Publicado el: Vie, May 13th, 2016

Trump y el Partido Repúblicano todavía sin acuerdo

Paul ryan & trump
Unidad difícil de conseguir en las filas republicanas
El encuentro entre el magnate Donald Trump y el líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, demostró que las aguas siguen turbias para hallar la unidad dentro del bloque político

La división dentro de los republicanos es un hecho. Lo demuestra el encuentro de este jueves entre el magnate Donald Trump y el líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan. De otro modo la reunión entre ellos no se hubiera producido y ni siquiera tuvo los resultados esperados por el empresario inmobiliario, virtual candidato republicano a la Casa Blanca, porque su interlocutor sigue negándose a darle su apoyo.

Después de todo, Ryan sabe perfectamente la necesidad de una unidad partidista ya que fue el compañero de boleta de Mitt Romney en la pasada campaña presidencial. Para Trump el encuentro era importante porque las divergencias dentro del partido pudieran alienar su candidatura con el surgimiento de un tercer candidato, por ejemplo, pero también acaba con la mayoría republicana en el Capitolio, la condición clave para que el magnate pueda gobernar con tranquilidad en la eventualidad de ser electo.

“Las conversaciones van a seguir. Tenemos confianza de que representan una gran oportunidad para unir al partido y ganar (las elecciones) en el otoño. Nuestro compromiso para lograr este objetivo es total”, indica un comunicado común emitido al final de encuentro en la oficina del presidente del partido republicano, Reince Priebus, en Washington DC.

Prioridades

Para Ryan es capital que los republicanos controlen el Capitolio a partir de enero. Aseguraría su responsabilidad al frente de la Cámara de Representantes, pero también allanaría un futuro cómodo porque, ante la eventualidad cada día más real de que la candidata demócrata Hillary Clinton logre el sillón presidencial, pudiera representar el fin del partido republicano como se conoce ahora.

Pese al encuentro, Ryan tiene reticencias. Por eso no se ha comprometido a apoyar a Trump. El líder de la Cámara baja sabe perfectamente que sus posturas antiinmigrantes, sus conceptos controversiales sobre la reforma tributaria o la ansiedad proteccionista que quiere imponer a la economía, son un factor de división dentro de los republicanos por muy bien intencionado que sea parte del electorado del magnate.

Además, como burócrata partidista, aunque a tiempo parcial, Ryan también sabe que Trump es incapaz de entregarse hacia una disciplina partidista que se pretende monolítica, al menos en los pilares básicos. Y el empresario está habituado a hacer las cosas “a su modo”.

“Para nosotros es muy importante que no falsifiquemos el proceso de unificación, no pretendemos lucir como que estamos en un proceso de unidad, lo que queremos es un proceso de unidad sólido, fuerte y genuino, este otoño. No quiero que esto sea un proceso de unidad falso”, indicó Ryan en una rueda de prensa.

Un indicio bueno en este sentido es que los líderes republicanos en el Capitolio dicen que durante el encuentro, Trump escuchó más de lo que habló y nadie se quejó del tono que él ha impuesto a su campaña. La cuestión ahora es si eso representa una buena señal porque no hay nada que haga creer que el magnate haga necesario caso a lo que le haya dicho Ryan. El hombre no ha dejado de ser imprevisible.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>