Published On: lun, Jun 2nd, 2014

Vida y obra del presidente Jaime Lusinchi

 

-Firmeza y decisión frente a la crisis del Caldas

-Lusinchi no vacila en ordenar a López Sisco el rescate del avión secuestrado

 

Por Ricardo Guanipa*

El médico venezolano Jaime Lusinchi, fue electo presidente de la República de Venezuela en diciembre de 1983, como candidato del partido Acción Democrática, obteniendo una mayoría de votos del 57%, contra 34% de su más cercano competidor el abogado Rafael Caldera, representante del Partido Social Cristiano Copei. La votación obtenida por Lusinchi es la más alta mayoría electoral  alcanzada por algún presidente electo desde 1959 hasta la fecha.

Como lo establecía la derogada constitución de Venezuela de 1961, toma posesión de su cargo el día 2 de febrero de 1984, cuando todavía el país no había asimilado el impacto del control de cambios y la devaluación monetaria acordada  a comienzos de 1983 por el gobierno del presidente Luís Herrera Campins.

Durante su mandato, debido al grave descenso de los precios del petróleo Venezuela obtuvo un ingreso de divisas que sólo llegó a alcanzar el 62% del obtenido por la administración anterior. Jaime Lusinchi logra reactivar la economía y el Producto Territorial Bruto no petrolero creció consistentemente en una tasa promedio anual de 3,9%.

El crecimiento interanual tanto de la agricultura como de la industria fue superior a 5%. El desempleo, que había llegado a 13,4% de la fuerza laboral al final del gobierno de Herrera Campins, se redujo a 6,9% para finales de 1988. Se detuvo la fuerte caída del salario real de los trabajadores ocurrida después de la devaluación de 1983, llamada el Viernes Negro, la cual se profundizó a partir de 1989 con la adopción de un nuevo enfoque económico.

De acuerdo con un informe del Banco Mundial, si se toma como base para un índice el salario real del año 1974, el salario había llegado a más de 150 en 1979 y descendió a menos de 120 en 1983 para estabilizarse en alrededor de 110 en los años 1986-1988. En 1989 cayó abruptamente a 80 como consecuencia del severo programa de ajuste puesto en práctica por el Presidente Carlos Andrés Pérez.

A pesar de la anotada reducción de los precios del petróleo, determinantes para el ingreso nacional, el Presidente Lusinchi, fue capaz de construir e iniciar importantes obras de transformación nacional, impulsar la salud, la educación y la vivienda, reactivar la economía, mantener una excepcional paz social y crear un ambiente de bienestar y progreso, entre 1983 y 1989.

Su gobierno dio los primeros pasos para acometer la Reforma y Modernización del Estado y durante su  administración fueron firmados dos acuerdos de reestructuración de la deuda, sin intervención o asistencia del Fondo Monetario Internacional. Resultado de sus racionales políticas económicas,  la inflación fue de sólo 16.5%, la devaluación del 18.5%.

En 1947 recibió el título de doctor en Ciencias de la Universidad Central de Venezuela, realizando estudios médicos de post-grado en Argentina y Chile. Fue

Médico Residente Extranjero en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires (1952) y Residente y Primer Adjunto de Servicio en el Hospital Roberto Del Río de Santiago de Chile (1952-1956).

Jaime Lusinchi ocupó importantes posiciones a nivel nacional. Fue diputado y luego senador al Congreso de la República, por su natal Estado Anzoátegui, desde 1958 a 1984, y fue líder de la mayoría parlamentaria de su partido “Acción Democrática”, durante 14 años consecutivos. Sus  actividades políticas se inician en la Universidad Central de Venezuela, en Caracas, donde es electo Representante Estudiantil durante los seis años consecutivos de sus estudios, así como Miembro del Consejo de la Escuela de Medicina y del Consejo Universitario.

Militante del partido socialdemócrata “Acción Democrática”, tuvo activa participación dirigente en la lucha contra la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez. Fue encarcelado, torturado. Durante su exilio vivió en Argentina, Chile y los Estados Unidos  hasta 1958 cuando el dictador fuera derrocado.

El Doctor Jaime Lusinchi fue distinguido con importantes reconocimientos académicos, entre ellos el Doctorado en Honoris Causa de la Universidad Bar-Lland, de Israel, en 1987 y de la Universidad de Houston y la Universidad de Guadalajara en 1983.

Dio su aporte dejando importantes publicaciones en el campo profesional, así como acerca de problemas políticos de Venezuela y de la América Latina.

Hasta su fallecimiento, fue presidente del Centro de Estudios Especiales sobre Latinoamérica y el Caribe, CELAC, con sede en Miami, Florida, Estados Unidos.

Jaime Lusinchi, con decisión y firmeza resuelve  la “Crisis del Caldas”

 La navegación del barco de guerra colombiano en aguas territoriales de Venezuela estuvo muy cerca de que ambas naciones fueran a una confrontación bélica.

El presidente Jaime Lusinchi no le tembló el pulso para ordenar un desplazamiento a la zona y contrarrestar la amenaza de su par en Colombia Virgilio Barco.

