Publicado el: Lun, Ago 1st, 2016

Venezuela, la manzana de la discordia en Mercosur

delcy rodriguez (600 x 400)
De los cinco miembros plenos del bloque subregional, tres están en contra de que Venezuela asuma la presidencia pro tempore del grupo, y uno de ellos considera la autoproclamación de Caracas como una acción “de facto”

La crisis que atraviesa Mercosur no es ni la primera ni será la última, pero sí ha sido calificada por el Canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa como “muy grave” pues la situación política de Venezuela ha dejado acéfalo al bloque regional sudamericano, aun cuando Caracas haya anunciado este lunes de forma unilateral que asume la presidencia del grupo.

Una vez concluida la presidencia pro tempore por parte de Uruguay, el turno le correspondía a Venezuela, pero ante la crisis de gobernabilidad que presenta el país, algunos miembros se niegan a entregar el testigo a la representación de Caracas, basado en el Protocolo de Ushuaia (1998) que establece que el compromiso con la democracia de los estados que conforman el bloque como condición fundamental para su permanencia dentro del mismo.

“Estamos en una situación muy grave por cierto, muy grave”, aseveró Nin Novoa, quien asiste este lunes a un Consejo de Ministros abierto al público en la ciudad uruguaya de Carmelo, en el departamento (provincia) de Colonia.

El pasado viernes Uruguay comunicó al resto de países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Venezuela) que daba por concluida su presidencia del bloque, pero sin mencionar el traspaso al país caribeño, al que le corresponde asumir el liderazgo en virtud del orden rotativo alfabético que estipulan sus estatutos.

Acto seguido, Venezuela comunicó a través de una carta remitida por la Cancillería que asume la presidencia pro témpore, una asunción calificada como “de facto” por Paraguay, país que dijo no reconocer ese mandado, en palabras de su canciller, Eladio Loizaga.

Argentina, que hasta el momento se había mantenido cautelosa tanto en Mercosur como en la OEA, por su interés en lograr el respaldo de Caracas a la postulación de la canciller argentina como Secretaria General de la ONU, afirmó este lunes extraoficialmente que no respaldará a Venezuela como Presidente pro temore del grupo, por no haber cumplido con el debido traspaso del puesto.

Las desavenencias del bloque se refieren, además de a una posible presidencia venezolana, a la interpretación que cada país hace del protocolo para la transferencia del mandato, que se refleja de forma difusa tanto en el Tratado de Asunción (acuerdo fundacional del grupo firmado en 1991) y en el protocolo de Ouro Preto (1994).

En ambos documentos lo que se especifica es que “la presidencia del Consejo del Mercado Común será ejercida por rotación de los Estados partes, en orden alfabético, por un período de seis meses”.

Asimismo, en el artículo 37 del Protocolo de Ouro Preto se estipula que “las decisiones de los órganos del Mercosur (como el Consejo del Mercado Común) serán tomadas por consenso y con la presencia de todos los Estados partes”.

“Yo creo que vamos a tener una señal (sobre el devenir futuro del Mercosur) el día que Venezuela convoque alguna reunión”, expresó Nin Novoa, quien reiteró que Uruguay se aferra estrictamente al derecho internacional y al Tratado de Asunción constitutivo del bloque para dejar la presidencia una vez que concluyó su mandato semestral.

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, dijo el viernes pasado que Venezuela debe completar primero el proceso de adaptación al Mercosur, para luego ser considerado como miembro pleno del bloque y entonces poder asumir su presidencia rotativa, lo que agrega un nuevo ingrediente al caso.

“Brasil no está exactamente oponiéndose a que se transfiera la presidencia a Venezuela”, pero “está ponderando que, para ser parte integral” del bloque, “tiene que cumplir requisitos pactados hace cuatro años, que aún no ha cumplido”, declaró Temer en una rueda de prensa.

Venezuela ingresó como miembro pleno de Mercosur el 31 de julio de 2012, aun cuando seis años antes había firmado el protocolo de adhesión plena, que necesitaba que fuese ratificado por los Congresos de los países miembros del bloque, situación que no se produjo sino hasta el 2012.

Mientras tanto, los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Brasil y Paraguay mantienen un contacto permanente en busca de una salida a la grave crisis institucional del Mercosur, dijo este lunes en Asunción el jefe de la diplomacia paraguaya, Eladio Loizaga.

“Estamos en contacto permanente para ver cómo avanzamos. Argentina presentó un proyecto y estamos trabajando para encontrar el camino que nos conduzca a la normalización de la presidencia del Mercosur”, declaró Loizaga en rueda de prensa.

diariolasamericas.com

------

------