsulas espaciales era más barato y seguro.

Hoy los estadounidenses utilizan un sistema de cápsulas, el Soyuz ruso y están desarrollando su propio sistema de cápsulas, Orión. Se han dado cuenta de que es el modo más seguro de subir allí arriba. Menos cómodo, pero más seguro.

En aquel momento los transbordadores quedaron prácticamente paralizados y se revisó su uso. Sólo se utilizaban en misiones que no pueden llevarse a cabo sin astronautas a bordo.

El problema del Ariane, después del Challenger, se debió a una caída de presión en una bomba, fácil de detectar. En la ciencia espacial nunca conseguimos trabajar “en serie”, siempre hay una parte de riesgo.

Y eso es parte del encanto de este sector.

No puedes dar nada por sentado.

http://es.euronews.com/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>