Aunque no existen oficialmente detalles de la operación, el vicealmirante de la Armada de Venezuela, Jesús Enrique Briceño García, quien tuvo la responsabilidad de responder la intimidación de sus pares colombianos, ya en condición de oficial retirado escribió el libro “En el ojo del Huracán” donde dedica un capítulo a lo que ocurrió en esas horas de tensión.

El 9 de agosto de 1987, Briceño García, se encontraba navegando en una operación combinada con la armada francesa, cuando recibió por código secreto la orden de  volver al puerto de Puerto Cabello, pues, un buque de la Armada de Colombia había penetrado al Golfo de Venezuela.

Los invasores fueron interceptados por el Patrullero ARV P14, lo invitaron a salir de aguas venezolanas, negándose a hacerlo y, al contrario, exigieron que fuera el  Patrullero que saliera de aguas colombianas.

El Caldas había desatado la crisis. El vicealmirante se dirigía a máxima velocidad a Puerto Cabello, su reloj marcaba las 22:00 horas (10:00 pm) cuando tocó muelle.

De inmediato el barco de guerra fue abastecido con el doble de su capacidad de municiones, completaron tripulación y probaron los equipos de defensas, incluyendo el sistema de ventilación de turbinas de los misiles, listo para el ataque.

El Presidente Lusinchi firme en dar una respuesta a los invasores, ordenó el zarpe a las 03:40 (3:40 am) del 10 de agosto. El buque se dirigió a máxima velocidad para asumir el Comando del Grupo de Tarea 19.2,  un equipo de combate de línea, que se encargaria de aplicar el máximo poder de fuego naval en el Golfo de Venezuela.

“Si es necesario utilice las armas para defender al Golfo” así despidieron a Briceño García, en el muelle minutos antes de zarpar.

El presidente Lusinchi fue informado de la presencia de un submarino colombiano cerca de la isla Los Monjes, y  que ordenó a la armada el uso de granadas sónicas, sin embargo no fue autorizado el lanzamiento de torpedos, afortunadamente el submarino desapareció.

“Alerta Roja, nos iluminan con su radar de tiro, listos para hacer fuego, misiles tres y cinco designados, autorizó el vicealmirante de Briceño García cuando de pronto se escuchó en la radio:  “Comandante hubo un error, ya ordené que apagaran el radar de tiro, dijeron desde el Caldas”, recuerda el militar venezolano en su libro.

Minutos antes de este incidente, aviones de la fuerza aérea de Colombia habían ingresado al Golfo de Venezuela pero la inmediata presencia de aviones de guerra venezolanos logró intimidar a los invasores.

Finalmente el presidente Lusinchi el 11 de agosto dio la orden de hundir al Caldas si a las 06:00 hora militar (6:00 am) permanecían en aguas territoriales venezolanas.

En la embajada de Venezuela en Bogotá, los agregados militares habían recibido órdenes del Comandante en Jefe de vestir el uniforme de campaña ante la gran posibilidad de ir a la guerra. Así lo aseguró el diplomático venezolano Libio Walter  quien escribe esta crónica cuando en 1996 era Cónsul de Venezuela en Miami.

Por fortuna, a las 04:00 (4:00am), a tan solo dos horas de vencer el plazo, el presidente de Colombia, Virgilio Barco, dio la orden de salir del Golfo de Venezuela, con eso se puso punto final a la crisis.

Jaime Lusinchi ante el secuestro del avión de Aeropostal

El 29 de julio de 1984, el presidente Jaime Lusinchi tuvo que tomar serias y delicadas decisiones tras el secuestro del vuelo 252 de la aerolínea venezolana Aeropostal que volaba desde Caracas a Curazao.

Dos hombres armados tomaron el control del avión amenazando a los pilotos, uno  era un ciudadano de Haití y el otro de nacionalidad dominicana.

En el avión se encontraban 82 personas a bordo; los terroristas exigieron dinero, armas y un helicóptero para huir con sus hijos de la aeronave.

Los secuestradores amenazaron con volar el avión, si el gobierno de Jaime Lusinchi no cumplía con las condiciones impuestas por los pitaras aéreos.

El gobierno de Holanda cedió la operación de rescate a Venezuela e inmediatamente Jaime Lusinchi designo un grupo comando de la Disip que viajó a Curazao, encabezado por el comisario Henry López Sisco.

Los policías venezolanos tomaron control de la parte exterior del avión, y esperaron que el propio presidente Lusinchi diera la orden a López Sisco vía telefónica desde su despacho en Caracas para actuar.

La exitosa operación de rescate tomó solo unos segundos, dejando abatidos a los dos secuestradores, mientras todos los rehenes fueron puestos en libertad, poniendo fin a una crisis que duró tres días.

Lusinchi al finalizar la operación le preguntó a la periodista Mariela Dávila, que se encontraba en el despacho, si tenía el teléfono de la madre del piloto.

“la quiero llamar para notificarle que su hijo está en perfecto estado de salud, usted se imagina que yo fuera el piloto, como estaría mi mamá”,  afirmó Dávila.

El presidente Lusinchi recibió reconocimientos de gobiernos como Holanda, Estados Unidos y varios otros, por el diseño y operación de rescate como muy pocas habían ocurrido en el mundo para esa fecha.

 

*Periodista venezolano

 

Con información de El Venezolano

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>