Publicado el: Lun, Feb 1st, 2016

Un millonario y un socialista ponen en jaque el sistema político de Estados Unidos

sanders-iowa--620x349

Bernie Sanders, precandidato demócrata y senador por Vermont, firma un autógrafo este sábado en Manchester, Iowa – EFE

Este lunes arrancan las primarias estadounidenses en el estado de Iowa, en un momento en que los dos grandes partidos -republicano y demócrata- están en crisis

Iowa, un estado del Medio Oeste americano con apenas tres millones de habitantes, da el pistoletazo de salida este lunes al proceso de elecciones primarias más incierto y disputado que se recuerda en EE.UU. Hay precedentes sorprendentes nacidos en unos caucus (asambleas) que suelen deparar emoción y resultados apretados, aunque no siempre elijan a quien después resulta nominado. Los demócratas Carter y Obama (1976 y 2008) protagonizaron históricos vuelcos en la carrera demócrata. El republicanoRomney, en 2012, logró por ocho votos una victoria que después le sería revocada, pero que ya había facilitado su nominación… Lo que resulta insólito esta vez es que un showman millonario y un autoproclamado socialista, dos outsiders (fuera del sistema) que amenazan las reglas establecidas desde lo políticamente incorrecto, tengan serias opciones de convertirse en candidatos a la presidencia de EE.UU.

Donald Trump y Bernie Sanders podrán estar en las antípodas ideológicas, si es que el magnate se puede situar en un espectro que no sea el personalista, pero ambos cuestionan todas las normas tradicionales y el pragmatismo por los que se han regido hasta ahora el establishment de ambos partidos y el propio sistema.

Es la hora de los «enfadados», que también en EE.UU. son legión, a izquierda y a derecha. Si la dirección republicana afronta el proceso con temor a un nominado no afín, la dirección demócrata, y más el propio presidente Obama, prefieren la continuidad que pueda representar Hillary Clinton que el ignoto camino que abriría para el partido una candidatura, y no digamos ya la presidencia, de quien representa la llamada «revolución Sanders».

El primer mojón en la senda del proceso, Iowa, un estado conservador muy marcado por el peso del cristianismo evangélico, convoca a los caucus este lunes a un millón doscientos mil votantes, aproximadamente 600.000 registrados en cada uno de los dos grandes partidos. Aunque no suele participar más del 40%. Mediante el procedimiento de los caucus, unas asambleas que debaten el sentido del voto antes de emitirlo a mano alzada, los votantes elegirán el número de delegados que representarán a cada partido en la convención de julio.

Una cita en la que los delegados votarán para ver quién resulta nominado. Aunque este año hablar de precedentes es un riesgo, el peculiar reparto de delegados suele deparar un nominado virtual no más tarde de finales de abril, que no es otro que quien se asegure la mitad más uno del total.

El complejo pero apasionante proceso no puede ocultar la realidad de un final de ciclo y de un país dividido. Dos partidos en crisis se disputarán la era postObama en la elección presidencial de noviembre. El republicano, para hacer buena la tradición: nunca un partido ha gobernado tres mandatos consecutivos, desde que existe la limitación, instaurada a la muerte deFranklin Delano Roosevelt (1945). Por tanto, sería su turno. Pero, además de que finalmente elija o no a un candidato que pueda ser elegible por su moderación, el Partido Republicano está más alejado que nunca de las minorías afroamericana e hispana, cada vez más decisivas.

Los demócratas, tras siete años de Obama, quieren dar continuidad a un mandato de reformas sociales y de una gestión económica que ha permitido reducir el paro a una tasa del 5%. Pero que no ha frenado la caída del poder adquisitivo de la clase media. Además, como ha reconocido el propio Obama con autocrítica, el próximo presidente (o presidenta) tendrá que abordar urgentemente la unión de un país dividido ideológicamente, en el que el enfrentamiento entre la Casa Blanca y la mayoría republicana en el Congreso ha contribuido a intensificar el desapego de los ciudadanos hacia los políticos, representados en Washington, y el incremento de un enfado que va a marcar el proceso electoral de 2016.

El fenómeno que mejor refleja ese sentimiento es el surgimiento y consolidación de Donald Trump, que en medio año ha pasado de novedad mediática a favorito para ganar la nominación republicana. No hay estado en que no lidere las encuestas, que le sitúan a nivel nacional con una distancia de al menos 15 puntos con respecto al segundo en liza.

Supermartes

Pero la complejidad de un proceso de primarias que es escalonado en el tiempo, obliga a fijarse sólo en los tres primeros estados. Iowa siempre sorprende. Nuevo Hampshire y Carolina del Sur confirmarán la primera selección antes delsupermartes (1 de marzo).

Aunque Trump también está en cabeza, la sólida campaña del senador Ted Cruz, cristiano evangélico, también le da opciones serias de victoria en Iowa, lo que marcaría el resto de la campaña. La gran pregunta que empezará a responder este lunes el estado del Medio Oeste es cuánto tiene de burbuja el fenómeno Trump y si los votos van a recoger fielmente el termómetro de las encuestas. Hay quien tiene serias dudas. El hispano Marco Rubio espera como tercera opción, mientras que Jeb Bush y John Kasic, este último respaldado por «The New York Times», no tiran la toalla.

http://www.abc.es/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>