Published On: vie, Nov 29th, 2013

Viernes negro en Miami, locura de compras

Miles llenan centros comerciales de Miami-Dade en adelanto del Viernes Negro

Miles de personas hicieron fila a las puertas del Dolphin Mall el jueves de Acción de Gracias a la espera de que el centro comercial abriera a las 6 de la tarde para iniciar sus compras de Viernes Negro.

Éste es el primer año en el que las puertas de la superficie comercial abren tan temprano el jueves para arrancar un Viernes Negro que se prolongará hasta las 11 de la noche del viernes y durante el que los establecimientos del centro ofrecerán descuentos de hasta el 70 por ciento sobre el precio de sus artículos.

La mayoría de las decenas de compradores que acudieron a la superficie comercial consultados por El Nuevo Herald estaban de vacaciones en Miami y llegaron procedentes de otros países.

Es el caso de Caroline Martes, que vino de Aruba con dos compañeras de trabajo por las vacaciones de Acción de Gracias y por el Viernes Negro.

“Lo planeamos hace un año”, dijo Martes, de 50 años, mientras esperaba en la entrada principal. Dijo que no tenían familia aquí con quien celebrar el Día de Acción de Gracias. Su plan de la noche del jueves fue ir de compras. Martes dijo que no sabe cuántas cosas comprará.

“Todo lo que encuentre”, dijo Martes. “Hasta que se acabe el saldo de mi tarjeta de crédito”.

Martes afirmó que sólo hay una razón por la que acudió al Dolphin Mall un Jueves de Acción de Gracias: “Moda”.

Erika Bansbach y Alberto Antillón tampoco son de Miami. Llegaron el jueves de Costa Rica. Su objetivo era venir de compras, pero llegar en Viernes Negro fue un error.

“Andábamos huyendo del Black Friday. Pensábamos que era el fin de semana anterior. Compramos lostickets de avión y luego nos dimos cuenta de que era este viernes”, dijo Antillón, de 45 años. “No queríamos este molete”.

Dicen que van a comprar, sobre todo, zapatos crocs, ropa y juegos para sus dos hijos. Tienen planeado gastarse unos $1,500 y dicen que el billete desde Costa Rica les compensa.

“Nos queda cerca y los precios son más baratos”, dijo Antillón.

Entre los residentes del condado que acudieron a las puertas del Dolphin Mall estaban Nori y Jorge Hurtado, madre e hijo.

Las puertas del centro aún no se habían abierto, y Jorge Hurtado tenía un objetivo claro.

“Quiero comprar en Armani, aunque todavía no sé qué”, dijo Hurtado, de 33 años, quien afirmó que nunca antes había acudido a un Viernes Negro.

Su madre, de 55 años, dijo que no quería comprar nada. No tienen más familia y planeaban tomar juntos su cena de Acción de Gracias cuando terminen en la tienda.

Dentro del centro comercial, Héctor Oneto consulta el plano del centro buscando una tienda. A su lado está su esposa, María Angélica Oneto, agarrando una maleta.

Los dos llegaron de Argentina para pasar unas vacaciones y se encontraron con el Viernes Negro.

“Venimos a comprar pichinchas, cosas casi regaladas, muy baratas”, dijo Héctor.

María Angélica especificaba que quieren zapatos y ropa para sus nietos.

“Aquí está muchísimo más barato que en Argentina”, dijo María Angélica.

También dentro del centro, esperando a los clientes estaba Raisa Gutiérrez, de 61 años. Es el primer Viernes Negro que trabaja ayudando a sus hijas. Éste año es copropietaria con sus hijas de un carrito que vende productos como bolsos de playa y chancletas. Dice que le gusta trabajar en el centro comercial porque es alegre. De todos modos, no tendría con quién celebrar Acción de Gracias.

“Mi familia está en Venezuela”, dijo Gutiérrez. “Y toda la familia que tengo aquí está trabajando”.
El Nuevo Herald

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>