Published On: Lun, Dic 12th, 2016

Trump pisa arenas movedizas y China responde airada sobre Taiwán

trump-hablando

China responde con dureza a las declaraciones de Trump sobre Taiwán

El presidente electo afirma que no se siente atado a la política de EE UU en Asia en los últimos 40 años.

Si hay un asunto que China considera intocable es Taiwán, la isla que mantiene relaciones diplomáticas con 22 países y que Pekín considera parte inalienable de su territorio. Donald Trump ya lo ha tocado dos veces en diez días. Este domingo amenazaba con no respetar la política de “Una China” que EEUU ha mantenido durante cuatro décadas -el reconocimiento diplomático de Pekín y no de Taipéi-, a menos que China hiciera concesiones en áreas como el comercio. El Gobierno chino ha respondido con una seria advertencia: si Trump fuera a alterar esa posición, las relaciones bilaterales correrían peligro.

El principio de “Una China” es “un asunto fundamental” para Pekín y la base sine qua non para mantener relaciones con otros países, recalcó este lunes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang en su rueda de prensa diaria. Si se viera “perjudicado o puesto en peligro, no habría posibilidad de un crecimiento sólido y continuado de las relaciones China-EE UU, ni de cooperación bilateral en áreas importantes”.

 “Instamos a la administración estadounidense entrante y a sus líderes a reconocer la importancia de este asunto, y a gestionarlo de manera sensata para no perjudicar a las relaciones bilaterales”, insistió.

El consejero de Estado Yang Jieqi —el principal responsable de la política exterior china, por encima del ministro Wang Yi— se ha reunido recientemente con el próximo secretario de Seguridad Nacional, el general retirado Michael Flynn, y otros representantes del equipo de transición de Trump, reveló Geng. La reunión se produjo mientras Yang pasaba en tránsito hacia América Latina. “Intercambiaron puntos de vista sobre las relaciones China-EE UU y otros asuntos importantes que preocupan a ambas partes”.

La aceptación de la política de “Una China” por parte de Washington fue fundamental para el restablecimiento de relaciones entre Washington y Pekín en 1972. Ambos países normalizaron por completo sus lazos en 1978, y en 1979 EE UU rompía su relación diplomática con Taipei. Desde entonces, y aunque Estados Unidos mantiene relaciones informales con Taiwán y le suministra armamento, tanto las Administraciones republicanas como las demócratas han observado ese principio.

Trump ha declarado que no se siente obligado a continuar respetándolo. “No veo por qué tenemos que estar vinculados al principio de una China a menos que lleguemos a un acuerdo con China en el que entren otras cosas, incluido el comercio”, subrayaba en su entrevista con Fox News.

Diez días antes había ya sembrado el nerviosismo en el Gobierno chino al aceptar una llamada de la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, el primer diálogo directo conocido entre líderes de ambas partes desde 1979. Entonces, la respuesta de Pekín fue relativamente moderada, y optó por culpar de la conversación a un “truquito” de Taiwán y la inexperiencia del presidente electo.

En esta ocasión la reacción de los medios oficiales chinos, transmisores en general de la posición de su gobierno, ha sido más agresiva. Si Trump fuera a abandonar esa política, Pekín “no tendría por qué anteponer la paz a la fuerza para recuperar Taiwán”, amenaza el diario “Global Times”, de corte nacionalista y propiedad del Diario del Pueblo.

Fuente: El País

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>