Publicado el: Sab, Mar 18th, 2017

Trump se deslinda de fricción diplomática con Gran Bretaña

trump en la cia
El presidente Donald Trump se negó el viernes a retractarse de su controversial afirmación de que Barack Obama espió sus teléfonos, y se deslindó de la decisión de la Casa Blanca de hacer mención de un reporte no verificado de que Gran Bretaña ayudó a efectuar las supuestas escuchas.

Mientras minimizaba la fricción diplomática con el que tal vez sea el aliado más cercano de Estados Unidos, Trump también reanimó otra: el espionaje efectuado por el gobierno de Obama a las llamadas telefónicas de la canciller alemana Angela Merkel.

“Al menos tenemos algo en común, tal vez”, afirmó sarcástico durante una conferencia conjunta con Merkel.

La líder germana, en su primera visita a la Casa Blanca desde que Trump asumió la presidencia, se vio sorprendida por el comentario del presidente, que pareció haberlo tenido preparado de antemano. El espionaje del gobierno de Obama hizo enfurecer a Alemania en su momento y generó el riesgo de dañar la relación de Estados Unidos con uno de sus socios europeos más importantes.

Las recientes acusaciones de Trump contra su predecesor, de las cuales no ha presentado ninguna evidencia, lo han dejado cada vez más aislado. Sus colegas republicanos y los legisladores demócratas han dicho que no han visto ninguna información de agencias de inteligencia que sustente tales afirmaciones.

Pero Trump, que muy pocas veces reconoce estar equivocado, se ha mostrado impasible, y ha dejado a sus asesores la tarea de defender al presidente sin ninguna evidencia creíble.

Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca, citó el jueves la afirmación de un analista de Fox News de que GCHQ, la agencia británica de espionaje electrónico, había ayudado a Obama a intervenir los teléfonos de Trump. El conductor de noticias Shepard Smith, de Fox News, dijo el viernes que la cadena no podía verificar independientemente los reportes de Andrew Napolitano, un exjuez y comentarista que se ha reunido con Trump.

La GCHQ refutó las acusaciones en un comunicado público, en el que afirmó que el reporte era “absolutamente ridículo y debería ser ignorado”.

De acuerdo con un diplomático occidental, el embajador británico en Washington, Kim Darroch, le dijo a la Casa Blanca el martes que las afirmaciones de Napolitano eran falsas. A pesar de ello, fue uno de varios reportes noticiosos a los que Spicer hizo referencia en su reunión del jueves con periodistas en la que hizo una férrea defensa de las declaraciones del presidente.

Darroch y otros funcionarios británicos se quejaron directamente ante la Casa Blanca tras los hechos, y la oficina de la primera ministra Theresa May dijo que le aseguraron que la presidencia ya no repetirá las acusaciones. Spicer se mostró muy arrepentido cuando Darroch lo confrontó el jueves en una cena en la Casa Blanca, aseveró el diplomático occidental.

Pero Trump no ofreció disculpas públicas e insinuó que no tiene nada de malo que la Casa Blanca repita lo que ha escuchado.

“Lo único que hicimos fue citar a una mente legal muy talentosa que fue la que dijo eso en la televisión”, afirmó Trump durante la conferencia de prensa del viernes. “No deberían estar hablando conmigo, deberían estar hablando con Fox”.

Spicer también se mostró desafiante el viernes y dijo a periodistas: “No creo que nos arrepintamos de nada”.

Un funcionario de la Casa Blanca confirmó que Darroch y Mark Lyall Grant, el asesor de seguridad nacional de la primera ministra británica, expresaron su preocupación tanto a Spicer como a H.R. McMaster, el asesor de seguridad nacional de Trump. Spicer y McMaster dijeron que el secretario de prensa sólo señaló reportes públicos y no respaldó ninguna historia específica, señaló el funcionario.

Estados Unidos y Gran Bretaña son miembros de la alianza Cinco Ojos para compartir datos de inteligencia, la cual les prohíbe a sus miembros espiarse unos a otros. Australia, Canadá y Nueva Zelanda son los otros integrantes.

El diplomático y el funcionario de la Casa Blanca hablaron a condición de guardar el anonimato con el fin de poder declarar sobre conversaciones privadas.

El presidente es un consumidor voraz de noticias y con frecuencia repite información que lee o escucha en la televisión, a menudo sin verificarla primero. Fue una historia en Breitbart —el sitio web de la extrema derecha que solía ser dirigido por su asesor Steve Bannon— el que aparentemente desató los tuits de Trump el 4 de marzo en los que acusó a Obama de espiar el rascacielos de Nueva York donde el candidato vivía y dirigía su campaña presidencial.

___

Los periodistas de The Associated Press Jill Lawless en Londres y Jill Colvin y Erica Werner en Washington contribuyeron a este despacho.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/noticias/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>