Publicado el: Jue, Jul 20th, 2017

Uruguayos agotan el inventario de marihuana en las farmacias en su primer día de venta

La marihuana se agota el primer día de venta en las farmacias de Montevideo
En el resto del país escasea la droga legal y no se ha informado de ningún tipo de incidente

Sin ningún tipo de incidente, Uruguay comenzó este miércoles a vender en farmacias marihuana para usos recreativos y producida bajo control del Estado, un sistema que se aplica por primera vez en el mundo y que apunta a cambiar la política antinarcóticos. A las ocho de la mañana hora local, el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) publicó la lista de farmacias adheridas al sistema, 16 en todo el país, y comenzaron las ventas. Solo pueden comprar la droga unos 5.000 uruguayos, registrados previamente.

Las cuatro farmacias registradas en la capital, donde vive la mitad de la población del país, agotaron sus existencias antes de acabar el día y, en algunos casos, apenas unas horas después de abrir sus puertas. En el resto del país, según el diario local El País, el producto escasea. Los comercios amanecieron con largas filas de personas que esperaban acceder a las dos variedades que el Estado uruguayo puso en circulación, que denomina Alfa I y Beta I. Aunque las dos presentaciones tienen algunas diferencias en su composición, el porcentaje de psicoactividad ronda el 2% en ambos casos. Los envases, sellados al vacío, contienen cinco gramos de cannabis y su presentación incluye una serie de recomendaciones e indicaciones para los usuarios.

De acuerdo a la ley, los compradores podrán hacerse con un máximo de 40 gramos mensuales de cannabis para uso recreativo, a razón de 10 gramos por semana. El precio de venta al público fijado por el Gobierno es de unos 1,30 dólares (1,12 euros) el gramo. Los clientes registrados para comprar marihuana en farmacias, que deben ser de nacionalidad uruguaya o residentes legales, lo hacen a través de un sistema que lee sus huellas digitales y les permite adquirir la droga para uso personal sin mostrar identificación en el local.

En una farmacia de la Ciudad Vieja de Montevideo, en el centro de la ciudad, compradores hacían cola para adquirir la droga, por primera vez de forma legal. “Fumo desde los 14 años. Vamos a probar”, dijo un hombre de 37 años que no quiso identificarse y pidió no ser fotografiado o filmado. Al igual que el comprador, la farmacéutica evitó dar su identidad y se limitó a declarar que la venta de cannabis es “apenas un servicio” y agregó que espera que no “afecte” su negocio. En las farmacias, cuenta El País, la sensación era “la de estar en una fila para comprar las entradas para la final del campeonato de fútbol en el único lugar que las vende”. “Esto es… un sueño”, contó a este diario Sandra, de 46 años, que fumó su último porro en 1986 y que se registró para comprar por una “cuestión de derechos”.

Aunque en un principio se interesaron en convertirse en puntos de venta legal de la droga, producida por dos empresas privadas en terrenos públicos y bajo vigilancia oficial, las farmacias fueron descolgándose del proyecto esgrimiendo razones de seguridad primero y de rentabilidad después. Para el sociólogo Martín Collazo, que integra el Monitor Cannabis, un equipo multidisciplinar que investiga sobre la regulación en Uruguay, la afluencia de público en este primer día “muestra que un número relevante de usuarios esperaba con ansiedad este momento para dejar de abastecerse en el mercado negro”. Collazo explicó que en 2014 el mercado total de consumo de marihuana en Uruguay alcanzó 34 toneladas, el equivalente a unos 44 millones de dólares.

El equipo estima en unas 160.000 las personas que consumen marihuana en este país de 3,4 millones de habitantes, de las cuales unas 60.000 lo hacen de forma frecuente. Basado en estudios específicos, Collazo explicó que entre 20.000 y 30.000 personas más “podrían inscribirse (para comprar la droga en farmacias) si el sistema satisface sus expectativas”.

La venta de esta droga en farmacias es el final de un largo proceso para implementar la ley de Regulación del Cannabis aprobada en 2013, que estuvo cargado de polémicas y retrasos. La norma, que se puso en marcha en etapas, se presenta como una estrategia de lucha contra las drogas introducidas ilegalmente al país, y habilita tres mecanismos para acceder al cannabis de uso recreativo: el autocultivo en hogares, el cultivo cooperativo en clubes y la compra de marihuana estatal previo registro del consumidor.

El expresidente José Mujica, promotor de la norma, dijo este miércoles a un canal local de televisión que “no hay que tener prejuicios. Uruguay está ensayando un camino”. “No existe ninguna adicción que sea buena” pero “me parece horrible tener condenada una planta maravillosa”, sentenció el exmandatario (2010-2015), que promulgó la ley.

Fuente:elpais.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>