Publicado el: Sab, May 6th, 2017

Trump hace mas dificll el pedido de asilo en EE UU


Administración Trump endurece proceso de asilo para evitar fraude
Entre las nuevas políticas migratorias firmadas por el presidente Donald Trump hay varios decretos que dificultan a los inmigrantes que llegan a Estados Unidos obtener asilo o probar que tienen temor a la persecución si son devueltos a sus países.
Los casos de fraude por asilo también han ocurrido en Miami, pero no aparecen públicamente con tanta frecuencia como en otras partes del país.

La razón dada por los funcionarios para explicar el endurecimiento de los nuevos reglamentos es prevenir que los extranjeros mientan sobre su temor o presenten peticiones fraudulentas de asilo.

Mientras los activistas que defienden los derechos de los inmigrantes han denunciado las nuevas políticas de asilo, entrevistas con funcionarios del gobierno, antiguos jueces de inmigración y ex funcionarios de asilo, así como académicos que han investigado el tema, demuestran que efectivamente han habido ejemplos de fraude en el proceso de asilo, incluso en Miami.

Entre los ejemplos más recientes citados en un informe del Centro de Estudios de Inmigración (CIS), está un caso en mayo del 2016 en el que un abogado de inmigración de Chicago fue condenado por falsificar documentos para ayudar a sus clientes a obtener asilo a través de falsas acusaciones de tortura y persecución religiosa.

Además, en diciembre del 2015, un informe de la Oficina de Fiscalización del Gobierno (GAO) mostró que a partir de marzo del 2014 una investigación conjunta por parte de la Fiscalía de Nueva York, el FBI, la Policía de Nueva York y la oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) llevó al encausamiento de 30 acusados, entre ellos ocho abogados, por su supuesta participación en el fraude relacionado con el asilo.

Según el informe de la GAO, las acusaciones a estos acusados ​​incluían la preparación de solicitudes de asilo fraudulentas, que a menudo se basaban en uno de tres presuntos hechos: abortos forzados de conformidad con la política de planificación familiar de China, persecución basada en las creencia cristianas del solicitante o persecución política o ideológica”.

Según los informes publicados sobre el caso, los abogados y los que preparaban los documentos de los solicitantes se presentaron casi 6,000 solicitudes de asilo a USCIS, que concedió asilo a más de 800 de los solicitantes.

Los casos de fraude por asilo también han ocurrido en Miami, pero no aparecen públicamente con tanta frecuencia como en otras partes del país.

HAY 360 FUNCIONARIOS DE ASILO

En el 2002, por ejemplo, seis personas fueron acusadas de operar en Hialeah una empresa que ayudaba a inmigrantes indocumentados pedir asilo a través de alegaciones falsas de que habían sido perseguidos en sus países.

La investigación terminó cuando un jurado de instrucción en Miami emitió su encausamiento, que permitió a las autoridades arrestar a las seis personas involucradas en el caso. Los seis fueron juzgados o se declararon culpables. Una fue absuelta.

La acusada principal, Olga Hedman, intentó persuadir a clientes escépticos de lo fácil que era engañar a los funcionarios de inmigración.

“En abril o mayo del 2000, la acusada Olga L. Hedman dijo a J.R., un extranjero, que para inmigración no hay nada mejor que una buena historia”, según el encausamiento. “Y esa evidencia no es tan importante, pero si el caso fuese enviado a un juez, ella podía arreglarlo”.

Esta afirmación atribuida a Hedman por las autoridades está vinculada con las razones por las cuales Trump y sus asesores han endurecido los requisitos de asilo, como explicó recientemente un memorando firmado por John Kelly, secretario de Seguridad Interna (DHS).

“El objetivo del DHS es asegurar que no se abuse del proceso de asilo”, dice el memorando. “Los funcionarios de asilo deben realizar entrevistas del ‘miedo creíble’, de manera que permitan que el funcionario obtenga toda la información relevante de parte del extranjero para hacer una determinación legalmente apropiada”.

A consecuencia de esto, agrega el memorando, “el funcionario de asilo deberá hacer una determinación de temor creíble sólo después que haya estudiado toda la evidencia pertinentes y haya determinado, basándose en la evidencia creíble, que el extranjero tiene una posibilidad significativa de cumplir los requisitos para obtener asilo, o protección contra la tortura”.

Aunque el memorando no especificó los nuevos métodos que el funcionario de asilo debe de emplear para confirmar la afirmación de temor de parte de un extranjero, los expertos dicen que la corroboración de la alegación del solicitante es la clave para prevenir el fraude.

“A diferencia de los refugiados, cuyos casos se estudian antes de llegar a Estados Unidos, y se les puede negar el estatus de refugiados antes de entrar al país, los extranjeros que entran ilegalmente y alegan tener un ‘temor creíble’ de persecución si son devueltos a su país, no han sido estudiados antes de ingresar físicamente a Estados Unidos”, expresa el informe sobre asilo de CIS.

Un gran problema es la enorme cantidad de entrevistas de temor creíble requeridas para examinar a los solicitantes de asilo y el número relativamente pequeño de funcionarios de asilo.

Hay alrededor de 360 funcionarios de asilo en las ciudades más importantes del país, como Miami, pero el número de solicitudes de asilo recibidas por USCIS ha aumentado considerablemente de 56,912 en el año fiscal 2014 a 115,888 en el año fiscal 2016, mientras que los casos de “temor creíble” aumentaron más de ocho veces entre el año fiscal 2009 y el año fiscal 2015, según el informe de CIS.

Por lo tanto, las nuevas directivas del DHS están dirigidas a asegurar que los funcionarios de asilo presten más atención al historial de inmigrantes que dicen tener temor de ser devueltos a sus países, para así detectar posible fraude y mentiras.

El memorando agrega que la USCIS debe “aumentar la capacidad operacional de su unidad de detección de fraude”, pero no citó ninguno método específico. Sin embargo, la directiva del DHS indica que los funcionarios de asilo deben de ser curiosos y hacer las preguntas necesarias para establecer que el solicitante no miente cuando dice que tienen temor de ser devuelto a su país.

Si el funcionario de asilo cree la historia del solicitante y aprueba su solicitud de asilo, la USCIS le da la residencia permanente. Si, por otra parte, el funcionario de asilo rechaza la solicitud, no es el final del camino para el solicitante, que entonces es remitido a un tribunal de inmigración, donde un juez decide el caso.

Michelle Ortiz, subdirectora de la organización miamense American for Immigrant Justice, expresó preocupación por los cambios en las políticas de asilo bajo el gobierno de Trump, que ha echado atrás muchas de las políticas promulgadas por su predecesor, Barack Obama, quien se mostró más indulgente con los indocumentados que solicitaban protección. La preocupación particular de Ortiz es cómo afectará eso a los menores que huyen de América Central y sus familias.

“La nota de DHS tiene un impacto devastador sobre los niños no acompañados en nuestras políticas de inmigración”, dijo Ortiz. “Requiere la reevaluación del estatus del menor no acompañado, eliminando las protecciones humanitarias y de debido proceso de muchos niños centroamericanos que buscan refugio y seguridad en nuestra frontera. De forma significativa, el memorando pide el procesamiento penal y/o la deportación de los padres y familiares de estos menores que facilitaron el viaje de sus hijos a Estados Unidos, independientemente de las razones por las que lo hicieron, y sin importar si el niño tiene una reclamación válida de asilo”.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Fuente:elnuevoherald.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>