Published On: Sab, Oct 18th, 2014

Urgente regeneración política

FERNANDO FACCHIN B.

“Entre las dificultades se esconde la oportunidad”
Albert Einstein

Decadencia en la clase política y en especial en los rojos gobiernos estatales y municipales, son una muestra palpable de los malos gobiernos y, los malos gobiernos no representan a la ciudadanía ni al país, aun así, no hemos perdido la oportunidad histórica de cambiar el poder por las vías democráticas que prevé nuestra Carta Magna de 1991, “la mejor del mundo” (Chávez dixit).

La oportunidad histórica de retomar la democracia y la libertad están en la escogencia de los candidatos a las elecciones legislativas del próximo año, para ese evento electoral debemos contar, no con los políticos que tienen su fecha de caducidad vencida, que deben retirarse y darle paso a los nuevos líderes regionales y municipales y retomar la agenda democrática que nos llevará al triunfo, una agenda unitaria de recuperación institucional del poder legislativo. Ese es el desafío.

Venezuela tiene un capital humano valioso, superior a la clase política que nos gobierna e inclusive a aquellos políticos de “vieja guardia” que se resisten a retirarse. Por otra parte, la política oficialista está plagada de arribistas que han llegado casualmente a ocupar cargos en el gobierno; ya sea nacional, estatal o municipal, desde luego que la política es circunstancial y quien llegue en el momento adecuado, con la persona adecuada y se someta a ciertas reglas de lealtad y demuestre tolerancia, además de mucha disponibilidad hacia sus superiores, tendrá la suerte y casi la certeza de que será candidato a un mejor cargo; sin embargo eso no significa que tenga conocimientos, sensibilidad, experiencia, ni mucho menos vocación política.

Ya nuestra sociedad se ha dado cuenta que esos políticos rojitos están de paso, que su derrota es segura y que sus ruinas serán eternas, son individuos que ocupan cargos sin las preparación debida eso que llaman “paracaidistas”, que funcionan a través de la imposición de la fuerza bruta y no de la racionalidad, que están allí generando un círculo vicioso para el país por la inoperatividad devenida de la ignorancia política

En otro orden de ideas, los partidos políticos del “status” han sufrido un desgaste profundo y no aceptan la autocrítica ni la modernización de su ideología, sólo se preocupan de las elecciones y no ofrecen soluciones a la problemática social que vive el país

Es urgente regenerar la política y darle a los liderazgos naturales de las regiones el valor de líder político que se han ganado. La regeneración política es fundamental y urgente para la recuperación del país y su democracia; en consecuencia, existe consenso en que el sistema de gobiernos que ha imperado desde 1999 a la fecha ha fracasado estrepitosamente con un gran daño económico social y político para el país, ante ese escenario crítico, estimo que la socialdemocracia o democracia social remozada, moderna, inserta en los nuevos tiempos de globalización y sin “apellido”, tiene una gran oportunidad política.

Es oportuno recordar a Dietmar Kneitschel, quien fuera director del Centro de Estudios Democráticos de América Latina -CEDAL-en 1974: “La Socialdemocracia no proclama verdades superiores y tampoco aspira a la realización de utopías, sino que opta por la realización de reformas concretas con metas realizables. Sus políticas e instrumentos son flexibles, abiertos a modificaciones y a complementaciones, debido a las incesantes transformaciones en la sociedad, que obligan a cambios de políticas y de instrumentos.”

Gracias a ese concepto habló de “socialdemocracia sin apellidos”, sin encasillamientos nominales que son los que han tratado, inútilmente, de acabar con la socialdemocracia. Esta es una reflexión para todos los ciudadanos en procura de la unidad de criterio para la lucha política.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>